La aven­tu­ra-dra­ma de bus­car a Dios

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ri­car­do Ben­ju­mea

Un co­lo­quio en­tre Ju­lián Ca­rrón, pre­si­den­te de la Fra­ter­ni­dad Co­mu­nión, y el ar­ti­cu­lis­ta de ABC Pe­dro Gar­cía Cuar­tan­go, un ag­nós­ti­co nos­tál­gi­co de la fe que tu­vo en la in­fan­cia, ce­rró el do­min­go la XV edi­ción del En­cuen­troMa­drid. Si la fe es un don, ¿sig­ni­fi­ca que Dios se la concede a unos ele­gi­dos, mien­tras a otros les nie­ga esa gra­cia?, ¿por qué consiente la exis­ten­cia del mal?, fue­ron al­gu­nas de las cues­tio­nes que de­ba­tie­ron es­tos dos in­te­lec­tua­les.

El co­lum­nis­ta de ABC Pe­dro Gar­cía Cuar­tan­go, un no cre­yen­te en bús­que­da, in­te­rro­ga al pre­si­den­te de la Fra­ter­ni­dad Co­mu­nión y Li­be­ra­ción so­bre su li­bro ¿Dón­de es­tá Dios?». Mo­de­ra Ra­fael Ge­rez, pre­si­den­te del En­cuen­tro-Ma­drid. Es­tos son frag­men­tos del co­lo­quio

Pe­dro Gar­cía Cuar­tan­go: Ci­tas a Pé­guy: «Pa­ra es­pe­rar hay que ha­ber re­ci­bi­do una gran gra­cia». Así es, y tú lo re­co­no­ces cuan­do es­cri­bes que la fe «es un don gra­tui­to e in­me­re­ci­do que no de­pen­de de nues­tra ca­pa­ci­dad». Es­to me ge­ne­ra una du­da por­que, si la fe es un don gra­tui­to y en cier­ta ma­ne­ra ar­bi­tra­rio, se pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que Dios jue­ga a los da­dos al ele­gir a unos y pos­ter­gar a otros. Otra idea que me deja per­ple­jo es la exis­ten­cia del mal en el mun­do. Cuan­do Be­ne­dic­to XVI vi­si­tó Ausch­witz en 2006, ex­cla­mó: «¡Dios, por qué lo per­mi­tis­te!». Es un sen­ti­mien­to muy hu­mano. Yo es­tu­ve allí ha­ce más de 30 años, con mi mu­jer, y que­da­mos so­bre­co­gi­dos cuan­do una mu­jer po­la­ca, lle­na de lá­gri­mas, ex­pli­ca­ba a su fa­mi­lia que ha­bía es­ta­do in­ter­na­da en aquel ba­rra­cón. ¿Por qué Dios per­mi­tió que fueran ase­si­na­dos ocho mi­llo­nes de ju­díos, el ge­no­ci­dio de Cam­bo­ya o la gue­rra de los Gran­des La­gos?

Ju­lián Ca­rrón: El pro­ble­ma del mal ha desafia­do siem­pre al hom­bre co­mo nin­gu­na otra co­sa. Ha ha­bi­do siem­pre una mo­da­li­dad de res­pues­ta que afir­ma que, pues­to que exis­ten el bien y el mal, en el origen ha­bía un prin­ci­pio bueno y otro ma­lo. Es­to es lo que do­mi­nó en el mun­do an­ti­guo. Por eso es lla­ma­ti­vo que, en un pe­que­ño país, Pa­les­ti­na, si­tua­do en­tre dos gran­des im­pe­rios (el me­so­po­tá­mi­co y el egip­cio), se ge­ne­ra­ra un ti­po de pen­sa­mien­to to­tal­men­te ori­gi­nal. El pue­blo de Is­rael nos sor­pren­de ya en la pri­me­ra pa­gi­na del Gé­ne­sis con una afir­ma­ción que des­con­cier­ta: «Y vio de Dios que to­do era bueno». Una no­ve­dad cul­tu­ral así so­lo se ex­pli­ca des­de un ti­po de ex­pe­rien­cia nue­va que les ha per­mi­ti­do [a los ju­díos] afron­tar el pro­ble­ma del mal con otra pers­pec­ti­va. Y no es­cri­ben es­ta pá­gi­na sen­ta­dos có­mo­da­men­te en una bi­blio­te­ca, sino en el exi­lio de Ba­bi­lo­nia, en la Ausch­witz de aquel tiem­po, pe­se a lo cual afir­man que la reali­dad es ab­so­lu­ta­men­te po­si­ti­va.

Cuan­do yo era pro­fe­sor de Re­li­gión, un día vino un alumno fue­ra de sí por­que un ami­go su­yo ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te en mo­to: «No pue­de ser que Dios per­mi­ta es­tas co­sas». Yo le pu­se es­te ejem­plo: «Si tú, es­ta tar­de, cuan­do vas a ca­sa, te en­cuen­tras con un des­co­no­ci­do que te da una torta, ¿qué ha­ces?». Res­pon­dió: «Le da­ría dos». In­sis­to: «¿Pe­ro si quien te pe­ga la torta es tu ma­dre?». Se que­dó blo­quea­do.

Igual que los me­so­po­tá­mi­cos o los egip­cios, los ju­díos se en­con­tra­ban de­lan­te de co­sas ho­rro­ro­sas cons­tan­te­men­te. Pe­ro ellos no po­dían can­ce­lar su ex­pe­rien­cia [de Dios], co­mo tam­po­co es­te chi­co po­día can­ce­lar sus años de ex­pe­rien­cia con su ma­dre.

Le­wis di­ce que el cris­tia­nis­mo no ha re­suel­to el pro­ble­ma del mal, sino que ha per­mi­ti­do que aflo­ra­se. El hom­bre (lo ve­mos en el li­bro de Job) ya tie­ne un in­ter­lo­cu­tor. El pue­blo de Is­rael le pue­de pre­gun­tar: «¿Por qué has per­mi­ti­do es­to?». Y no es so­lo una pre­gun­ta [re­tó­ri­ca]; Dios es­tá con­ten­to de te­ner un in­ter­lo­cu­tor a la al­tu­ra del dra­ma: «Sién­ta­te ahí, que aho­ra te voy a in­te­rro­gar yo», le di­ce a Job, po­nién­do­le con­tra las cuer­das.

Ra­fael Ge­rez: ¿De qué ma­ne­ra el con­cep­to de li­ber­tad re­suel­ve la con­tra­dic­ción en­tre un Dios bueno y el da­to in­sos­la­ya­ble del mal? JC: En Mi­lán me en­con­tré con un ta­xis­ta teó­lo­go que em­pe­zó a des­po­tri­car con­tra Dios por per­mi­tir tan­tas co­sas ma­las, has­ta que en cier­to mo­men­to le pre­gun­to: «¿A us­ted le gus­ta­ría que su mu­jer le ama­se me­cá­ni­ca­men­te? Así no co­rre­ría el ries­go de que le fue­ra in­fiel ni hi­cie­ra co­sas que le des­agra­da­sen». Me res­pon­dió que no. «¿Y pien­sa que Dios tie­ne me­nos gus­to que us­ted?». Dios ha querido te­ner de­lan­te a un in­ter­lo­cu­tor li­bre que pu­die­ra per­mi­tir­se in­clu­so re­cha­zar­le. ¿Por qué no nos ha crea­do di­rec­ta­men­te en la vi­da eter­na? Se­ría to­do más fá­cil, bas­ta­ría qui­tar una pie­za ca­si mi­nús­cu­la: la li­ber­tad..., un pre­cio de­ma­sia­do gran­de pa­ra la dig­ni­dad del hom­bre.

PGC: Es­toy de acuer­do en que el mal no tie­ne una exis­ten­cia on­to­ló­gi­ca; es de­cir, no es un ab­so­lu­to, sino una crea­ción hu­ma­na. Y en otra idea im­por­tan­te: que el hom­bre es­tá con­de­na­do a la li­ber­tad. So­mos li­bres y esa li­ber­tad no es un pri­vi­le­gio, sino una con­de­na, co­mo de­cía Sar­tre… Es­tu­ve en la an­ti­gua Yu­gos­la­via, en Mos­tar, cuan­do es­ta­ba aca­ban­do la gue­rra. Le pre­gun­té a un an­ciano por qué se ha­bía des­en­ca­de­na­do esa vio­len­cia. Me di­jo: «Yo soy croa­ta ca­tó­li­co, mi ve­cino era or­to­do­xo, y con­vi­vía­mos pa­cí­fi­ca­men­te has­ta que los po­lí­ti­cos sem­bra­ron el ve­neno de la dis­cor­dia». La exis­ten­cia del mal co­mo con­se­cuen­cia de la li­ber­tad com­por­ta una te­rri­ble pa­ra­do­ja: la de las víctimas. El uso de la li­ber­tad por par­te de los di­ri­gen­tes del ré­gi­men na­zi lle­vó a ase­si­nar a ocho mi­llo­nes de ju­díos. ¿Y a las víctimas quién las pro­te­ge?

JC: Se­gún el Evangelio, Dios no ha aho­rra­do [la cruz] ni si­quie­ra a su hi­jo. En el diá­lo­go del huer­to de los Oli­vos se ve to­do el dra­ma. No apa­re­cen Pi­la­tos, ni He­ro­des, ni el Sa­ne­drín... El diá­lo­go de Jesús es con su Pa­dre. «Pa­se de mí es­te cá­liz, pe­ro no se ha­ga mi vo­lun­tad sino la tu­ya». Jesús po­dría ha­ber­se re­be­la­do: «¿Có­mo es po­si­ble que per­mi­tas es­to?». Pe­ro se aban­do­na al de­sig­nio de Otro, por­que sa­be –es­to es lo que ha­ce que la cruz pue­da te­ner sen­ti­do– que exis­te una per­ma­nen­cia pa­ra siem­pre, una pers­pec­ti­va de lo eterno. Jesús es­tá su­frien­do real­men­te: la cruz es cruz, los cla­vos son cla­vos… pe­ro eso no rom­pe el víncu­lo que le li­ga con su Pa­dre. Y es­to es lo que ven­ce en de­fi­ni­ti­va al mal. Y es­ta es la po­si­bi­li­dad que des­pués ve­mos en otros, co­mo Kol­be, que da su vi­da por otro. ¿Qué ex­pe­rien­cia ha te­ni­do el pa­dre Kol­be pa­ra ha­cer es­to?

PGC: ¿El pa­dre Kol­be no hu­bie­ra da­do la vi­da por otra per­so­na no sien­do cre­yen­te? Yo creo que sí. Es un hom­bre, co­mo Je­su­cris­to. En­ten­ded bien lo que voy a de­cir por­que pue­de pa­re­cer es­can­da­lo­so: no ne­ce­si­ta­mos a Dios pa­ra en­ten­der a Cris­to. Jesús es un hom­bre que da su vi­da por los de­más. La ra­di­ca­li­dad del men­sa­je cris­tiano es la li­ber­tad y la dig­ni­dad hu­ma­na. El cris­tia­nis­mo es ab­so­lu­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rio en la his­to­ria por­que por pri­me­ra vez se afir­ma la ra­di­cal igual­dad de los se­res hu­ma­nos. A mí la fi­gu­ra de Cris­to me pa­re­ce ejem­plar en to­dos los as­pec­tos, pe­ro no la veo co­mo la en­car­na­ción de la eter­ni­dad, no veo ese víncu­lo tras­cen­den­te con Dios, y creo que la fi­gu­ra de Cris­to se pue­de ex­pli­car en sí mis­ma.

JC: Un he­cho tan úni­co co­mo Jesús, uno pue­de pen­sar­lo co­mo re­sul­ta­do de una per­so­na ex­cep­cio­nal. Es una op­ción. No­so­tros pen­sa­mos co­mo cris­tia­nos que es­ta ori­gi­na­li­dad tie­ne un origen di­vino, por­que so­lo lo di­vino tie­ne la ca­pa­ci­dad de salvar to­dos los fac­to­res de lo hu­mano con esa gran­de­za. O Jesús sim­ple­men­te es un hé­roe, o es­ta ex­cep­cio­na­li­dad su­ya es signo de al­go más gran­de.

RG: Me pa­re­ce in­tere­san­te la di­fi­cul­tad [plan­tea­da por Gar­cía Cuar­tan­go] de la di­men­sión de la gra­cia: por qué unos tie­nen fe y otros no.

JC: In­clu­so al­gún teó­lo­go cree que ha­bría que can­ce­lar de la Bi­blia la palabra elec­ción por dis­cri­mi­na­to­ria: Dios elige a unos y deja fue­ra a otros, lo cual es in­jus­to se­gún nues­tro mo­do de ver las co­sas. Pe­ro cuan­do Dios lla­ma a Abraham, en esa elec­ción es­tá in­clui­do el to­dos. Lo lla­ma pa­ra ha­cer de él un pue­blo nu­me­ro­so, pa­ra po­ner en la his­to­ria una reali­dad que pue­de con­ta­giar, desafiar a la ra­zón de otros, de mo­do que pue­dan ad­he­rir­se a ella li­bre­men­te, se­gún los tiem­pos de ca­da cual. No exis­te in­jus­ti­cia. Dios da la gra­cia a unos pa­ra, a tra­vés de ellos, pro­po­ner­se a la li­ber­tad de otros.

PGC: Pe­ro la pre­gun­ta, Ju­lián, es por qué unos sí y otros no. Hay una si­tua­ción de asi­me­tría. En esa dis­tri­bu­ción de la fe hay per­so­nas a las que se les da gra­tui­ta­men­te y otras que no la re­ci­ben. Yo veo que la gra­cia, pa­ra el cris­tiano, tie­ne ca­si un com­po­nen­te mís­ti­co, es una es­pe­cie de re­la­ción di­rec­ta con Dios... Cuan­do leo a san­ta Te­re­sa o a san Juan de la Cruz, me pre­gun­to: ¿por qué yo no ten­go fe?, ¿por qué yo no pue­do ver lo mis­mo que ellos? Por eso creo que la fe si­gue sien­do un gran mis­te­rio. Yo me edu­qué en una fa­mi­lia ca­tó­li­ca, muy ca­tó­li­ca. Y es­tu­dié en una es­cue­la pa­rro­quial... Po­ca gen­te aquí ha­brá te­ni­do una edu­ca­ción más re­li­gio­sa que yo. Fui a Mi­sa y re­cé el ro­sa­rio has­ta los 17 años. Y de re­pen­te, per­dí esa fe.

Yo sí quie­ro creer, yo quie­ro te­ner una es­pe­ran­za, pe­ro al fi­nal lo que veo es el va­cío. Lo que veo es el no ser. Lo que veo es que los se­res hu­ma­nos so­mos con­tin­gen­tes y fi­ni­tos. Que he­mos si­do arro­ja­dos al mun­do y, al fi­nal, po­de­mos en­con­trar­le un sen­ti­do a la exis­ten­cia en la lu­cha, en la lu­cha por la dig­ni­dad, en la lu­cha por los otros... Pe­ro a mí me re­sul­ta im­po­si­ble creer en la tras­cen­den­cia. Me re­sul­ta im­po­si­ble creer que hay al­go des­pués de la muer­te. Me re­sul­ta im­po­si­ble creer en la exis­ten­cia de Dios. No es una elec­ción, al­go que a mí me com­plaz­ca. Es una es­pe­cie de con­de­na, la im­po­si­bi­li­dad de creer. Y por eso no en­tien­do por qué la Igle­sia di­ce que la fe es gra­tui­ta.

JC: An­te tu ex­pe­rien­cia, Pe­dro, so­lo pue­do des­cal­zar­me, ple­gar­me de­lan­te del dra­ma de la per­so­na que, desean­do creer, no pue­de. Pe­ro tam­bién di­go con Von Balt­ha­sar que ha­ber en­con­tra­do no es el fin de la bús­que­da, sino el ini­cio. Cuan­do uno se enamo­ra quie­re co­no­cer a fon­do a la per­so­na ama­da. El mis­te­rio no se aca­ba cuan­do tú has en­con­tra­do a tu mu­jer. Y si ella, Dios no lo quie­ra, ca­ye­ra en­fer­ma, te gus­ta­ría que hu­bie­ra un mé­di­co ex­cep­cio­nal pa­ra cu­rar­la. Que exis­tan otras per­so­nas a quie­nes Dios les da un bien, en es­te ca­so [el don de] la me­di­ci­na, no lo per­ci­bi­mos co­mo al­go in­jus­to, sino co­mo un bien. Y es­te es el pun­to de par­ti­da. ¿Por qué Dios le ha da­do una gra­cia es­pe­cial a la ma­dre Te­re­sa? Se la ha da­do pa­ra to­dos no­so­tros. ¿Pe­ro por qué a es­te y no al otro? Es un mis­te­rio. Pe­ro lo que es­tá claro es que, aun­que yo no se­pa por qué ha es­co­gi­do a la ma­dre Te­re­sa y al pa­dre Kol­be, el mun­do es me­jor gra­cias a que han exis­ti­do ellos.

PGC: Blai­se Pas­cal cuen­ta que una no­che, du­ran­te unos mi­nu­tos sin­tió la pre­sen­cia de Dios co­mo al­go di­rec­to y cer­cano. Ha­bla de la fe co­mo apues­ta: apos­ta­mos por la exis­ten­cia de Dios por­que, si exis­te, la ga­nan­cia es in­fi­ni­ta, y si no exis­te, na­da per­de­mos, lo cual tie­ne una ló­gi­ca aplas­tan­te.

JC: Si tú quie­res a tu mu­jer y ves en ella un bien, es una apues­ta, pe­ro no un sal­to en el va­cío… Lo mis­mo que ocu­rre con los apóstoles que han es­ta­do bre­gan­do to­da la no­che sin pes­car na­da, cuan­do lle­ga Jesús y les di­ce: «Echad las re­des». Acos­tum­bra­dos a las sor­pre­sas con aquel hom­bre, obe­de­cen. En­ton­ces Pe­dro [an­te la pes­ca mi­la­gro­sa] se po­ne de ro­di­llas: «Alé­ja­te de mí, que soy un pe­ca­dor». Sien­te to­da la des­pro­por­ción de­lan­te de un hom­bre que no eli­mi­na el mis­te­rio, sino que lo exal­ta a la enési­ma po­ten­cia. Por eso quien ha vis­to es­tas co­sas no ha­ce un sal­to al va­cío, sino el ges­to más ra­cio­nal, con el ries­go que to­da li­ber­tad im­pli­ca. Igual que arries­ga quien se enamo­ra, pe­ro pre­fie­re arries­gar que no que­dar­se a dos ve­las.

RG: ¿Qué ta­rea crees, Pe­dro, que nos co­rres­pon­de a los cris­tia­nos en un con­tex­to co­mo el que vi­vi­mos hoy, un tan­to con­fu­so y com­ple­jo?

PC: La Igle­sia no es un po­der te­rre­nal, sino es­pi­ri­tual, aun­que des­gra­cia­da­men­te no ha­ya te­ni­do una tra­yec­to­ria ejem­plar. En mu­chas oca­sio­nes de la his­to­ria se ha alia­do con el po­der y ha querido im­po­ner la ver­dad. Y co­mo Ju­lián des­ta­ca, la fe es un ac­to de li­ber­tad. Yo creo que la Igle­sia tie­ne que cen­trar­se en una vuel­ta a los orí­ge­nes, en pre­di­car la palabra de Dios. En es­te as­pec­to, quie­ro re­sal­tar mi ad­mi­ra­ción com­par­ti­da con Ju­lián por el Pa­pa Fran­cis­co, que me pa­re­ce ejem­plar, y ha apor­ta­do una mi­ra­da nue­va a la Igle­sia.

JC: Que Dios en es­te mo­men­to de la his­to­ria nos ha­ya da­do a una per­so­na co­mo el Pa­pa Fran­cis­co es el re­su­men de to­do nues­tro diá­lo­go: la elec­ción que Dios ha he­cho de un hom­bre, al que tan­tas per­so­nas de nues­tro mun­do per­ci­ben, crean o no, co­mo un bien. Es­to des­cri­be me­jor que nin­gu­na otra ima­gen la ta­rea que la Igle­sia tie­ne hoy: si los cris­tia­nos po­de­mos po­ner pre­sen­cias en la his­to­ria que los de­más per­ci­ban co­mo un bien, po­drán ver que la fe con­tri­bu­ye a res­pon­der a los desafíos que la so­cie­dad tie­ne.

Fo­tos: En­cuen­troMa­drid

Pe­dro Gar­cía Cuar­tan­go sa­lu­da a Ju­lián Ca­rrón en el ac­to de clausura del En­cuen­troMa­drid el do­min­go 14 de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.