«¿Có­mo se­guir cre­yen­do?»

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ma­nuel La­gar*

Jun­to a Mi­guel se en­con­tra­ba su mu­jer, a la ca­be­ce­ra de la ca­ma, pa­ra re­co­ger y ha­cer su­yo su úl­ti­mo alien­to. Es­ta­ban ro­dea­dos de sus hi­jos e hi­jas y al­gún que otro fa­mi­liar más. La hi­ja ma­yor me con­tó que es una mu­jer de mu­cha fe, co­mo su pa­dre, y que le ha ayu­da­do mu­cho pa­ra vi­vir es­tos mo­men­tos, aun­que no es fá­cil, por­que su pro­pia fa­mi­lia y ami­gos la cues­tio­nan pre­gun­tán­do­le có­mo po­día se­guir cre­yen­do con lo que es­ta­ba pa­san­do su pa­dre, o có­mo po­día te­ner fe en un Dios que per­mi­te que un hom­bre de tan­ta fe y tan bueno co­mo él su­frie­ra tan­to.

«Com­pli­ca­da res­pues­ta, her­ma­na, pe­ro es­toy se­gu­ro de que tu fa­mi­lia­res y ami­gos no quie­ren cues­tio­nar tu fe, sino que es la for­ma de de­cir­te que no en­tien­den ni acep­tan el do­lor co­mo par­te de la vi­da, y mu­cho me­nos el que pa­de­ce es­te ser tan querido por ellos. Tra­tan de de­cir­te que los ayu­des pa­ra que des­apa­rez­ca el su­fri­mien­to; no se tra­ta tan­to de bus­car un cau­san­te –Dios–, sino de ali­viar los efec­tos que pro­du­ce la de­ses­pe­ra­ción y la im­po­ten­cia de ver que no pue­den ha­cer na­da.

Tu pa­dre su­po des­de el pri­mer día que en el hos­pi­tal te pue­den qui­tar o pue­des per­der la po­ca sa­lud que traes, pe­ro nun­ca te pue­den qui­tar la son­ri­sa ni la paz que él so­lo en­con­tró po­nién­do­se en ma­nos de Dios. Así lo ex­pre­sa­ba des­pués de co­mul­gar, ca­si en un sus­pi­ro, pa­ra no ser oí­do na­da más que por Dios. “Aho­ra, es­toy en tus ma­nos Se­ñor”. Es­to que ha­cía tu pa­dre se lla­ma re­sig­na­ción, que no se tra­ta de aguan­tar con lo que to­ca vi­vir, sino de ver la vo­lun­tad de Dios en ca­da acon­te­ci­mien­to de nues­tras vi­das, sa­ber que es­ta­mos en sus ma­nos y que Él nun­ca nos aban­do­na, aun­que no­so­tros no siem­pre en­ten­da­mos su vo­lun­tad y lo in­me­dia­to nos pa­rez­ca te­ne­bro­so y nos dé mie­do afron­tar­lo.

El sa­bía que aque­llas co­mu­nio­nes eran el an­ti­ci­po pa­ra sentarse en la me­sa de los hi­jos de Dios en su Reino, esa me­sa de la que, ho­ras des­pués de nues­tra con­ver­sa­ción, em­pe­zó a par­ti­ci­par, por­que tu pa­dre si­gue vi­vo en el co­ra­zón del Dios, por­que Dios le amó con co­ra­zón de Pa­dre. Mi abra­zo pa­ra ti y tu fa­mi­lia, y se­gu­ro que aho­ra com­pren­des me­jor el tex­to de Lu­cas 24,46: “¿No era ne­ce­sa­rio que Cris­to pa­de­cie­se to­das es­tas co­sas y en­tra­ra en su glo­ria?”».

*Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.