An­go­la en el cen­tro de Sie­rra Leo­na

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jor­ge Cri­sa­fu­lli*

Era diciembre de 2016 por la tar­de cuan­do es­cu­cha­mos: «¡Fue­go, fue­go! ¡An­go­la se que­ma!». No sa­bre­mos nun­ca si fue un fa­llo eléc­tri­co o un fue­go des­aten­di­do. Ya no im­por­ta. En ho­ra y me­dia el su­bur­bio An­go­la Town (pa­los y cha­pas fren­te a Don Bos­co Fam­bul y con más de 1.200 per­so­nas) ha­bía li­te­ral­men­te des­apa­re­ci­do ba­jo las lla­mas. Fue un caos to­tal. Los bom­be­ros lle­ga­ron, pe­ro sin agua, y tu­vie­ron que huir por los in­sul­tos, pie­dras y pa­los que la gen­te les lan­za­ba. Gra­cias a Dios no mu­rió na­die, pe­ro se per­dió to­do.

Du­ran­te más de un mes 320 ni­ños y ni­ñas en­con­tra­ron en Don Bos­co Fam­bul el ho­gar per­di­do en el in­cen­dio. Fi­nal­men­te, la gen­te to­mó la decisión más di­fí­cil: de­jar Fam­bul y vol­ver a re­cu­pe­rar, al me­nos, la tie­rra arra­sa­da. Aquí co­mien­za la ver­da­de­ra his­to­ria de An­go­la Town. La an­ti­gua An­go­la Town, la de cha­pas y pa­los, la de la vio­len­cia y las pe­leas con­ti­nuas, la del abu­so de las dro­gas, la de las jó­ve­nes pros­ti­tu­tas, la de la cruel­dad y el tra­ba­jo in­fan­til… ha­bía muer­to con el fue­go. Pa­ra siem­pre. Una Nue­va An­go­la Town es­ta­ba por na­cer.

Con el apo­yo de Don Bos­co Fam­bul la co­mu­ni­dad se asen­tó. El afri­cano sa­be que en si­tua­cio­nes lí­mi­te no hay tiem­po pa­ra llo­rar ni sen­tir lás­ti­ma de uno mis­mo. Jun­tos co­men­za­mos a su­pe­rar la ca­tás­tro­fe. Los sa­le­sia­nos –con ayu­da de sus co­la­bo­ra­do­res– pon­drían los ma­te­ria­les y la gen­te el hom­bro ,su tiem­po y el tra­ba­jo. To­dos y ca­da uno ten­drían al­go que ha­cer, in­clui­dos jó­ve­nes, ni­ños y ni­ñas. Los ser­vi­cios co­mu­nes vie­ron la luz pri­me­ro: ba­ños y du­chas, ca­lles y ca­mi­nos, lu­ces so­la­res y desagües. Las ca­sas vi­nie­ron des­pués, to­do con tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio. La nue­va An­go­la Town co­men­zó a ele­var­se de las ce­ni­zas an­te la mi­ra­da sor­pren­di­da de mu­chos.

La re­cons­truc­ción con­ti­núa. La de las ca­sas ha si­do im­por­tan­te, pe­ro más aún es la re­cons­truc­ción de la con­fian­za de la co­mu­ni­dad en sí mis­ma. La gen­te ha vuel­to a con­fiar en Dios y di­ce, rién­do­se: «¡Al fi­nal el in­cen­dio se ha con­ver­ti­do en una ben­di­ción!». Y es ver­dad, aho­ra vi­ven con más dig­ni­dad. Ca­si no hay vio­len­cia ni dro­gas, ni pros­ti­tu­ción. Los jó­ve­nes vuel­ven a so­ñar: «¿Por qué no le­van­ta­mos un salón co­mu­ni­ta­rio, una mez­qui­ta, una igle­sia, un cen­tro de re­ci­cla­je, una es­cue­la?». El ma­yor mi­la­gro es es­te, pen­sar y obrar co­mu­ni­ta­ria­men­te. Es la cul­tu­ra ubun­tu: soy por­que so­mos. O co­mo di­ce el pro­ver­bio afri­cano: «Si ca­mi­nas so­lo vas más rá­pi­do, si ca­mi­nas con otros lle­gas más le­jos».

*Mi­sio­ne­ro sa­le­siano en Free­town (Sie­rra Leo­na)

Fo­tos: Jor­ge Cri­sa­fu­lli

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.