En la fron­te­ra

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Ig­na­cio Uría @Ig­na­cio_U­ria

El pa­sa­do sep­tiem­bre, el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y ex­mi­li­tar Da­vid Gar­cía ga­nó las pri­ma­rias de­mó­cra­tas pa­ra pre­sen­tar­se a go­ber­na­dor de Ari­zo­na, uno de los úl­ti­mos te­rri­to­rios que se in­cor­po­ró a EE. UU. allá por 1912. Has­ta en­ton­ces, ha­bía per­te­ne­ci­do a Es­pa­ña y, bre­ve­men­te, a Mé­xi­co, aun­que una par­te del te­rri­to­rio se con­vir­tió en es­ta­dou­ni­den­se a me­dia­dos del si­glo XIX.

De sus ca­si sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, un 30 % es de origen la­tino –co­mo el pro­pio Gar­cía–, y com­par­te una fron­te­ra de 700 ki­ló­me­tros con Mé­xi­co. Si a eso su­ma­mos los in­do­cu­men­ta­dos, en Ari­zo­na vi­ven unos 2,4 mi­llo­nes de his­pa­nos.

Las elec­cio­nes son en no­viem­bre y el can­di­da­to de­mó­cra­ta re­cha­za una le­gis­la­ción es­ta­tal que fa­vo­re­ce la ex­plo­ta­ción la­bo­ral de ile­ga­les con mie­do a ser de­por­ta­dos. Lo mis­mo ocu­rre con los que ne­ce­si­tan asis­ten­cia mé­di­ca o los que su­fren ro­bos.

Del otro la­do es­tá la ma­yo­ri­ta­ria po­bla­ción blan­ca, que se sien­te ame­na­za­da por los di­fe­ren­tes, es de­cir, la­ti­nos e in­dios (el 10 % de la po­bla­ción). Trump lo apro­ve­chó en 2016 pa­ra ga­nar en Ari­zo­na, don­de el ac­tual go­ber­na­dor tam­bién es re­pu­bli­cano. A su fa­vor hay un da­to in­cues­tio­na­ble: ca­da día se arres­tan unos cien ile­ga­les en Ari­zo­na –una ci­fra que ciertamente no se pue­de ig­no­rar– y la cri­mi­na­li­dad cre­ce len­ta­men­te, so­bre to­do en zo­nas ur­ba­nas.

Gar­cía ase­gu­ra que EE. UU. de­be acep­tar a los in­mi­gran­tes ca­pa­ci­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en el país (con un ofi­cio, que se­pan in­glés…) e in­sis­te en que la edu­ca­ción de­be ser pú­bli­ca, bi­lin­güe y con­tar con más di­ne­ro. So­lo así po­drá in­te­grar a los me­no­res que lle­gan o na­cie­ron ile­gal­men­te en el país. Co­mo pe­da­go­go (es doc­tor por la Uni­ver­si­dad de Chica­go), el po­lí­ti­co de­mó­cra­ta co­no­ce bien las de­man­das edu­ca­ti­vas y de­nun­cia que aún ha­ya 13.000 me­no­res tu­te­la­dos (unos 150 bebés) por el Go­bierno fe­de­ral sin per­mi­tir que se reúnan con sus fa­mi­lia­res. ¿Por qué? Se­gún la or­ga­ni­za­ción Uni­dos US es­ta cri­sis per­mi­ti­rá au­men­tar las par­ti­das des­ti­na­das a re­for­zar la fron­te­ra sur.

El dis­cur­so de Gar­cía se de­bi­li­ta cuan­do le re­cuer­dan que la ac­tual le­gis­la­ción mi­gra­to­ria la im­pul­só Clin­ton o que Oba­ma ha si­do el pre­si­den­te –con di­fe­ren­cia– que más per­so­nas de­por­tó. Él res­pon­de que to­do se hi­zo res­pe­tan­do los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, pe­ro no en­tra al fon­do del asun­to.

El ri­val de Gar­cía es el ac­tual go­ber­na­dor, Doug Du­cey, un em­pre­sa­rio ca­tó­li­co y an­ti­guo alumno de los je­sui­tas. Cer­cano al re­cién fa­lle­ci­do se­na­dor McCain, apo­ya el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Ca­na­dá y Mé­xi­co y se opo­ne a la subida de aran­ce­les de Trump. Du­cey ha cri­ti­ca­do la se­pa­ra­ción de me­no­res y las re­da­das de ile­ga­les en las pa­rro­quias, pe­ro tam­bién –con ra­zón– a las ma­fias que tra­fi­can con se­res hu­ma­nos y la irres­pon­sa­bi­li­dad de los adul­tos que via­jan con ni­ños dis­pues­tos a que­bran­tar las le­yes nor­te­ame­ri­ca­nas. Su elec­to­ra­do es­pe­ra du­re­za en la fron­te­ra y, en ca­so de ne­ce­si­dad, ac­tuar pre­ven­ti­va­men­te. El go­ber­na­dor re­pu­bli­cano ya ha de­mos­tra­do que no tie­ne re­pa­ros en ha­cer­lo.

Co­mo se­ña­la la Con­fe­ren­cia de Obis­pos Ca­tó­li­cos, en la raíz de es­te asun­to es­tá el mie­do. El mie­do de to­do el mun­do. Unos, a ser de­por­ta­dos. Los otros, a ser in­va­di­dos. El pro­ble­ma va pa­ra lar­go.

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.