Se abre la cau­sa del mi­sio­ne­ro aho­ga­do por salvar a unos ni­ños

El her­mano Pe­dro Ma­nuel Sa­la­do ya es­tá más cer­ca de la san­ti­dad. Pri­mer es­pa­ñol cu­ya cau­sa se abre por la vía del ofre­ci­mien­to de vi­da pro­pues­ta por el Pa­pa en 2017, es­te ga­di­tano fa­lle­ció ex­haus­to en la ori­lla en 2012 tras salvar a sie­te ni­ños de mo­rir a

ABC - Alfa y Omega - - España - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

Mu­rió en la ori­lla, ex­haus­to, mien­tras «sus ni­ños pe­dían de ro­di­llas a Dios que no se lo lle­va­se. Pe­ro Él ya le te­nía pre­pa­ra­do un lu­gar en el cie­lo»

Era do­min­go. 5 de fe­bre­ro de 2012. Un día apa­ren­te­men­te tran­qui­lo en la cos­ta de Es­me­ral­das, en Ecua­dor. La co­mu­ni­dad mi­sio­ne­ra del Ho­gar de Na­za­ret ha­bía de­ci­di­do lle­var a los ni­ños de la ca­sa de aco­gi­da que re­gen­tan en la lo­ca­li­dad de Qui­nin­dé a pa­sar el día a la pla­ya de Ata­ca­mes. La her­ma­na Ro­si y una de las ni­ñas ma­yo­res se que­da­ron en una ca­si­ta ha­cien­do la co­mi­da, pe­ro el her­mano Pe­dro Ma­nuel y la her­ma­na Jua­ni, di­rec­to­ra de la ca­sa ho­gar, acom­pa­ña­ron al res­to de ni­ños a que se ba­ña­ran un ra­to en las aguas del Pa­cí­fi­co.

«Esa ma­ña­na ha­bían avi­sa­do por ra­dio de que esa zo­na era in­se­gu­ra, pues se pre­veían pe­que­ños te­rre­mo­tos», re­cuer­dan des­de la ins­ti­tu­ción de vi­da con­sa­gra­da, fun­da­da por la ciu­dadrrea­le­ña Ma­ría del Pra­do Al­ma­gro. Pe­ro la no­ti­cia no lle­gó has­ta Ata­ca­mes; «los mis­mos guar­da­cos­tas des­co­no­cían es­ta ad­ver­ten­cia y no pu­sie­ron la ban­de­ra ama­ri­lla que sí on­dea­ba en otras pla­yas de Es­me­ral­das».

Los pe­que­ños ju­ga­ban tran­qui­los en la ori­lla cuan­do, de pron­to, un re­mo­lino se lle­vó a sie­te de ellos ha­cia den­tro. «El her­mano Pe­dro Ma­nuel, pe­se al res­pe­to que le te­nía al mar, no dudó en lan­zar­se al agua di­cien­do que te­nía que salvar a sus ni­ños. Fue sa­cán­do­los uno a uno». Una lu­cha des­pia­da­da, por­que co­mo re­cuer­da la her­ma­na Jua­ni, «un so­co­rris­ta que ayu­dó a sa­car­lo del agua nos di­jo que era com­ple­ta­men­te im­po­si­ble que los sal­va­se y, aun así, lo con­si­guió».

Los dos úl­ti­mos, Se­le­na y Alberto, es­ta­ban ya muy le­jos. «Ape­nas se dis­tin­guían sus ca­be­ci­tas des­de la ori­lla», re­cuer­da la mi­sio­ne­ra. Pe­ro los ni­ños se man­te­nían a flo­te sin sa­ber na­dar por­que, co­mo ase­gu­ra Se­le­na, «sa­bía que mi pa­pi Pe­dro nos iba a salvar. Cuan­do lle­gó has­ta no­so­tros vi­mos que es­ta­ba muy can­sa­do». Fue en­ton­ces cuan­do lle­gó el sur­fis­ta y con su ta­bla lo­gró de­vol­ver­los a los tres a la ori­lla. A los ni­ños, en per­fec­to es­ta­do. Al her­mano Pe­dro, ya con los pul­mo­nes en­char­ca­dos. Mu­rió en la ori­lla, ex­haus­to, mien­tras «sus ni­ños pe­dían de ro­di­llas a Dios que no se lo lle­va­se. Pe­ro Él ya le te­nía pre­pa­ra­do un lu­gar en el cie­lo, se­gu­ra­men­te muy cer­ca de la Vir­gen, a quien tan­to amó». «Pa­pi Pe­dro mu­rió co­mo vivió, en­tre­gan­do su vi­da a Dios y a sus ni­ños», afir­mó el obispo es­pa­ñol de Es­me­ral­das, Eu­ge­nio Are­llano, al co­no­cer la no­ti­cia.

Pri­me­ra cau­sa en Es­pa­ña so­bre ofre­ci­mien­to de vi­da

Es­te 12 de oc­tu­bre el obispo de Cór­do­ba, De­me­trio Fer­nán­dez, pre­si­dió la se­sión de aper­tu­ra de la cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción y ca­no­ni­za­ción del re­li­gio­so, ce­le­bra­da en la ca­te­dral de Cór­do­ba. «Es la pri­me­ra cau­sa que se abre en Es­pa­ña so­bre el ofre­ci­mien­to de vi­da» el nue­vo ca­mino que pro­pu­so el Pa­pa en 2017 pa­ra al­can­zar la san­ti­dad, ase­gu­ra el pos­tu­la­dor de la cau­sa, Mi­guel Va­ro­na. «Es­ta pro­pues­ta del Pa­pa en­ca­ja a la per­fec­ción con la his­to­ria de Pe­dro Ma­nuel: hay que pro­bar que un cris­tiano asu­me un ries­go don­de hay pe­li­gro de muer­te». Me­tién­do­se en el agua, cul­mi­nó su ofre­ci­mien­to dia­rio de dar la vi­da por los otros. Ade­más, una de las pri­me­ras co­sas que se exi­ge «es que ha­ya fama de san­ti­dad. Y con él la hay, por­que no so­lo de Ecua­dor, sino des­de mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, acu­den a la tum­ba a pe­dir fa­vo­res». Es­te co­no­ci­mien­to se de­be «a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que han di­fun­di­do su his­to­ria».

El her­mano Pe­dro Ma­nuel Sa­la­do, na­ci­do en Chi­cla­na en 1968, era un jo­ven tí­mi­do y apa­sio­na­do de la gui­ta­rra. Tras un via­je a Tai­zé en 1990, co­men­zó el no­vi­cia­do en el Ho­gar de Na­za­ret de Cór­do­ba, ins­ti­tu­ción de vi­da con­sa­gra­da de­di­ca­da a vi­vir en fra­ter­ni­dad y tra­ba­jar con ni­ños en si­tua­cio­nes de des­am­pa­ro.

Nue­ve años des­pués fue des­ti­na­do a Qui­nin­dé pa­ra realizar su mi­sión en una ca­sa ho­gar que la ins­ti­tu­ción tie­ne en Ecua­dor. Allí tra­ba­jó sin des­can­so has­ta su fa­lle­ci­mien­to, «con una en­tre­ga reconocida por aque­llos que lo co­no­cían y con­vi­vían con él», re­cuer­da la her­ma­na Jua­ni. «Era un imán pa­ra los ni­ños, siem­pre te­nía tiem­po pa­ra ju­gar con ellos y con­tar­les un re­per­to­rio de his­to­rie­tas». Aquel fa­tí­di­co 5 de fe­bre­ro «nos mos­tró de ver­dad to­do el amor que te­nía a sus ni­ños: dio la vi­da por ellos».

con un gru­po de los ni­ños de la ca­sa en la que tra­ba­ja­ba y otra de las mi­sio­ne­ras del ho­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.