«Te­re­sa es­tá muy cer­ca de la san­ti­dad que pro­po­ne el Pa­pa»

ABC - Alfa y Omega - - España - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

En so­lo cua­tro años, Ávi­la ha vi­vi­do el V Cen­te­na­rio de san­ta Te­re­sa de Jesús, y el pri­mer Año Ju­bi­lar Te­re­siano or­di­na­rio, fru­to de aquel. Po­co des­pués de ce­rrar, el do­min­go, la Puer­ta San­ta, monseñor Jesús Gar­cía Bu­ri­llo (Al­fa­mén –Za­ra­go­za–, 1942) ana­li­za el fru­to en la dió­ce­sis, de la que es pas­tor des­de 2003

Des­pués del V Cen­te­na­rio de san­ta Te­re­sa, se que­ría que es­te pri­mer Año Ju­bi­lar or­di­na­rio es­tu­vie­ra más cen­tra­do en la in­te­rio­ri­dad. ¿Se ha cum­pli­do es­te ob­je­ti­vo?

Yo creo que sí. La pro­pues­ta era cla­ra: la unión con Je­su­cris­to y con los her­ma­nos, y un ca­mino o pro­ce­so de vi­da in­te­rior, co­mo una sín­te­sis ac­tua­li­za­da de la vi­da cris­tia­na. Los pe­re­gri­nos ve­nían de dis­tin­tos lu­ga­res, ca­da uno con sus ob­je­ti­vos. Pe­ro al lle­gar aquí, par­ti­ci­par en la aco­gi­da y las ce­le­bra­cio­nes, y leer la car­ta pas­to­ral Ca­mi­na con de­ter­mi­na­ción, que ha si­do el eje de to­do es­te año, se han en­con­tra­do en la ne­ce­si­dad de en­trar en sí mis­mos. Pe­ro no pa­ra que­dar­se así, sino pa­ra des­pués sa­lir.

Una de las no­ve­da­des de es­te año han si­do las cua­tro ru­tas te­re­sia­nas que re­co­rrían la dió­ce­sis.

Coin­ci­dían con esa idea cen­tral nues­tra de la Te­re­sa en ca­mino. Uno de sus ob­je­ti­vos era in­te­grar a la ca­si to­ta­li­dad de la dió­ce­sis. Esos ca­mi­nos pa­san por in­fi­ni­dad de pue­blos pe­que­ños, que se han sen­ti­do lla­ma­dos a par­ti­ci­par en la pre­pa­ra­ción y en la aco­gi­da. Eso ha si­do muy im­por­tan­te. Des­de las dió­ce­sis nos han pre­gun­ta­do mu­cho por ellas. Evi­den­te­men­te, al ser la pri­me­ra vez, to­da­vía se nos plan­tea el re­to de pre­pa­rar los ca­mi­nos ade­cua­da­men­te. En lo su­ce­si­vo in­ten­ta­re­mos per­fec­cio­nar­los.

¿Có­mo eran los pe­re­gri­nos que se han acer­ca­do a Ávi­la?

La ma­yor par­te ve­nían por­que les ha atraí­do al­go que han leí­do o es­tu­dia­do so­bre la San­ta. Se tra­ta de acer­car­se al Se­ñor pe­ro por el ca­mino que ella tra­zó y nos in­vi­ta a se­guir. San­ta Te­re­sa tie­ne una fuer­za, un atrac­ti­vo ex­tra­or­di­na­rio. Así se de­mos­tró du­ran­te el V Cen­te­na­rio, cuan­do se vio có­mo tan­tas per­so­nas de dis­tin­tos ám­bi­tos de la cul­tu­ra, la cien­cia y la es­pi­ri­tua­li­dad se sen­tían atraí­das y ne­ce­si­ta­ban ex­pre­sar de una for­ma u otra la re­le­van­cia de es­ta mu­jer, con esas ca­rac­te­rís­ti­cas hu­ma­nas y di­vi­nas tan sin­gu­la­res.

Re­for­ma­do­ra, mís­ti­ca, li­te­ra­ta, doc­to­ra de la Igle­sia… ¿si­gue sien­do san­ta Te­re­sa vá­li­da co­mo mo­de­lo de san­ti­dad cuan­do el Pa­pa ha­bla más bien a la cla­se me­dia de la san­ti­dad?

Ella mis­ma tie­ne ex­pre­sio­nes ca­si cal­ca­das a esa. He he­cho un tra­ba­jo com­pa­ran­do las ca­rac­te­rís­ti­cas del santo de hoy co­mo las ofre­ce el Pa­pa (la pa­cien­cia, la ale­gría, la au­da­cia, la ora­ción y la vi­da co­mu­ni­ta­ria) con la vi­da de la San­ta, y hay una gran pro­xi­mi­dad. Tie­ne ade­más ex­pre­sio­nes cla­rí­si­mas en las que di­ce que el Se­ñor nos in­vi­ta a to­dos, no so­lo a los bue­nos. Te­nía ade­más una ten­den­cia a fi­jar­se en las fi­gu­ras bí­bli­cas de los pe­ca­do­res, que se acer­ca­ban al Se­ñor atraí­dos por su mi­se­ri­cor­dia. Tam­bién las ca­rac­te­rís­ti­cas de la so­cie­dad y la cul­tu­ra de hoy nos in­vi­tan a un pro­ce­so hon­do de re­for­ma. Ella re­for­mó el Car­me­lo, pe­ro con un amor a Je­su­cris­to y a la Igle­sia que su­pe­ran cual­quier ex­pec­ta­ti­va y pro­gra­ma que uno se ha­ga.

Ha cum­pli­do ya 76 años. ¿Es es­te el prin­ci­pal le­ga­do por el que le gus­ta­ría que le re­cor­da­ran en Ávi­la?

Evi­den­te­men­te, mi ser­vi­cio epis­co­pal ha es­ta­do muy li­ga­do a es­tos gran­des acon­te­ci­mien­tos. Son pro­vi­den­cias que el Se­ñor nos de­pa­ra. La ri­que­za his­tó­ri­ca que hay en la dió­ce­sis, con cin­co car­me­los des­cal­zos y uno cal­za­do, es una fuer­za muy vi­va en la que per­ma­ne­ce el es­pí­ri­tu de la San­ta y a la que es im­po­si­ble sus­traer­se. Y un obispo no se sus­trae, sino to­do lo con­tra­rio: pro­fun­di­za to­do lo que pue­de, y al fi­nal de ese pro­ce­so es­tá el en­cuen­tro con Je­su­cris­to y el trans­mi­tir­lo a los de­más. La evan­ge­li­za­ción es el Evangelio. Pe­ro es­te en mu­chas oca­sio­nes se vi­ve a tra­vés del ejem­plo de los san­tos (tam­bién de san Juan de la Cruz), que pue­de ser una ofer­ta vá­li­da de re­no­va­ción pa­ra el tiem­po de hoy.

¿Có­mo se vi­ve el Sí­no­do so­bre los jó­ve­nes en una dió­ce­sis en­ve­je­ci­da y des­po­bla­da, don­de es­te año se han or­de­na­do cua­tro sa­cer­do­tes?

Esas or­de­na­cio­nes han si­do al­go ex­tra­or­di­na­rio, un re­ga­lo del Se­ñor a tra­vés de la San­ta, por­que des­de que vi­ne he or­de­na­do apro­xi­ma­da­men­te un sa­cer­do­te por año. Es­te gru­po lle­gó al se­mi­na­rio so­bre to­do a tra­vés de la Pas­to­ral Uni­ver­si­ta­ria. A par­tir del V Cen­te­na­rio y del En­cuen­tro Mun­dial de la Ju­ven­tud ha ha­bi­do un tra­ba­jo muy in­ten­so en la pas­to­ral uni­ver­si­ta­ria y es­tá dan­do mu­chos fru­tos, tam­bién con me­dia do­ce­na de vo­ca­cio­nes fe­me­ni­nas. Pe­ro no po­de­mos dis­traer­nos, por­que los re­tos son muy gran­des y re­cla­man un es­fuer­zo y una pa­rre­sía gran­des. Co­mo di­ce el Pa­pa, hay que en­san­char el co­ra­zón a to­do lo que nos acer­que a la vi­da de los jó­ve­nes, y a par­tir de ahí tra­zar ho­ri­zon­tes de re­no­va­ción pa­ra la Igle­sia y pa­ra la so­cie­dad. Es­ta­mos si­guien­do el Sí­no­do muy de cer­ca, y apli­ca­re­mos sus con­clu­sio­nes, por­que el Pa­pa es un ver­da­de­ro di­na­mi­za­dor de la vi­da cris­tia­na, es­pe­cial­men­te con los jó­ve­nes. Con él va a pa­sar un po­co co­mo con san Juan Pa­blo II, que los jó­ve­nes son los que me­jor lo en­tien­den.

«Hay que en­san­char el co­ra­zón a to­do lo que nos acer­que a la vi­da de los jó­ve­nes, y a par­tir de ahí tra­zar ho­ri­zon­tes de re­no­va­ción pa­ra la Igle­sia y la so­cie­dad»

Ri­car­do Mu­ñoz

Monseñor Jesús Gar­cía Bu­ri­llo cie­rra la puer­ta san­ta, al clau­su­rar­se el I Año Ju­bi­lar Te­re­siano, en Ávi­la, el 14 de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.