Tra­ba­jar por el de­re­cho a la ener­gía

Unos cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas en nues­tro país ven com­pro­me­ti­da su dig­ni­dad por fal­ta de re­cur­sos pa­ra ac­ce­der a la elec­tri­ci­dad o al gas

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Efraim Cen­teno Her­náez Di­rec­tor de la Cá­te­dra de Ener­gía y Po­bre­za. Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas

Ca­da vez oí­mos ha­blar más de po­bre­za ener­gé­ti­ca. Es­te con­cep­to pue­de ser dis­cu­ti­ble por su ca­rác­ter par­cial; sin em­bar­go, es­tá sir­vien­do pa­ra vi­si­bi­li­zar ma­ni­fes­ta­cio­nes de la po­bre­za en torno al ac­ce­so a los ser­vi­cios que re­quie­ren ener­gía en los ho­ga­res. A prin­ci­pios de año se pre­sen­tó el Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo de la Po­bre­za Ener­gé­ti­ca. Se­gún la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, en Es­pa­ña, el 9 % de los ciu­da­da­nos de­cla­ran te­ner pro­ble­mas pa­ra man­te­ner su vi­vien­da a una tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da.

Los da­tos nos po­nen ca­ra a ca­ra con la reali­dad con­cre­ta de la po­bre­za. Unos cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas en nues­tro país ven com­pro­me­ti­da su dig­ni­dad por fal­ta de re­cur­sos pa­ra ac­ce­der a la elec­tri­ci­dad o al gas. Una ca­sa en la que se pa­sa frío po­ne en pe­li­gro la sa­lud de sus ha­bi­tan­tes, en es­pe­cial de ni­ños y an­cia­nos. Un ho­gar que no tie­ne con­di­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra nor­ma­les, ha­ce tam­bién que los me­no­res no pue­dan de­di­car­se ade­cua­da­men­te a sus ta­reas es­co­la­res, dis­mi­nu­yen­do la ca­li­dad de su edu­ca­ción. ¿Po­de­mos po­ner­nos en la piel de una per­so­na, que an­tes de ir a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, no pue­de dar­se una du­cha ca­lien­te? La fal­ta de hi­gie­ne, com­pli­ca tam­bién la au­to­es­ti­ma per­so­nal y las re­la­cio­nes per­so­na­les en el ho­gar.

La po­bre­za aso­cia­da a la ener­gía es un pro­ble­ma tre­men­da­men­te com­ple­jo. Por un la­do, no es fá­cil re­ca­bar un con­jun­to sen­ci­llo de in­di­ca­do­res es­ta­dís­ti­cos, que ca­rac­te­ri­cen de for­ma ade­cua­da su al­can­ce. Por otro la­do, es­te pro­ble­ma es­tá muy co­nec­ta­do con los ni­ve­les de sa­la­rios y de pre­cios de la ener­gía, que son muy va­ria­bles, y es­tán li­ga­dos a mul­ti­tud de otros fac­to­res so­lo par­cial­men­te con­tro­la­bles me­dian­te de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Por úl­ti­mo, la in­efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de mu­chas vi­vien­das com­ple­ta el aba­ni­co de fac­to­res que suman pa­ra que un ho­gar cai­ga en po­bre­za ener­gé­ti­ca.

El co­no­ci­mien­to real del pro­ble­ma

En re­la­ción a las medidas pa­lia­ti­vas, el bono so­cial pues­to en mar­cha ha­ce unos me­ses ha me­jo­ra­do as­pec­tos del que exis­tía an­te­rior­men­te, pe­ro las com­pli­ca­cio­nes en su im­plan­ta­ción po­nen de ma­ni­fies­to la di­fi­cul­tad de abor­dar el pro­ble­ma de for­ma efec­ti­va. Des­de la con­cien­cia de la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma, que­re­mos apor­tar al­gu­nas ideas que pue­den guiar las so­lu­cio­nes que re­quie­re la gra­ve­dad de la si­tua­ción.

En pri­mer lu­gar, cual­quier pro­pues­ta tie­ne que par­tir del co­no­ci­mien­to real del pro­ble­ma. Las es­ta­dís­ti­cas, sien­do ne­ce­sa­rias, no re­fle­jan la mul­ti­tud de si­tua­cio­nes que se dan en los ho­ga­res vul­ne­ra­bles. En es­te sen­ti­do, es cla­ve el pa­pel de las or­ga­ni­za­cio­nes (por ejem­plo Cá­ri­tas, Cruz Ro­ja y otras me­nos co­no­ci­das) que tra­ba­jan en con­tac­to di­rec­to con las per­so­nas afec­ta­das, lle­gan a los ho­ga­res con­cre­tos, y pue­den ac­tuar a par­tir de la si­tua­ción real. Al­gu­nas ONG co­mo la Fun­da­ción To­mi­llo pro­pi­cian que los ado­les­cen­tes en ries­go de caer en la mar­gi­na­li­dad se for­men en as­pec­tos co­mo el re­ci­cla­do y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pa­ra di­vul­gar es­te co­no­ci­mien­to en los ho­ga­res de su ba­rrio. Es­ta idea crea­ti­va, que fa­ci­li­ta la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de los ho­ga­res, y ade­más apo­ya la in­te­gra­ción de los jó­ve­nes, es el re­sul­ta­do de una ac­ción di­rec­ta y pre­sen­cial.

En se­gun­do lu­gar, las so­lu­cio­nes pre­ci­san de coor­di­na­ción en­tre to­dos los agen­tes que pue­den apor­tar su co­la­bo­ra­ción. Es­to in­clu­ye ad­mi­nis­tra­cio­nes públicas, partidos po­lí­ti­cos, em­pre­sas ener­gé­ti­cas, aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res, co­le­gios pro­fe­sio­na­les, ONG y uni­ver­si­da­des. La Aso­cia­ción de Cien­cias Am­bien­ta­les, ade­más de pu­bli­car bi­a­nual­men­te es­tu­dios so­bre la po­bre­za ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña (el úl­ti­mo re­cien­te­men­te), es una de las pla­ta­for­mas de en­cuen­tro más ac­ti­vas en es­te sen­ti­do, fa­ci­li­tan­do el en­cuen­tro en­tre to­das las en­ti­da­des men­cio­na­das. Es una lí­nea de tra­ba­jo que man­te­ner y en la que hay que pro­fun­di­zar.

En ter­cer y úl­ti­mo lu­gar, abor­dar se­ria­men­te el pro­ble­ma re­quie­re cons­truir co­no­ci­mien­to a tra­vés de in­ves­ti­ga­ción in­ter­dis­ci­pli­nar. En es­te pun­to el pa­pel de la uni­ver­si­dad es de­ci­si­vo. Re­cien­te­men­te se ha crea­do en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas la Cá­te­dra de Ener­gía y Po­bre­za, que na­ce con la vo­ca­ción de apor­tar in­ves­ti­ga­ción útil des­de la co­la­bo­ra­ción y el en­cuen­tro de los dis­tin­tos sa­be­res im­pli­ca­dos. Otra ini­cia­ti­va que par­te de al­gu­nas uni­ver­si­da­des es la par­ti­ci­pa­ción de es­tu­dian­tes que rea­li­zan pro­yec­tos que con­tri­bu­yen a lu­char con­tra la po­bre­za co­mo par­te de su for­ma­ción.

El es­fuer­zo ge­ne­ro­so y crea­ti­vo que su­po­ne po­ner en mar­cha so­lu­cio­nes que ga­ran­ti­cen el de­re­cho a la ener­gía es una ta­rea ur­gen­te en la que de­be­mos com­pro­me­ter­nos de­ci­di­da­men­te co­mo so­cie­dad.

El bono so­cial ha me­jo­ra­do as­pec­tos, pe­ro las com­pli­ca­cio­nes en su im­plan­ta­ción ma­ni­fies­tan la di­fi­cul­tad de abor­dar el pro­ble­ma de for­ma efec­ti­va

REUTERS / Car­los Eduar­do Ra­mí­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.