Un reino de es­te mun­do

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Gui­ller­mo Vi­la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Vi­to­ria

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ro­dri­go So­ro­go­yen, El reino, es­tá siem­pre a pun­to de caer­se. Pe­ro no se cae. La mi­ra­da del ci­neas­ta es pro­fun­da y tras­cien­de la crí­ti­ca pro­pia del pe­rió­di­co: los la­dro­nes no son juz­ga­dos por sus he­chos, sino por su con­cien­cia, esa pa­ra­do­ja inex­pli­ca­da que nos cons­ti­tu­ye co­mo hom­bres y nos ale­ja del hu­rón, co­mo bien ha ex­pli­ca­do Juan Ara­na al re­ci­bir uno de los pre­mios Ra­zón Abier­ta, en­tre­ga­dos re­cien­te­men­te en Ro­ma. En El reino la cá­ma­ra se mue­ve a sal­tos, co­mo lo ha­rían nues­tros ojos an­te cual­quier tra­ge­dia, bus­can­do pun­tos de ama­rre, desesperados, fa­ti­ga­dos. No hay so­lu­ción: el hom­bre es­co­ge el mal y pa­sa lue­go to­da su vi­da in­ten­tan­do jus­ti­fi­car­se.

El pro­ta­go­nis­ta de la cin­ta bus­ca com­pren­sión en su hi­ja y en su es­po­sa, que re­sis­te lo que pue­de, acep­tan­do que ella fue tam­bién par­te del pe­li­gro­so jue­go de gas­tar lo im­pro­pio. Pe­ro esa re­la­ción fun­da­cio­nal que es el ma­tri­mo­nio sal­ta tam­bién por los ai­res. Es en ese mo­men­to má­gi­co, que jus­ti­fi­ca en sí to­da la pe­lí­cu­la, en que la cá­ma­ra va acer­cán­do­se a los ojos de la mu­jer trai­cio­na­da mien­tras un abo­ga­do lee con acen­to ru­ti­na­rio la co­lec­ción de bur­de­les en los que su ma­ri­do fra­guó su par­ti­cu­lar pac­to con el dia­blo. Has­ta ahí po­día­mos lle­gar.

La pe­lí­cu­la bus­ca ser re­tra­to de la Es­pa­ña reciente, la del pe­lo­ta­zo, la so­bre­me­sa, el so­bre­en­ten­di­do y la aquies­cen­cia. La cá­ma­ra bus­ca el ca­me­rino, la tras­tien­da, el mi­nu­to an­tes del te­le­dia­rio: ese es­pa­cio de som­bra en el que el hom­bre se mi­ra al es­pe­jo y de­ci­de lo que quie­re ser. Cuan­do el per­so­na­je que in­ter­pre­ta con efi­ca­cia An­to­nio de la To­rre elige la men­ti­ra y el ro­bo lo ha­ce cre­yen­do que ac­túa co­mo lo ha­ría cual­quie­ra en su po­si­ción. Si­gue el ca­mino que si­guen to­dos, el úni­co po­si­ble. Por eso, cuan­do sien­te que le trai­cio­nan, de­ci­de tirar del hi­lo y des­en­mas­ca­rar el sis­te­ma del que ha si­do ex­pul­sa­do.

El es­pec­ta­dor ca­si sien­te pu­dor al ob­ser­var ese reino cu­ya exis­ten­cia tan so­lo sos­pe­cha­ba. Pe­ro es­tá ahí, y sus mo­nar­cas lle­van cor­ba­ta y ta­co­nes y se creen in­ven­ci­bles. Has­ta que los ve­mos. Su reino es de es­te mun­do y quie­nes en él ha­bi­tan com­pran sus ne­ce­si­da­des y se cuel­gan de ellas, se con­vier­ten en deu­do­res de aque­llo que han cons­trui­do y tiem­blan cuan­do esos ci­mien­tos se vie­nen aba­jo. Al fi­nal, el hom­bre he­ri­do hu­ye del si­len­cio de su yo –un si­len­cio res­pon­sa­ble, fun­da­cio­nal, de con­cien­cia– en una ca­rre­ra lle­na de rui­do que so­lo pue­de aca­bar con su co­ra­zón des­trui­do y con sus hue­sos en la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.