Nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca

La vi­si­ta al Va­ti­cano de la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo se en­mar­ca en «el man­da­to de coope­ra­ción que na­ce de la acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do y que se­ña­la nues­tra Cons­ti­tu­ción»

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

Con Pe­dro Sán­chez pa­re­ce re­pe­tir­se una vez más el guion: el PSOE en­du­re­ce su dis­cur­so con­tra la Igle­sia, ca­lien­ta a sus ba­ses más ideo­lo­gi­za­das pe­ro, a la ho­ra de la ver­dad, cuan­do ejer­ce la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar, se im­po­ne la me­su­ra. Tras ha­ber de­fen­di­do la de­nun­cia de los Acuer­dos con la San­ta Se­de, el Eje­cu­ti­vo afir­ma aho­ra que «for­man par­te de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y man­tie­ne su vi­gen­cia de ma­ne­ra que los po­de­res pú­bli­cos es­tán obli­ga­dos a cum­plir­los e in­ter­pre­tar­los en cual­quier ca­so con­for­me a la Cons­ti­tu­ción». Así cons­ta en la res­pues­ta que aca­ba de dar el Go­bierno a una pre­gun­ta di­ri­gi­da por el dipu­tado de Com­pro­mís Car­les Mue­llet, su­peran­do el vie­jo ar­gu­men­to san­chis­ta se­gún el cual los Acuer­dos son in­cons­ti­tu­cio­na­les.

Es­te es el con­tex­to en el que la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo se re­uni­rá el pró­xi­mo lu­nes en el Va­ti­cano con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Pa­pa, Pie­tro Pa­ro­lin. «Es nor­mal que ha­ya una re­la­ción con la San­ta Se­de, co­mo la que han man­te­ni­do to­dos los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos, y en­tra den­tro del man­da­to de coope­ra­ción que na­ce de la acon­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do y que se­ña­la nues­tra Cons­ti­tu­ción», ha re­su­mi­do a Al­fa y Ome­ga el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo. Eso no im­pi­de que ha­ya asun­tos que ge­ne­ren preo­cu­pa­ción o una con­tra­po­si­ción abier­ta. En el pri­mer su­pues­to se si­túan los pla­nes del Eje­cu­ti­vo pa­ra re­for­mar la ley edu­ca­ti­va, que han pro­vo­ca­do al­gu­nas alar­mas es­pe­cial­men­te en la es­cue­la con­cer­ta­da. En el se­gun­do apar­ta­do fi­gu­ra el pro­yec­to de ley de eu­ta­na­sia, que más allá de las ra­zo­nes de ti­po con­fe­sio­nal preo­cu­pa por la des­pro­tec­ción en que de­ja a las per­so­nas an­cia­nas y en­fer­mas más vul­ne­ra­bles. Di­cho lo cual la Igle­sia es cons­cien­te de que es­ta es una ba­ta­lla a lar­go pla­zo que se li­bra en el te­rreno cul­tu­ral. Más que las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias, lo que hay que cam­biar son los va­lo­res do­mi­nan­tes en la so­cie­dad. Cla­ro que, en es­te pun­to, no es­tá de más pe­dir­le a a cual­quier go­bierno de­mo­crá­ti­co que jue­gue lim­pio y no apro­ve­che los re­sor­tes del po­der pa­ra ejer­cer la in­ge­nie­ría so­cial, ex­tra­li­mi­tán­do­se en sus com­pe­ten­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.