Al res­ca­te de Ca­ra­vag­gio

ABC - Alfa y Omega - - La Foto - Eva Fer­nán­dez @evaen­la­ra­dio

Llo­vía so­bre Pa­ler­mo aque­lla no­che de oc­tu­bre de 1969. Los ra­te­ros que en­tra­ron en el ora­to­rio de San Lo­ren­zo tu­vie­ron vía li­bre pa­ra ha­cer­se con la pin­tu­ra que pre­si­día el re­ta­blo. Cuan­do vie­ron que el mar­co es­ta­ba fir­me­men­te an­cla­do a la pa­red, cor­ta­ron con una cu­chi­lla la enor­me te­la de 100 ki­los. Con las pri­sas en­ro­lla­ron el lien­zo de for­ma des­cui­da­da, aje­nos al ex­po­lio que es­ta­ban rea­li­zan­do. Una obra de ar­te de in­cal­cu­la­ble va­lor, La Natividad de Ca­ra­vag­gio, ha­bía que­da­do da­ña­da pa­ra siem­pre. Aho­ra es el cua­dro más bus­ca­do del mun­do.

La San­ta Se­de quie­re im­pli­car­se aún más en su re­cu­pe­ra­ción y ha pro­mo­vi­do un en­cuen­tro en­tre los res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción a tra­vés del Di­cas­te­rio de­di­ca­do al Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral. Su de­seo es po­ner el fo­co de aten­ción so­bre el cua­dro pa­ra que pue­da re­gre­sar al lu­gar de don­de fue ro­ba­do. Des­de el pri­mer mo­men­to se se­ña­ló co­mo cul­pa­ble a la ma­fia si­ci­lia­na, la Co­sa Nos­tra. Tras ha­cer co­rrer el bu­lo de que los ra­to­nes ha­bían aca­ba­do con el lien­zo, o que se ex­po­nía en las reunio­nes de los ca­pos en se­ñal de po­der, dos arre­pen­ti­dos del clan con­tri­bu­ye­ron a la re­cons­truc­ción de su des­gra­cia­do pe­ri­plo. Al pa­re­cer, el gran ca­po de la ma­fia si­ci­lia­na, don Tano Ba­da­la­men­ti, li­de­ró des­de el pri­mer mo­men­to la ope­ra­ción. En­tró en con­tac­to con un an­ti­cua­rio sui­zo que, en cuan­to vio el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba el lien­zo, se echó a llo­rar. La ma­fia to­mó una de­ci­sión tan drás­ti­ca co­mo atroz: cor­tar el cua­dro a tro­zos pa­ra ven­der­lo por par­tes en el mer­ca­do clan­des­tino. La fis­ca­lía de Pa­ler­mo ha reabier­to el ca­so y con­fía en la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra re­cu­pe­rar los res­tos de es­ta obra de ar­te. Lo su­ce­di­do con el cua­dro de La Natividad es un ejem­plo más de la cruel­dad con la que el cri­men or­ga­ni­za­do ha tra­ta­do siem­pre al pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co. En ju­nio de 2014, el Pa­pa Fran­cis­co se en­ca­ró con la ma­fia ca­la­bre­sa, la más po­de­ro­sa de Ita­lia, afir­man­do se­ve­ra­men­te que «la ‘Ndrang­he­ta es la ado­ra­ción del mal y el des­pre­cio del bien co­mún. Es un mal que hay que com­ba­tir y ale­jar. Los ma­fio­sos no es­tán en co­mu­nión con Dios. Es­tán ex­co­mul­ga­dos». En una re­gión don­de im­pe­ra la ley de la omer­tá, la bús­que­da de La Natividad se con­vier­te en es­tan­dar­te de la ap­ti­tud fir­me y ro­tun­da que la Igle­sia ha man­te­ni­do siem­pre an­te el cri­men or­ga­ni­za­do. La pe­ri­pe­cia de es­te cua­dro tam­bién es un sím­bo­lo de la agi­ta­da vi­da de Ca­ra­vag­gio. Un pin­tor ca­paz de crear in­creí­bles jue­gos de lu­ces y de som­bras tan­to en sus pin­tu­ras co­mo en su bio­gra­fía. An­te el da­ño que los desapren­si­vos son ca­pa­ces de in­frin­gir con­tra el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, Ca­ra­vag­gio se me­re­ce una ven­det­ta que per­mi­ta al mun­do dis­fru­tar de la ge­nia­li­dad de una de sus pin­tu­ras.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.