El Co­ra­zón ha­bla al co­ra­zón

ABC - Alfa y Omega - - España - Car­los Je­sús Ga­llar­do Pa­na­de­ro Di­rec­tor del Apos­to­la­do de la Ora­ción en Cór­do­ba

Con la Eu­ca­ris­tía pre­si­di­da en la ca­te­dral por mon­se­ñor De­me­trio Fer­nán­dez, Cór­do­ba inau­gu­ró el miér­co­les su Año Ju­bi­lar, con­ce­di­do por la San­ta Se­de con mo­ti­vo del 90º aniver­sa­rio de la con­sa­gra­ción dio­ce­sa­na al Sa­gra­do Co­ra­zón. El pro­gra­ma pa­ra el Año San­to, con el le­ma Cór­do­ba en el Co­ra­zón de Cris­to, in­clu­ye con­fe­ren­cias y ac­tos con jó­ve­nes y con fa­mi­lias. Tam­bién vi­si­ta­rán la dió­ce­sis las re­li­quias de san­ta Mar­ga­ri­ta Ma­ría de Ala­co­que, que re­ci­bió las re­ve­la­cio­nes que die­ron ini­cio a es­ta de­vo­ción

«Cor ad cor lo­qui­tur» («el co­ra­zón ha­bla al co­ra­zón»). Es­ta fra­se de san Fran­cis­co de Sa­les que usó el bea­to John Henry New­man ex­pre­sa de ma­ne­ra elo­cuen­te la esen­cia de la es­pi­ri­tua­li­dad del Co­ra­zón de Cris­to. Es­te cur­so ce­le­bra­re­mos el cen­te­na­rio de la con­sa­gra­ción de Es­pa­ña al Sa­gra­do Co­ra­zón, y en la dió­ce­sis de Cór­do­ba el 90º aniver­sa­rio. Pa­ra es­ta efe­mé­ri­de se ha pe­di­do al San­to Pa­dre un Año Ju­bi­lar, un año de gra­cia que nos ayu­de a to­dos a pro­fun­di­zar en el mis­te­rio del amor de Dios ma­ni­fes­ta­do en el Co­ra­zón de su Hi­jo. Pe­ro, ¿qué quie­re de­cir pa­ra no­so­tros «Co­ra­zón de Je­sús»? ¿No es una de­vo­ción an­ti­gua que tie­ne po­co que de­cir­nos hoy?

Usa­mos con­ti­nua­men­te la ima­gen del co­ra­zón pa­ra ex­pre­sar no so­lo un múscu­lo, sino el lu­gar don­de re­si­den los sen­ti­mien­tos, la vo­lun­tad, los de­seos, las as­pi­ra­cio­nes, los an­he­los del ser hu­mano; en de­fi­ni­ti­va la ima­gen del co­ra­zón ex­pre­sa el amor. To­da la fuer­za del hom­bre re­si­de en el co­ra­zón, y con­quis­tan­do el co­ra­zón se con­quis­ta a to­da la per­so­na. Por eso cuan­do ha­bla­mos del Co­ra­zón de Je­su­cris­to es­ta­mos ha­blan­do de un mis­te­rio de amor. Es Dios mis­mo, que asu­me la na­tu­ra­le­za hu­ma­na en el seno vir­gi­nal de Ma­ría, por­que quie­re amar­nos no so­lo con co­ra­zón di­vino, sino tam­bién con co­ra­zón hu­mano. Ha abra­za­do a la hu­ma­ni­dad en la En­car­na­ción pa­ra con­quis­tar­la, por­que su Co­ra­zón quie­re ha­blar a nues­tro co­ra­zón. Cris­to en su vi­da mor­tal nos lle­va­ba a ca­da uno en su co­ra­zón, nos es­ta­ba aman­do en el pe­se­bre, en Na­za­ret, en el Cal­va­rio. Y aho­ra nos si­gue aman­do re­su­ci­ta­do, pues es­tá vi­vo, de co­ra­zón pal­pi­tan­te y es­pe­ra nues­tra res­pues­ta, nues­tra co­rres­pon­den­cia de amor.

En nues­tra cul­tu­ra ac­tual vi­vi­mos in­mer­sos en las re­des so­cia­les, don­de la re­la­ción per­so­nal ha lle­ga­do a des­pla­zar­se. Es­to ha­ce que a ve­ces las re­la­cio­nes sean fal­sas, y lo que se lla­ma amor es en reali­dad pu­ro sen­ti­men­ta­lis­mo sin com­pro­mi­so ni en­tre­ga. Dios, sin em­bar­go, quie­re co­mu­ni­car­se al hom­bre per­so­nal­men­te, de co­ra­zón a co­ra­zón. Cris­to no es ajeno a tu vi­da, le im­por­tas, y por amor ha que­ri­do pa­de­cer. Le afec­ta el pe­ca­do en la es­fe­ra de su amor. Y al mis­mo tiem­po le lle­nan de go­zo nues­tros ac­tos de amor. Es el Co­ra­zón de Cris­to el que nos bus­ca a to­dos y a ca­da uno de ma­ne­ra per­so­nal por eso po­de­mos ex­pe­ri­men­tar con san Pa­blo que «Je­sús me amó y se en­tre­gó por mí» (Gál 2,20).

Amis­tad con un ami­go vi­vo

Ya leer el Evan­ge­lio no es re­fle­xio­nar so­bre al­go que pa­só, sino que se tra­ta de la ex­pe­rien­cia de una amis­tad con un ami­go que si­gue vi­vo y me ha cam­bia­do la exis­ten­cia. Mi mo­do de pro­ce­der co­mien­za ca­si sin dar­me cuen­ta a ser su mis­mo mo­do de pro­ce­der y amar. La con­fian­za cre­ce y la re­la­ción es de in­ti­mi­dad por­que el Co­ra­zón de Cris­to ha­bla per­so­nal e ín­ti­ma­men­te a mi co­ra­zón.

Es­ta ver­dad de fe que ha es­ta­do pre­sen­te en la vi­da de la Igle­sia, en­cuen­tra su má­xi­ma ex­pre­sión en las re­ve­la­cio­nes re­ci­bi­das por san­ta Mar­ga­ri­ta Ma­ría de Ala­co­que y en con­cre­to en Es­pa­ña por las re­ve­la­cio­nes que re­ci­bió el bea­to Ber­nar­do de Ho­yos. Am­bos fue­ron al­mas sen­ci­llas pe­ro ple­na­men­te enamo­ra­das del Co­ra­zón de Cris­to. Se to­ma­ron en se­rio su co­la­bo­ra­ción con el Co­ra­zón re­den­tor de Cris­to y pro­pa­ga­ron el fue­go de su amor has­ta in­cen­diar el mun­do y ha­cer­lo ar­der de es­te amor.

Tan­to es así que con el pa­so del tiem­po, dió­ce­sis y na­cio­nes en­te­ras se con­sa­gra­ron al Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús eri­gien­do mo­nu­men­tos pú­bli­cos co­mo ex­pre­sión de amor. Es­te es el ca­so de Es­pa­ña por ejem­plo, que reali­zó su con­sa­gra­ción el 30 de ma­yo de 1919; y de la dió­ce­sis de Cór­do­ba, el 24 de oc­tu­bre de 1929. Por es­ta ra­zón en la dió­ce­sis cor­do­be­sa se ha ini­cia­do un Año Ju­bi­lar cen­tra­do en el mis­te­rio de amor del Co­ra­zón de Je­su­cris­to.

Un año que inau­gu­ra­mos el 24 de oc­tu­bre pa­ra pe­ne­trar ca­da vez más en la reali­dad del amor de Dios ma­ni­fes­ta­do en Cris­to. Un Año Ju­bi­lar pa­ra re­des­cu­brir que Dios tie­ne co­ra­zón y me ama per­so­nal­men­te. Que Je­su­cris­to es mi ami­go y, con su Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción, ha ven­ci­do al pe­ca­do y a la muer­te y ha abier­to pa­ra mí un ca­mino nue­vo de es­pe­ran­za y re­den­ción.

Es­te año bus­ca ser de en­cuen­tro con Je­su­cris­to vi­vo, de co­ra­zón pal­pi­tan­te, sen­si­ble a mi vi­da y que me im­pul­sa a la san­ti­dad. Es un tiem­po pro­pi­cio pa­ra acer­car­nos más y más a Él y de­jar­nos trans­for­mar por la fuer­za irre­sis­ti­ble de su amor.

San Juan de Ávi­la ex­pre­sa es­te mis­te­rio con una fra­se fas­ci­nan­te en uno de sus ser­mo­nes so­bre la Eu­ca­ris­tía: «Si me man­dáis, Se­ñor, ha­cer lo que vos hi­cis­teis, dad­me vues­tro co­ra­zón». Y es­te es el fin de es­te Año Ju­bi­lar: te­ner to­dos su mis­mo Co­ra­zón.

Dió­ce­sis de Cór­do­ba

Mo­nu­men­to al Sa­gra­do Co­ra­zón inau­gu­ra­do el 24 de oc­tu­bre de 1929 en Las Ermitas, Sie­rra Mo­re­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.