«Que re­co­bre la vis­ta»

XXX Do­min­go del tiem­po or­di­na­rio

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

El tono del Evan­ge­lio de Mar­cos ha cam­bia­do, y Je­sús ya no re­pren­de, co­mo en an­te­rio­res oca­sio­nes, a quie­nes lo re­co­no­cen co­mo el Me­sías. La es­ce­na tie­ne tam­bién un con­tex­to con­cre­to, el ca­mino ha­cia Je­ru­sa­lén. Por Lu­cas y Juan co­no­ce­mos que Je­sús no se di­ri­gió so­lo una vez a Je­ru­sa­lén, sino va­rias. Sin em­bar­go, Mar­cos no de­ta­lla la cro­no­lo­gía, sino que le in­tere­sa in­ci­dir en lo que su­po­ne su­bir a Je­ru­sa­lén. Es aquí, pues, don­de se in­ser­ta el epi­so­dio del men­di­go cie­go Bar­timeo. Por eso el tex­to afir­ma que el en­cuen­tro con Je­sús se reali­zó a la sa­li­da de Je­ri­có, lo que sig­ni­fi­ca que se pro­du­jo cuan­do Je­sús ca­mi­na­ba jun­to con sus dis­cí­pu­los y bas­tan­te gen­te ha­cia Je­ru­sa­lén; al­go equi­va­len­te a si­tuar­nos en la eta­pa fi­nal de la pre­di­ca­ción del Se­ñor.

La cu­ra­ción de cie­gos

Uno de los sig­nos que mar­ca­ría la lle­ga­da del Me­sías era la cu­ra­ción de los cie­gos. Pro­ba­ble­men­te re­sue­na en nues­tra me­mo­ria el anun­cio de Isaías. Pe­ro no es el úni­co profeta que anun­cia la sal­va­ción de los que no ven. En la lec­tu­ra de Je­re­mías es­cu­cha­mos hoy que el Se­ñor ha sal­va­do a su pue­blo, re­fi­rién­do­se a un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co con­cre­to, la vuel­ta del des­tie­rro. Y se­ña­la, asi­mis­mo, que «en­tre ellos ha­brá cie­gos y co­jos». Sin du­da es­ta­mos an­te uno de los ges­tos más se­ña­la­dos de la ac­ción de Dios a tra­vés del Me­sías. De he­cho, los cua­tro evan­ge­lis­tas des­cri­ben la cu­ra­ción de cie­gos.

El pa­so de los años nos ha he­cho más sen­si­bles an­te las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des fí­si­cas dis­mi­nui­das. Sin em­bar­go, en tiem­pos de Je­sús la si­tua­ción de los in­vi­den­tes era la­men­ta­ble, no so­la­men­te por el he­cho de no ver la luz, sino por la si­tua­ción so­cial de com­ple­to aban­dono en la que vi­vían. Ello les obli­ga­ba ca­si siem­pre a vi­vir co­mo men­di­gos. En de­fi­ni­ti­va, eran el ex­po­nen­te más cla­ro de la mi­se­ria y de la mar­gi­na­ción so­cial.

La luz de la fe

Evi­den­te­men­te, el Evan­ge­lio pre­ten­de pre­sen­tar­nos al­go más que la cu­ra­ción de la ce­gue­ra fí­si­ca. Si nos fi­ja­mos, el re­la­to es­tá in­ser­ta­do en­tre al­gu­nos pa­sa­jes que sub­ra­yan tan­to la in­cre­du­li­dad de los ju­díos co­mo la tor­pe­za pa­ra en­ten­der de los mis­mos após­to­les. Fren­te a las di­fi­cul­ta­des de es­tos, en Bar­timeo es­te ca­mino es­tá alla­na­do: por dos ve­ces re­co­no­ce al Se­ñor co­mo Me­sías, al lla­mar­lo «Hi­jo de Da­vid», y, lleno de con­fian­za en Él, le pi­de re­co­brar la vis­ta. Ade­más, el Evan­ge­lio, con las pa­la­bras «y lo se­guía por el ca­mino», cons­ta­ta que fue discípulo del Se­ñor. Es­ta cir­cuns­tan­cia del cie­go-discípulo es úni­ca en los re­la­tos evan­gé­li­cos de cu­ra­ción. El mis­mo he­cho de sa­ber el nom­bre del cie­go ma­ni­fies­ta que po­si­ble­men­te fue un discípulo co­no­ci­do por la pri­me­ra co­mu­ni­dad de cris­tia­nos. Me­re­ce la pe­na des­ta­car aquí dos di­fe­ren­cias con el epi­so­dio del jo­ven ri­co, que es­cu­chá­ba­mos ha­ce dos do­min­gos. La pri­me­ra es que en aquel pa­sa­je Mar­cos se re­fe­ría a él co­mo «uno», sin dar más da­tos. La se­gun­da es que, a di­fe­ren­cia del ri­co, Bar­timeo no for­mu­la pre­gun­tas a Je­sús. So­lo pi­de con in­sis­ten­cia, sin pre­gun­tar qué ha de ha­cer, pues­to que sa­be so­bra­da­men­te que de­be con­fiar e in­sis­tir, ofre­cién­do­nos, de es­ta ma­ne­ra, un buen mo­de­lo de ora­ción de sú­pli­ca.

El Bau­tis­mo co­mo ilu­mi­na­ción

Del mis­mo mo­do que el en­cuen­tro en­tre Bar­timeo y Je­sús tie­ne lu­gar en el ca­mino ha­cia Je­ru­sa­lén, don­de se con­su­ma­rá la Pas­cua del Se­ñor, la Igle­sia ha con­ce­bi­do des­de siem­pre el Bau­tis­mo co­mo una ilu­mi­na­ción. La ca­te­que­sis du­ran­te el pe­río­do cua­res­mal, tiem­po de pre­pa­ra­ción pa­ra la Pas­cua, así co­mo la re­cep­ción del sa­cra­men­to en la Vi­gi­lia Pas­cual, don­de co­bra un fuer­te pro­ta­go­nis­mo la luz fren­te a las ti­nie­blas, cons­ta­tan el pa­ra­le­lis­mo en­tre Bar­timeo y el cris­tiano. Por úl­ti­mo, quien ha si­do ilu­mi­na­do pue­de re­fle­jar esa luz a los de­más. El pa­sa­je de la cu­ra­ción del cie­go Bar­timeo nos pro­po­ne ser luz del mun­do des­de la pers­pec­ti­va del que ha si­do rescatado de las ti­nie­blas y no pue­de per­mi­tir que los de­más vi­van en la os­cu­ri­dad.

Je­sús de­vuel­ve la vis­ta al cie­go Bar­timeo.

Wi­lliam Bla­ke. Ya­le Cen­ter for Bri­tish Art, Paul Me­llon Co­llec­tion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.