En­tre­gad y vi­vid la ale­gría del Evan­ge­lio

En un mun­do que vi­ve en el des­ga­rro de las di­vi­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos, de las dis­cor­dias y ene­mis­ta­des, se ha­ce pre­sen­te el Pue­blo de Dios , que tie­ne el man­da­to de amar co­mo el mis­mo Cris­to lo hi­zo, has­ta dar la vi­da por to­dos los hom­bres

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Mi ex­pe­rien­cia con los jó­ve­nes es que sa­béis mo­vi­li­za­ros por cau­sas en las que os sen­tís di­rec­ta­men­te im­pli­ca­dos

Es­te mes de oc­tu­bre es­tá sien­do un tiem­po de gra­cia muy es­pe­cial pa­ra to­da la Igle­sia. En el Sí­no­do, con la pre­sen­cia de obis­pos de to­das las par­tes del mun­do y de jó­ve­nes de to­das las la­ti­tu­des y de to­das las cul­tu­ras, en si­tua­cio­nes muy di­fe­ren­tes, que es­cu­chan y to­man la pa­la­bra, sois los jó­ve­nes los gran­des pro­ta­go­nis­tas. Ob­ser­ve­mos al­gu­nos ám­bi­tos de la vi­da que afec­tan más a los jó­ve­nes: el tra­ba­jo que no se tie­ne o que, cuan­do se tie­ne, no res­pe­ta su dig­ni­dad de per­so­nas; la mi­gra­ción en la que un al­to por­cen­ta­je son jó­ve­nes; las dis­tin­tas for­mas de ex­clu­sión; en­fer­me­da­des y su­fri­mien­tos; ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes… Cuan­do uno se fi­ja en las es­ta­dís­ti­cas y en la si­tua­ción que vi­ve el mun­do, es nor­mal que es­ta reali­dad de los jó­ve­nes ocu­pe con in­ten­si­dad la vi­da de la Igle­sia. Ade­más, es en la ju­ven­tud don­de se to­man elec­cio­nes de vi­da que de­ter­mi­nan la iden­ti­dad y el cur­so de una exis­ten­cia. Mi ex­pe­rien­cia per­so­nal con vo­so­tros, a los que he de­di­ca­do par­te de mi vi­da y co­mo obis­po quie­ro y de­seo se­guir ha­cién­do­lo, es que sa­béis mo­vi­li­za­ros por cau­sas en las que os sen­tís di­rec­ta­men­te im­pli­ca­dos.

Es­cri­bo es­ta car­ta un do­min­go, des­pués de ha­ber es­cu­cha­do en el Evan­ge­lio a dos her­ma­nos de eda­des muy di­fe­ren­tes, San­tia­go y Juan, uno de ellos jo­ven. Se acer­ca­ron a Je­sús pa­ra de­cir­le así: «Maes­tro, que­re­mos que ha­gas lo que te va­mos a pe­dir». La res­pues­ta del Se­ñor fue in­me­dia­ta: «¿Qué que­réis que ha­ga por vo­so­tros?». Co­mo bien sa­béis, ellos pi­die­ron pres­ti­gio, po­der, man­dar so­bre los de­más... Y Je­sús les pro­pu­so otros ca­mi­nos, que son los que real­men­te cam­bian es­te mun­do: «¿Sois ca­pa­ces de be­ber el cá­liz que yo voy a be­ber, o de bau­ti­za­ros con el bau­tis­mo con que yo me voy a bau­ti­zar?». La res­pues­ta de am­bos, un po­co in­cons­cien­te, fue in­me­dia­ta: «Lo so­mos». El Se­ñor les ex­pli­có en­se­gui­da lo que sig­ni­fi­ca­ba en­trar por ese ca­mino: ser ser­vi­do­res de to­dos, ha­cer­se los úl­ti­mos, has­ta dar la vi­da… Pa­re­ce que les en­tu­sias­mó, pues si­guie­ron con Él. Y en­tu­sias­mó más al jo­ven Juan, quien tu­vo una in­ti­mi­dad tan gran­de con el Se­ñor que, al fi­nal de su vi­da, le dio el en­car­go de aco­ger a su Ma­dre en nom­bre de to­dos.

Ca­da día es­toy más con­ven­ci­do de que las imá­ge­nes fal­sas de Je­sús qui­tan fas­ci­na­ción. La que en­tre­gó Je­sús a es­tos dos pri­me­ros dis­cí­pu­los, que es la que da a to­dos los hom­bres que se acer­can a Él con in­de­pen­den­cia de su edad, siem­pre atrae. Y por eso si­gue fas­ci­nan­do a los jó­ve­nes. Qué ale­gría en­gen­dra en el co­ra­zón el se­gui­mien­to al Se­ñor, la co­mu­nión con Él, la fra­ter­ni­dad y la co­mu­nión, el po­ner los pri­me­ros a quie­nes es­tán los úl­ti­mos… Re­cuer­do to­do lo que los jó­ve­nes de Ma­drid me en­tre­ga­ron en el Par­la­men­to de Ju­ven­tud pa­ra es­te Sí­no­do que es­ta­mos ce­le­bran­do. Es­toy ple­na­men­te con­ven­ci­do de que, cuan­do se abren es­pa­cios de en­cuen­tro y es­cu­cha, don­de pue­den ex­pre­sar­se y se sa­ben es­cu­cha­dos, ven que hay una ma­ne­ra real de cons­ti­tuir­se la dig­ni­dad per­so­nal, con­tra to­da pre­ten­sión de eli­mi­nar el ver­da­de­ro ros­tro del ser hu­mano que apa­sio­na, en­vía y lan­za a vi­vir en mi­sión, en sa­li­da.

Se pue­de cam­biar el mun­do

¿Có­mo rea­li­zar es­ta mi­sión de en­tre­gar y vi­vir en la ale­gría del Evan­ge­lio? Tres ta­reas son im­pres­cin­di­bles:

1. Con­ver­sión pas­to­ral y anun­cio del Evan­ge­lio.

Con­lle­va de­jar­nos guiar por la Pa­la­bra de Dios que nos ofre­ce to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­vi­ta­li­zar y mo­ver nues­tra exis­ten­cia a se­guir a Je­su­cris­to co­mo el úni­co Ca­mino, Ver­dad y Vi­da. No va­le cual­quier pa­la­bra. So­la­men­te la que vie­ne de Dios nos ofre­ce y da lo ne­ce­sa­rio pa­ra dar res­pues­tas en la his­to­ria co­ti­dia­na y, ade­más, es fuen­te de amor y de ale­gría pa­ra quie­nes la es­cu­chan y la aco­gen en su co­ra­zón.

2. Sa­lir y amar en­tre­gan­do la vi­da a los po­bres.

Qué da­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo, en el en­cuen­tro de Je­sús con el jo­ven ri­co, cuan­do lo lla­ma al ries­go, a per­der lo que ya tie­ne ad­qui­ri­do, a con­fiar. Las pa­la­bras de Je­sús son cla­ras y lle­van una pro­fun­da mi­ra­da de amor. «Una co­sa te fal­ta: an­da, ven­de lo que tie­nes, dá­se­lo a los po­bres, así ten­drás un te­so­ro en el cie­lo, lue­go ven y sí­gue­me» (Mc 10,21). Es­to ayu­da a vi­vir un ca­mino de reconciliación con el pro­pio cuer­po y con uno mis­mo, con los de­más y con el mun­do. En ese sa­lir y en­tre­gar la vi­da a los po­bres, a quie­nes más lo ne­ce­si­ten, se des­cu­bre la ple­ni­tud de la ale­gría. ¿Por qué? Cuan­do uno se des­cu­bre a sí mis­mo que es ama­do por Dios, des­cu­bre una con­se­cuen­cia in­me­dia­ta: que tie­ne que re­ga­lar ese amor re­ci­bi­do a los que tie­ne a su la­do, que no lo pue­de guar­dar pa­ra sí (fa­mi­lia, tra­ba­jo, es­tu­dios, com­pro­mi­so so­cial y ci­vil, los que más ne­ce­si­tan).

3. Con la con­vic­ción ab­so­lu­ta de que se pue­de cam­biar el mun­do.

En­tran­do por un ca­mino de si­no­da­li­dad, que re­quie­re que nos es­cu­che­mos, que de­mos ca­bi­da a to­dos, tam­bién a los jó­ve­nes, pa­ra que sean pro­ta­go­nis­tas y no me­nos es­pec­ta­do­res. El pro­ce­so si­no­dal es un ca­mino he­cho jun­tos y que nos in­vi­ta a re­des­cu­brir la ri­que­za e iden­ti­dad del Pue­blo de Dios que ha de de­fi­nir a la Igle­sia co­mo un signo pro­fé­ti­co de co­mu­nión en el mun­do. En un mun­do que vi­ve en el des­ga­rro de las di­vi­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos, de las dis­cor­dias y ene­mis­ta­des, se ha­ce pre­sen­te el Pue­blo de Dios , que tie­ne el man­da­to de amar co­mo el mis­mo Cris­to lo hi­zo, has­ta dar la vi­da por to­dos los hom­bres, en to­das las la­ti­tu­des de la tie­rra, en ca­da una de las cul­tu­ras.

AVAN

Un gru­po de jó­ve­nes du­ran­te una evan­ge­li­za­ción en Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.