El maes­tro ex­co­mul­ga­do

El Mu­seo del Pra­do reúne por pri­me­ra vez un mo­no­grá­fi­co la obra del ar­tis­ta Bar­to­lo­mé de Cárdenas, alias el Ber­me­jo, un maes­tro del tar­do­me­die­vo pe­nin­su­lar, prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral. Se po­drá vi­si­tar en la pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Lu­cía Ló­pez Alon­so

Ape­nas un par de días des­pués de que el Pa­pa Fran­cis­co ani­ma­ra a los cris­tia­nos a re­zar a san Mi­guel y pe­dir­le que ayu­de a la Igle­sia a re­cha­zar al de­mo­nio, una apo­teó­si­ca ima­gen del mis­mo san­to inau­gu­ra­ba (pro­ta­go­nis­ta de los car­te­les) la nue­va ex­po­si­ción del Mu­seo del Pra­do.

Co­mi­sa­ria­da por Joan Mo­li­na, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat de Gi­ro­na, y or­ga­ni­za­da por el Pra­do y el Mu­seo Na­cio­nal d’Art Ca­ta­lun­ya, Bar­to­lo­mé Ber­me­jo po­drá vi­si­tar­se en la pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña has­ta el pró­xi­mo 27 de enero del 2019. Se tra­ta de una ex­po­si­ción que por pri­me­ra vez reúne mo­no­grá­fi­ca­men­te la obra del ar­tis­ta Bar­to­lo­mé de Cárdenas (h. 1440-h. 1501), alias el Ber­me­jo, to­do un maes­tro del tar­do­me­die­vo pe­nin­su­lar, que sin em­bar­go has­ta hoy era prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral.

Los mis­te­rios de su bio­gra­fía (de ju­deo­con­ver­so en épo­ca de In­qui­si­ción; de ar­tis­ta erran­te na­ci­do en Cór­do­ba y for­ma­do en la Va­len­cia del se­gun­do ter­cio del si­glo XV) con­tras­tan en es­ta mues­tra con la cla­ri­dad de su pin­tu­ra, que co­nec­ta con las emo­cio­nes, e in­clu­so con lo es­pi­ri­tual, a tra­vés de la ex­pe­rien­cia de los sen­ti­dos.

San Mi­guel triun­fan­te, con to­do de­ta­lle

Ya en la pri­me­ra sa­la de la ex­hi­bi­ción, el vi­si­tan­te des­cu­bre que Ber­me­jo es un pin­tor al que hay que to­mar­se con tran­qui­li­dad, pa­ra sa­bo­rear de­ta­lle a de­ta­lle. De­te­ner­se a mi­rar sus obras, la ma­yo­ría óleos so­bre ta­bla, has­ta des­cu­brir los pie­ce­ci­tos do­ra­dos que Cris­to ha de­ja­do so­bre el mon­te cuan­do ha em­pren­di­do su As­cen­sión. Apre­ciar el fuer­te con­tras­te de los fon­dos agua­ma­ri­na y los ro­jos de los man­tos, o de­lei­tar­se con las trans­pa­ren­cias de las fi­gu­ras o el pan de oro –ese co­lás del mun­do gó­ti­co– con el que se re­pre­sen­tan las ar­qui­tec­tu­ras.

Y en­ton­ces asom­bra el San Mi­guel triun­fan­te so­bre el de­mo­nio (1468), su pri­me­ra obra fe­cha­da, en la que la fir­ma del ar­tis­ta apa­re­ce es­cri­ta en un per­ga­mino, den­tro de la es­ce­na. El mis­mo jue­go se re­pi­te den­tro de la ar­ma­du­ra del san­to, en la que se re­fle­ja la fa­mo­sa ima­gen de la Je­ru­sa­lén ce­les­te, con­vir­tien­do la ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual en un he­cho de ve­ro­si­mi­li­tud ma­té­ri­ca, por­que el es­pec­ta­dor lo re­ci­be y asi­mi­la a tra­vés de sen­sa­cio­nes. La tex­tu­ra de la ca­pa, el rea­lis­mo de la ve­ge­ta­ción a los pies de san Mi­guel o el bri­llo en los ojos que el de­mo­nio tie­ne en los pe­zo­nes.

Apro­xi­mar las his­to­rias de san­tos al es­pec­ta­dor

En la se­gun­da sa­la, el pin­tor que ha­bía re­pre­sen­ta­do al Bau­tis­ta jun­to a un cor­de­ro con las pa­tas ha­cia arri­ba (ori­gi­nal sím­bo­lo del Cal­va­rio) sor­pren­de de nue­vo con re­pre­sen­ta­cio­nes de san­tos a ve­ces poé­ti­cas e idea­li­za­das (san­ta Ca­ta­li­na en una pre­de­la, con el li­rio y el co­ra­zón, en el que chis­po­rro­tea una suer­te de ben­ga­la), pe­ro más a me­nu­do cer­ca­nas, ex­plí­ci­tas, que apro­xi­man el tes­ti­mo­nio de los san­tos al es­pec­ta­dor. Co­mo en la pe­que­ña se­rie de­di­ca­da a san­ta En­gra­cia, en la que se ve a la jo­ven ama­rra­da a la co­lum­na, mar­ti­ri­za­da en una Za­ra­go­za que Ber­me­jo ha­bi­tó, y re­pre­sen­tó col­ma­da de ele­men­tos de la cul­tu­ra na­za­rí. O co­mo en San­to obis­po (¿san Be­ni­to de Nur­sia?), en la que un mon­je con­tem­pla la na­tu­ra­le­za (ora), otro co­ci­na (et la­bo­ra) y el pro­ta­go­nis­ta pa­re­ce re­dac­tar la cé­le­bre re­gla, sen­ta­do en su es­cri­to­rio, im­pre­sio­nan­do al es­pec­ta­dor «la ca­li­dad de

las co­sas», co­mo es­cri­bió en 1926 el his­to­ria­dor va­len­ciano Elías Tor­mo. La vo­lup­tuo­si­dad de la ca­pa plu­vial, de los li­bros co­mo te­las, de las ten­ta­cio­nes del mun­do que in­ter­pre­ta­ron los pin­to­res de fi­nes del si­glo XV, co­mo Ber­me­jo. Tan in­flui­dos por los maes­tros ita­lia­nos co­mo por los fla­men­cos.

La mu­jer del Ber­me­jo no se sa­bía el cre­do

Eso dic­ta­mi­nó el in­qui­si­dor Maes­tro Mar­tín en 1486, y pa­re­ce que, cier­ta­men­te, aquel año la es­po­sa de Ber­me­jo fue con­de­na­da en Ara­gón por prác­ti­cas ju­dai­zan­tes. Y no fue la úni­ca de la pa­re­ja que tu­vo gran­des pro­ble­mas con la Igle­sia de la épo­ca: mien­tras eje­cu­ta­ba su San­to Do­min­go de Si­los en­tro­ni­za­do co­mo obis­po (1474-7), pa­ra el re­ta­blo de la pa­rro­quia da­ro­cen­se de san­to Do­min­go de Si­los, Bar­to­lo­mé Ber­me­jo fue ex­co­mul­ga­do. Pe­ro na­da de eso evi­ta­ría que po­cos años más tar­de, ya ins­ta­la­do en Bar­ce­lo­na, ter­mi­na­ra la que pa­ra mu­chos es su me­jor pie­za, la Pie­dad Des­plà (1490), tam­bién pre­sen­te en la mues­tra del Pra­do, lla­ma­da así en ho­nor a Lluís Des­plà, su co­mi­ten­te.

La ad­mi­ra­ción de los mo­der­nos

Hu­bo que es­pe­rar ca­si al si­glo pa­sa­do pa­ra que la obra de Ber­me­jo fue­ra re­cu­pe­ra­da por es­tu­dio­sos y co­lec­cio­nis­tas. Tal vez ese in­te­rés se de­bió a la enor­me e ines­pe­ra­da ex­pre­si­vi­dad de sus es­ce­nas re­li­gio­sas, que to­da­vía en la ac­tua­li­dad pue­den enamo­rar nues­tra mi­ra­da. A los car­mi­ni e ver­des e vio­le­tes de su Vir­gen de la Mi­se­ri­cor­dia (1479). A la ve­ra­ci­dad de los ros­tros de los após­to­les, en su Muer­te y Asun­ción de la Vir­gen (1468-72). A la mo­der­ni­dad de su Cruz pro­ce­sio­nal con el ros­tro de Cris­to y los ins­tru­men­tos de la Pa­sión o a los sol­da­dos de su Re­su­rrec­ción, des­can­san­do co­mo la­gar­tos me­tá­li­cos al­re­de­dor del se­pul­cro. A to­das esas co­sas, en fin, que de­mues­tran que el ar­te es al­go más que do­rar ye­so o di­bu­jar­les lá­gri­mas a las ma­don­nas.

Fo­tos: Mu­seo del Pra­do San Mi­guel triun­fan­te so­bre el de­mo­nio con An­to­ni Joan. Na­tio­nal Ga­llery, Lon­dres

Fla­ge­la­ción de san­ta En­gra­cia. Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Bil­bao

Vir­gen de la Mi­se­ri­cor­dia.

Grand Ra­pids Art Mu­seum

Muer­te y Asun­ción de la Vir­gen.

Staatli­che Mu­seen zu Ber­lín, Ge­mäl­de­ga­le­rie

Pie­dad Des­plà.

Ca­te­dral de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.