La his­to­ri­ci­dad de los gran­des per­so­na­jes de la Bi­blia

Sien­do la Bi­blia Pa­la­bra de Dios en el len­gua­je de los hom­bres, es un vehícu­lo de trans­mi­sión de ex­pe­rien­cia de vi­da a la luz de la fe en un Dios úni­co, por lo que las his­to­rias des­cri­tas no tie­nen co­mo in­ten­ción pri­me­ra con­tar una his­to­ria en que los hec

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Elio Pas­se­to, NDS

Una par­te de la com­pren­sión de las per­so­na­li­da­des de la Bi­blia de­pen­de de su uni­ver­so sim­bó­li­co. Con eso no es­ta­mos re­du­cien­do los per­so­na­jes a me­ros ele­men­tos sim­bó­li­cos, sin em­bar­go, exis­te una par­te im­por­tan­te de co­no­ci­mien­to de al­gu­nos per­so­na­jes que es­ca­pan a las in­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas. A ve­ces se pue­den dis­tin­guir las le­yen­das de los he­chos his­tó­ri­cos so­bre ca­da per­so­na­je, pe­ro en al­gu­nos ca­sos son las le­yen­das las que his­to­ri­zan a los per­so­na­jes.

Mu­chos de es­tos per­so­na­jes iden­ti­fi­can a par­tir de la in­for­ma­ción his­tó­ri­ca dis­po­ni­ble, sea a tra­vés de es­cri­tos, sea por otros me­dios que cer­ti­fi­can la ve­ra­ci­dad del per­so­na­je en cues­tión. Sin em­bar­go, cuan­to más re­tro­ce­de­mos en el tiem­po, más va­mos per­dien­do aque­llos ras­gos his­tó­ri­cos ve­ri­fi­ca­bles, pues­to que no exis­ten tex­tos que co­rres­pon­dan a la épo­ca en cues­tión y no hay otros da­tos que nos per­mi­tan ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción re­ci­bi­da. Por otro la­do, la au­sen­cia de esos ele­men­tos que per­mi­ten la au­ten­ti­fi­ca­ción no ha­ce fal­so al per­so­na­je; al con­tra­rio, eso nos in­vi­ta a bus­car otros cri­te­rios pa­ra lo­grar la de­co­di­fi­ca­ción del len­gua­je uti­li­za­do.

Los per­so­na­jes es­tán re­la­ta­dos en la Bi­blia y la Bi­blia, a su vez, se com­po­ne de sus per­so­na­jes. Sien­do la Bi­blia Pa­la­bra de Dios en el len­gua­je de los hom­bres, es un vehícu­lo de trans­mi­sión de ex­pe­rien­cia de vi­da a la luz de la fe en un Dios úni­co, por lo que los re­la­tos y las his­to­rias des­cri­tas no tie­nen co­mo in­ten­ción pri­me­ra con­tar una his­to­ria en que los he­chos des­cri­tos obe­dez­can a cri­te­rios fác­ti­cos. An­te to­do, los tex­tos que cuen­tan el ini­cio de la his­to­ria bí­bli­ca, así co­mo el con­tex­to his­tó­ri­co de los per­so­na­jes, bí­bli­cos no co­rres­pon­den al pe­río­do de re­dac­ción de los tex­tos. No te­ne­mos nin­gún me­dio pa­ra con­tras­tar ni los he­chos con­ta­dos ni el con­tex­to don­de ocu­rrió. El re­la­to de los pri­me­ros on­ce ca­pí­tu­los del li­bro del Gé­ne­sis se con­fun­de con le­yen­das an­ti­quí­si­mas de otros pue­blos del pa­sa­do. La his­to­ria de la for­ma­ción del pue­blo de Is­rael no fue acom­pa­ña­da de re­la­tos si­mul­tá­neos, los tex­tos vi­nie­ron mu­chos si­glos des­pués. En­ton­ces, ¿có­mo in­ter­pre­tar los he­chos y los per­so­na­jes pre­sen­tes en esos re­la­tos?

La apor­ta­ción de la ar­queo­lo­gía

Hoy la ar­queo­lo­gía con­tri­bu­ye enor­me­men­te a ex­pli­car el pa­sa­do. Don­de los tex­tos no pue­den ser ve­ri­fi­ca­dos, la ar­queo­lo­gía po­si­bi­li­ta re­ve­lar ras­gos im­por­tan­tes que ex­pli­can, a ve­ces, los re­la­tos que en­con­tra­mos en los tex­tos. En los úl­ti­mos años, se ha pro­du­ci­do un in­ten­so tra­ba­jo ar­queo­ló­gi­co en Is­rael, y el as­pec­to bí­bli­co ha si­do pri­vi­le­gia­do en los re­cien­tes des­cu­bri­mien­tos. El país es­tá sien­do ex­ca­va­do de nor­te a sur y mu­chos nue­vos des­cu­bri­mien­tos per­mi­ten tra­zar una im­por­tan­te lí­nea pa­ra­le­la en­tre el tex­to, su con­tex­to y las evi­den­cias des­cu­bier­tas por la la­bor ar­queo­ló­gi­ca. Es­ta co­rres­pon­den­cia en­tre el re­la­to del tex­to bí­bli­co y los des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos ase­gu­ra el he­cho de que el tex­to bí­bli­co no es una li­te­ra­tu­ra di­vor­cia­da de la reali­dad his­tó­ri­ca. Cier­ta­men­te, el tex­to no qui­so con­tar una his­to­ria en el sen­ti­do es­tric­to del tér­mino, sino con­tar una ex­pe­rien­cia vi­vi­da, mu­chas ve­ces co­lec­ti­va, don­de el len­gua­je no es su­fi­cien­te pa­ra ex­pre­sar­la.

En mu­chos ca­sos, los he­chos fue­ron trans­mi­ti­dos oral­men­te, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, se­gún la me­mo­ria co­lec­ti­va has­ta con­ver­tir­se en tex­to. Por eso, el he­cho con­ta­do no es una me­ra in­ven­ción, sino que si­gue su cri­te­rio pro­pio y pa­ra lo­grar una com­pren­sión real, la cla­ve de lec­tu­ra no de­be ser so­la­men­te el cri­te­rio his­tó­ri­co, sino que hay que leer el re­la­to des­de su in­te­rior, don­de el len­gua­je no ago­ta to­da la ri­que­za de lo vi­vi­do.

Ig­na­cio Gil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.