La ca­ra­va­na de mi­gran­tes que no es una ex­cep­ción

Ha sal­ta­do a los ti­tu­la­res de to­do el mun­do, pe­ro la ca­ra­va­na de mi­gran­tes que sa­lió el 13 de oc­tu­bre de la hon­du­re­ña San Pe­dro Su­la no es al­go ex­tra­or­di­na­rio. «Ca­da día sa­len 300 hon­du­re­ños del país», ase­gu­ra el obis­po es­pa­ñol Án­gel Ga­ra­cha­na, hu­yen­do de

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - C. S. A. / F. O. / J. L. V. D.-M.

Su ma­ri­do y su hi­jo ma­yor van en la ca­ra­va­na de mi­gran­tes que par­tió el 13 de oc­tu­bre des­de sue­lo hon­du­re­ño ha­cia el sue­ño es­ta­dou­ni­den­se. Ella se que­dó en un su­bur­bio de Te­gu­ci­gal­pa con los dos pe­que­ños, «vi­si­ble­men­te des­nu­tri­dos», co­mo los des­cri­be una mi­sio­ne­ra me­xi­ca­na que tra­ba­ja en la zo­na. Uno de ellos, ade­más, es­tá en­fer­mo. La mu­jer lle­va dos se­ma­nas con una pro­fun­da de­pre­sión: no tie­nen pa­ra co­mer y no sa­be qué se­rá de su fa­mi­lia. «Es nor­mal que la gen­te lle­gue al ex­tre­mo de de­jar atrás a sus hi­jos malnu­tri­dos pa­ra sa­lir del país, sa­ben que no hay es­pe­ran­za», afir­ma fray Ale­xis Zú­ñi­ga, re­li­gio­so tri­ni­ta­rio que tra­ba­ja en los ba­rrios más de­pri­mi­dos de la ca­pi­tal.

«Va­mos a ver si lle­ga­mos pa­ra po­der tra­ba­jar y dar al­go me­jor a nues­tros hi­jos», di­je­ron sus ve­ci­nos a la ma­dre de De­lio Acei­tuno, se­mi­na­ris­ta en San Pe­dro Su­la, an­tes de co­ger una bol­sa con lo bá­si­co y de­jar su ca­sa pa­ra siem­pre. Ma­dre, pa­dre, ni­ña de tres años e hi­jo en Pri­ma­ria aban­do­na­ron to­do lo co­no­ci­do pa­ra te­ner un hi­po­té­ti­co fu­tu­ro en el que «no fal­ten me­di­ci­nas o las tie­rras no es­tén en ma­nos de unos po­cos», ase­gu­ra el se­mi­na­ris­ta, ape­sa­dum­bra­do.

Mien­tras, Ka­ri­na llo­ra. Es de ma­dru­ga­da en el país cen­troa­me­ri­cano, pe­ro las preo­cu­pa­cio­nes no de­jan que la mu­jer duer­ma. «Yo no me su­mé a es­ta úl­ti­ma ca­ra­va­na por­que no ten­go ni un cin­co pa­ra po­der so­bre­vi­vir en el tra­yec­to. Pe­ro quie­ro ir a EE. UU. cuan­to an­tes», re­co­no­ce. Con 38 años y va­rios hi­jos, «si­go de­pen­dien­do de mi ma­dre pa­ra vi­vir, y me da mu­chí­si­ma ver­güen­za re­co­no­cer­lo». Tres años en el pa­ro, una ces­ta de la com­pra y unas fac­tu­ras cu­yo pre­cio se in­cre­men­ta ca­da día –com­prar fri­jo­les, huevos o que­so pue­de lle­gar a cos­tar el do­ble del sa­la­rio mí­ni­mo, al que ape­nas lle­ga un 40 % de la po­bla­ción– han lle­va­do a la de­ses­pe­ra­ción a la hon­du­re­ña, que re­co­no­ce sen­tir­se «de­rro­ta­da». Sa­be que es un ca­mino pe­li­gro­so, que es­te lu­nes fa­lle­ció un com­pa­trio­ta tras un en­fren­ta­mien­to con la Po­li­cía me­xi­ca­na al tra­tar de ti­rar aba­jo la va­lla fron­te­ri­za con Gua­te­ma­la. Sa­be que el pre­si­den­te Trump ha ame­na­za­do con en­viar al Ejér­ci­to a fre­nar la lle­ga­da y que la vi­da en EE. UU. no se­rá lo que siem­pre so­ñó. Sa­be que so­lo el 17 % de los que em­pren­den el via­je lo­gran su ob­je­ti­vo. El res­to se que­da apre­sa­do en el ca­mino, es de­por­ta­do o, lo que es peor, se­cues­tra­do, ase­si­na­do o mu­ti­la­do tras ser arro­lla­do por La Bes­tia, el tren que cru­za Mé­xi­co de sur a nor­te. «Pe­ro aún así me quie­ro mar­char. Aquí o eres del par­ti­do del Go­bierno o no pue­des as­pi­rar a un tra­ba­jo, y yo no lo soy».

Ade­más del 60 % de la po­bla­ción vi­vien­do ba­jo el um­bral de la po­bre­za, que co­me una so­la vez al día, «el Go­bierno ha pri­va­ti­za­do ca­si to­do, ha re­cor­ta­do en sa­ni­dad y edu­ca­ción», de­nun­cia fray Ale­xis, quien ase­gu­ra que la co­rrup­ción en su país es lo que ha lle­va­do a es­ta si­tua­ción ex­tre­ma. «Ha­ce al me­nos seis años que que­bró el se­gu­ro so­cial, fue al­go es­can­da­lo­so que ha que­da­do im­pu­ne», sen­ten­cia –de he­cho, la po­bla­ción tie­ne has­ta que pe­dir prés­ta­mos pa­ra ir a la far­ma­cia–. Al igual que «el es­cán­da­lo del des­fal­co de un ge­ren­te de una em­pre­sa de ener­gía eléc­tri­ca, que ha he­cho que se in­cre­men­te el cos­te, pe­ro na­die pa­ga por ello». Otro da­to es­tre­me­ce­dor es que «ha­ce más de 20 años que no se inau­gu­ra un co­le­gio de Se­cun­da­ria».

El des­po­jo de tie­rras y la vio­len­cia

La car­va­na más me­diá­ti­ca co­men­zó el 12 de oc­tu­bre. «Un gru­po de 150 per­so­nas per­se­gui­das por el ac­tual Go­bierno ha­bía to­ma­do la ini­cia­ti­va de via­jar en gru­po co­mo es­tra­te­gia de pro­tec­ción, y lle­gar a Mé­xi­co o EE. UU. pa­ra so­li­ci­tar asi­lo», ase­gu­ra la her­ma­na Li­dia Ma­ra Sil­va de Sou­za, coor­di­na­do­ra na­cio­nal de la Pas­to­ral de Mo­vi­li­dad Hu­ma­na en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal hon­du­re­ña. La si­tua­ción dio un gi­ro ra­di­cal cuan­do uno de ellos pu­bli­có en las re­des so­cia­les el lu­gar y la ho­ra en la que sal­drían: «Así em­pe­za­ron a su­mar­se cien­tos de per­so­nas que su­fren una vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de sus de­re­chos hu­ma­nos». A la po­bre­za y la fal­ta de re­cur­sos, la re­li­gio­sa su­ma «el des­po­jo de tie­rras y la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal de los úl­ti­mos diez años, pro­vo­ca­dos por la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, hi­dro­eléc­tri­cas y mo­no­cul­ti­vos que han de­ja­do a mi­les de per­so­nas sin ca­sa, sin tra­ba­jo y sin con­di­cio­nes de vi­da sa­lu­da­bles».

Tam­bién «la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da es un fac­tor que obli­ga a mu­chas per­so­nas a mi­grar en bús­que­da de pro­tec­ción. Sa­len hu­yen­do del re­clu­ta­mien­to for­za­do, ex­tor­sio­nes, per­se­cu­ción y

ame­na­zas por par­te del cri­men or­ga­ni­za­do, pe­ro tam­bién de po­li­cías y mi­li­ta­res que per­si­guen a los opo­si­to­res al Go­bierno», des­ve­la la her­ma­na Sil­va. Mu­chos de los mi­gran­tes tie­nen hi­jos jó­ve­nes en edad de ser re­clu­ta­dos por las pan­di­llas ca­lle­je­ras o cu­yos fa­mi­lia­res han te­ni­do pro­ble­mas con al­gu­na de ellas. Es el ca­so de Jes­si­ca, ma­dre de cua­tro hi­jos cu­yos pri­mo­gé­ni­tos se in­vo­lu­cra­ron en una ma­ra ha­ce años y lle­ga­ron a mon­tar en su ca­sa un cen­tro de ope­ra­cio­nes. Cuan­do uno «ca­yó pre­so por un pro­ble­ma de deu­das em­pe­za­ron a ame­na­zar a su ma­dre con ma­tar a sus hi­jas pe­que­ñas», ex­pli­ca fray Ale­xis. La fa­mi­lia ha in­ten­ta­do huir sin suer­te en va­rias oca­sio­nes y aho­ra ni si­quie­ra pue­den co­ger el trans­por­te. «Jes­si­ca ha in­ten­ta­do sui­ci­dar­se va­rias ve­ces».

No es al­go nue­vo

La ca­ra­va­na ha sal­ta­do a los gran­des ti­tu­la­res, pe­ro la emi­gra­ción hon­du­re­ña no es al­go nue­vo. «Mi­les de per­so­nas em­pren­den es­te via­je ca­da año, so­lo que lo ha­cen de for­ma dis­cre­ta y no uti­li­zan las fron­te­ras ofi­cia­les pa­ra de­jar el país. La ca­ra­va­na es la opor­tu­ni­dad de via­jar con se­gu­ri­dad», ase­gu­ra la coor­di­na­do­ra de Pas­to­ral de Mo­vi­li­dad Hu­ma­na. Pa­ra el pa­dre Ma­tías Gó­mez, res­pon­sa­ble de la OCSHA en el país cen­troa­me­ri­cano, ade­más «es­ta ca­ra­va­na es par­te de la lu­cha de la opo­si­ción pa­ra sa­car al pre­si­den­te del Go­bierno. Que va­yan or­ga­ni­za­dos lla­ma más la aten­ción que los mi­les que emi­gran ca­da mes por su cuen­ta». Pe­ro «en es­te país hay ha­ce mu­cho un éxo­do si­len­cio­so al que na­die ha­bía pres­ta­do aten­ción. Ca­da día sa­len 300 hon­du­re­ños ha­cia Gua­te­ma­la, Mé­xi­co y EE. UU.», ase­gu­ra Án­gel Ga­ra­cha­na, obis­po es­pa­ñol en San Pe­dro Su­la.

El je­sui­ta Is­mael Mo­reno, co­no­ci­do co­mo el pa­dre Me­lo, cul­pa a EE. UU. de «man­te­ner es­te ré­gi­men pro­duc­tor de ex­clu­sión, ava­lan­do la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad, el frau­de elec­to­ral, la re­pre­sión mi­li­tar y el ase­si­na­to de opo­si­to­res» [la ONU ha de­nun­cia­do de­ce­nas de ejecuciones ex­tra­ju­di­cia­les]. Du­ran­te una vi­deo­con­fe­ren­cia en la se­de de la ONG En­tre­cul­tu­ras, el sa­cer­do­te en­to­nó un mea cul­pa: «No­so­tros nos he­mos mo­vi­do en el ni­vel de aco­gi­da y acom­pa­ña­mien­to, pe­ro no he­mos to­ca­do de fren­te las po­lí­ti­cas de los go­bier­nos lo­ca­les y de EE. UU.».

AFP/Pe­dro Par­do

Ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes en­tre Ciu­dad Hi­dal­go y Ta­pa­chu­la (Mé­xi­co)

AFP/Or­lan­do Sie­rra

Un in­mi­gran­te de Hon­du­ras es­pe­ra pa­ra cru­zar la fron­te­ra des­de Ciu­dad Te­cun Unam (Gua­te­ma­la) a Ciu­dad Hi­dal­go (Mé­xi­co)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.