Bol­so­na­ro y los pue­blos in­dí­ge­nas

El nue­vo pre­si­den­te de Bra­sil se de­cla­ra ca­tó­li­co, pe­ro ha car­ga­do con du­re­za con­tra los obis­pos

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - San­tia­go Ries­co

De los 209 mi­llo­nes de per­so­nas que pue­blan Bra­sil, ape­nas 900.000 per­te­ne­cen a al­guno de los 305 pue­blos in­dí­ge­nas, ori­gi­na­rios y an­ces­tra­les que ha­bi­tan el país. «El Go­bierno de Bol­so­na­ro va a ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te pe­li­gro­so y ame­na­za­dor pa­ra la vi­da y los de­re­chos de los pue­blos in­dí­ge­nas de Bra­sil», te­me Luis Ven­tu­ra, coor­di­na­dor de Cá­ri­tas Es­pa­ño­la en la REPAM (Red Ecle­sial Pa­na­ma­zó­ni­ca) y miem­bro del Con­se­jo In­di­ge­nis­ta Mi­sio­ne­ro (CIMI), el or­ga­nis­mo de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Bra­si­le­ña (CNBB) pa­ra el acom­pa­ña­mien­to de los pue­blos ori­gi­na­rios.

Jair Mes­sias Bol­so­na­ro se de­cla­ra ca­tó­li­co, pe­ro ha car­ga­do con du­re­za con­tra los obis­pos bra­si­le­ños, de quie­nes ha di­cho que «son la par­te po­dri­da de la Igle­sia ca­tó­li­ca».

Su ene­mis­tad con la ins­ti­tu­ción tie­ne co­mo blan­co es­pe­cial a los gru­pos y per­so­na­li­da­des más di­rec­ta­men­te com­pro­me­ti­dos con la pas­to­ral so­cial e in­dí­ge­na, mien­tras que, por el con­tra­rio, se le con­si­de­ra un hom­bre pró­xi­mo a los in­tere­ses de la in­dus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca y las mul­ti­na­cio­na­les ex­trac­ti­vas, dos de las gran­des ame­na­zas que se cier­nen so­bre el Ama­zo­nas.

Vio­len­cia con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios

Bra­sil es la no­ve­na po­ten­cia eco­nó­mi­ca del mun­do con una su­per­fi­cie equi­va­len­te a 17 ve­ces la de Es­pa­ña, de la que las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas ocu­pan 118 mi­llo­nes de hec­tá­reas (unas dos ve­ces Es­pa­ña). La de­mar­ca­ción de sus te­rri­to­rios es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de con­flic­to con el Es­ta­do. A pe­sar de su pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, los pue­blos in­dí­ge­nas si­guen con­tan­do muy po­co en el país.

Jair Bol­so­na­ro ha in­sis­ti­do du­ran­te to­da la cam­pa­ña en que aca­ba­rá con los de­re­chos de los in­dí­ge­nas so­bre las tie­rras: «No voy a dar ni un cen­tí­me­tro a las re­ser­vas in­dí­ge­nas», ha de­cla­ra­do es­te ex­mi­li­tar que se di­ce pro­vi­da, pe­ro de­fien­de la pe­na de muer­te y las tor­tu­ras lle­va­das a ca­bo du­ran­te la dic­ta­du­ra.

Se­gún el in­for­me Vio­len­cia con­tra los Pue­blos In­dí­ge­nas re­fe­ri­do al año 2016 y ela­bo­ra­do por el Con­se­jo In­di­ge­nis­ta Mi­sio­ne­ro (CIMI), las vio­la­cio­nes con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios se in­cre­men­ta­ron el año de la cri­sis de go­bierno que aca­bó con la sus­ti­tu­ción de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff por su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer. Al me­nos 110 in­dios fue­ron ase­si­na­dos en Bra­sil. Pe­se a la re­duc­ción del nú­me­ro de muer­tes en com­pa­ra­ción con los años pre­ce­den­tes, el in­for­me aler­ta so­bre el con­ti­nuo y sis­te­má­ti­co au­men­to de la vio­len­cia con­tra los pue­blos in­dí­ge­nas.

«Los da­tos de 2017 in­di­can que hu­bo un au­men­to en 14 de los 19 ti­pos de vio­len­cia ana­li­za­dos, prin­ci­pal­men­te de los ca­sos de ex­pul­sión de los in­dios de sus tie­rras», de­nun­cia el CIMI. Te­mer es el pre­si­den­te con el peor desem­pe­ño de de­mar­ca­cio­nes de te­rri­to­rios an­ces­tra­les.

El or­ga­nis­mo ca­tó­li­co se­ña­la en su in­for­me que exis­ten 530 te­rri­to­rios reivin­di­ca­dos por las po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas, pe­ro que aún se en­cuen­tran sin nin­gu­na pro­vi­den­cia ad­mi­nis­tra­ti­va. Otros 53 han si­do iden­ti­fi­ca­dos y re­co­no­ci­dos por la Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio (FUNAI) y es­tán a la es­pe­ra de que lle­gue la ho­mo­lo­ga­ción del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Por úl­ti­mo, 62 de es­tos te­rri­to­rios aguar­dan úni­ca­men­te la fir­ma del pre­si­den­te pa­ra su re­co­no­ci­mien­to de­fi­ni­ti­vo.

AFP Pho­to

Miem­bros de la tri­bu Mun­du­ru­ku en Brasilia (Bra­sil)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.