«Es­ta­mos dis­pues­tos a ha­blar de to­do con el Go­bierno»

Luis Ar­güe­llo, obis­po au­xi­liar de Va­lla­do­lid y nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CEE

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

Uno de los pri­me­ros en­car­gos pa­ra Luis Ar­güe­llo co­mo nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se­rá re­unir­se el 3 de di­ciem­bre con re­pre­sen­tan­tes del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción pa­ra ha­blar so­bre la asig­na­tu­ra de Re­li­gión y la es­cue­la con­cer­ta­da. El tam­bién au­xi­liar de Va­lla­do­lid tras­la­da en en­tre­vis­ta con Al­fa y Ome­ga la dis­po­si­ción de los obis­pos a dia­lo­gar so­bre es­te y cual­quier otro te­ma con el Go­bierno. En lo que res­pec­ta a los abu­sos se­xua­les, re­co­no­ce, «po­dría­mos ha­ber he­cho las co­sas me­jor».

Luis Ar­güe­llo (1953) es de un pue­blo de la vie­ja Cas­ti­lla, un pue­blo de la Es­pa­ña ca­si va­cía. De Me­ne­ses de Cam­pos, en Pa­len­cia. Ser de allí ha con­fi­gu­ra­do su for­ma de ser, co­mo tam­bién lo hi­zo su ma­dre, sin la que «yo no se­ría cre­yen­te». Tam­bién el co­le­gio de La Sa­lle en Va­lla­do­lid, o la uni­ver­si­dad, don­de es­tu­dió De­re­cho y lue­go tra­ba­jó du­ran­te la Tran­si­ción. «Fue­ron años sin­gu­la­res de la his­to­ria de Es­pa­ña. Es­ta vi­ven­cia ha mar­ca­do mi for­ma de ser», re­co­no­ce. Lue­go en­tra­ría en el se­mi­na­rio, don­de, tras la or­de­na­ción, se que­dó co­mo for­ma­dor. Su re­co­rri­do ha in­clui­do nu­me­ro­sas vi­ven­cias pas­to­ra­les, una vin­cu­la­ción al Mo­vi­mien­to Cul­tu­ral Cris­tiano y la pues­ta en mar­cha en Va­lla­do­lid de Jus­ti­cia y Paz, des­pués de que Joa­quín Ruiz Gi­mé­nez le con­ven­cie­ra en el ae­ro­puer­to de El Prat mien­tras com­par­tían el re­tra­so de un vue­lo

Se le mul­ti­pli­ca el tra­ba­jo... De aquí a Na­vi­dad, nos he­mos plan­tea­do to­mar con­cien­cia de la si­tua­ción en un si­tio y otro pa­ra, a par­tir de ahí, or­ga­ni­zar­nos de la me­jor for­ma po­si­ble. ¿Le ha da­do al­gún con­se­jo el car­de­nal Bláz­quez?

Que tra­te de cen­trar­me en lo esen­cial en un la­do y en el otro, que ha­ga to­do con paz y que me apo­ye en las per­so­nas más cer­ca­nas.

En su pre­sen­ta­ción an­tes los me­dios di­jo que «la Igle­sia no son so­lo los obis­pos», aun­que a ni­vel me­diá­ti­co son us­te­des los que siem­pre apa­re­cen. ¿De quién es el pro­ble­ma?

Ca­si nun­ca el pro­ble­ma es so­lo de un la­do. Ha­bla­mos de la pro­mo­ción de la vi­da lai­cal, de la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, de la par­ti­ci­pa­ción, pe­ro ade­más de de­cir­lo hay que im­pul­sar­lo.

En es­te sen­ti­do, ¿asu­mi­rá us­ted de­fi­ni­ti­va­men­te la la­bor de por­ta­voz o, por con­tra, en un lai­co o una lai­ca?

Ten­dre­mos que plan­tear­nos es­ta po­si­bi­li­dad con la Co­mi­sión de Me­dios y la Ofi­ci­na de In­for­ma­ción. Hoy por hoy, la he asu­mi­do yo y, ade­más, era ló­gi­co que apa­re­cie­ra en las pri­me­ras com­pa­re­cen­cias, pri­me­ro pa­ra pre­sen­tar­me y lue­go pa­ra dar cuen­ta de la Asam­blea Ple­na­ria. Pe­ro es una cues­tión que te­ne­mos que ana­li­zar. ¿Es­tá abier­ta la po­si­bi­li­dad de que ha­ya un lai­co en la por­ta­vo­cía? Es­tá abier­ta.

Du­ran­te la ple­na­ria de obis­pos abor­da­ron la re­for­ma de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal. ¿Se­gui­rá las mis­mas pau­tas que la Cu­ria ro­ma­na?

Es uno de los cri­te­rios que te­ner en cuen­ta. Otro se­ría la ne­ce­si­dad de con­cen­trar las di­ver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des o co­mi­sio­nes epis­co­pa­les en torno a las gran­des mi­sio­nes de la vi­da de la Igle­sia, po­nien­do un acen­to en to­do lo que tie­ne que ver con la evan­ge­li­za­ción. ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les re­tos que en­fren­ta la Igle­sia hoy?

Uno tie­ne que ver con la evan­ge­li­za­ción, con el sub­ra­ya­do mi­sio­ne­ro, el pri­mer anun­cio. An­tes, la trans­mi­sión de la fe se ha­cía en el seno de las fa­mi­lias de for­ma ha­bi­tual y, aun­que no se ha in­te­rrum­pi­do del to­do, ya no es igual. Es una lla­ma­da de aten­ción gran­de. Otro es la so­cie­dad se­cu­la­ri­za­da, que vi­ve co­mo si Dios no exis­tie­se, y exi­ge de no­so­tros que ofrez­ca­mos, de ma­ne­ra hu­mil­de, la be­lle­za de la fe, es de­cir, que creer en Dios es al­go bueno pa­ra la vi­da per­so­nal y fa­mi­liar. Es fá­cil de­cir­lo, pe­ro lue­go hay que tes­ti­mo­niar­lo y ofre­cer­lo en la vi­da or­di­na­ria. Es­to exi­ge de no­so­tros una ac­ti­tud de es­cu­cha y diá­lo­go con el mun­do plu­ral de hoy y una vi­da sin com­ple­jos. Por úl­ti­mo, un desafío in­tere­san­te es to­do lo que tie­ne que

«Nues­tras con­vic­cio­nes ayu­dan al bien co­mún y a la dig­ni­dad de la per­so­na»

ver con el de­sa­rro­llo hu­mano in­te­gral. Creo que la Igle­sia, en es­te sen­ti­do, se ha­ce pre­sen­te en la so­cie­dad y tie­ne mu­cho que apor­tar a su cons­truc­ción. Es una pre­sen­cia gra­tui­ta que pue­de ser tes­ti­mo­nial y evan­ge­li­za­do­ra.

Por­que la fe tie­ne una di­men­sión pú­bli­ca, por mu­cho que de­ter­mi­na­das co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas quie­ran ne­gar­la, ¿no?

Los cris­tia­nos po­de­mos te­ner la ten­ta­ción de ser cris­tia­nos so­lo den­tro de nues­tro pro­pio tem­plo, de nues­tra ca­sa... Es una pre­ten­sión que vie­ne de fue­ra, de mo­do que las igle­sias que­den re­clui­das en su pro­pio ám­bi­to. La di­men­sión pú­bli­ca de la fe es evi­den­te, por­que es la di­men­sión pú­bli­ca de la per­so­na y es­to no se pue­de es­con­der en las for­mas de vi­vir. Las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas ha­blan ca­da vez más de la im­por­tan­cia de las con­vic­cio­nes pre­po­lí­ti­cas pa­ra que la pro­pia so­cie­dad se re­ge­ne­re, por­que sin es­tas que­da­ría so­me­ti­da ex­clu­si­va­men­te al de­re­cho po­si­ti­vo. Cree­mos que nues­tras con­vic­cio­nes ayu­dan al bien co­mún y a la dig­ni­dad de la per­so­na.

Se ha­bla mu­cho de la cla­se de Re­li­gión. Di­ce el Go­bierno que se­gui­rá co­mo has­ta aho­ra, pe­ro que se es­tá plan­tean­do que su no­ta no com­pu­te ni pa­ra be­cas ni pa­ra el ac­ce­so a la uni­ver­si­dad. ¿Qué le pa­re­ce?

No de­fen­de­mos la cla­se de Re­li­gión por­que ha­ya unos acuer­dos o un idea­rio, sino por­que nos pa­re­ce que la di­men­sión re­li­gio­sa, es­pi­ri­tual o tras­cen­den­te es im­por­tan­te co­mo lo es la fí­si­ca o la es­té­ti­ca. Des­de ahí, y por el pro­pio ri­gor de la asig­na­tu­ra, nos pa­re­ce im­por­tan­te de­fen­der que ten­ga un es­ta­tus si­mi­lar al res­to. Si se con­si­de­ra, por ejem­plo, que la cla­se de Edu­ca­ción Fí­si­ca tie­ne un es­ta­tus aca­dé­mi­co cu­yas no­tas va­len pa­ra un co­sa y otra, es bueno que sea igual pa­ra to­das las asig­na­tu­ras.

¿Acep­ta­rían la pos­tu­ra del Go­bierno si de su de­ci­sión de­pen­die­se un pac­to edu­ca­ti­vo?

Creo que cuan­do se re­cla­ma el diá­lo­go pa­ra al­can­zar un pac­to edu­ca­ti­vo se tie­ne que es­tar dis­pues­to a ha­blar de to­das las co­sas. Es cier­to que uno lle­va sus pro­pues­tas, sus con­vic­cio­nes, lo que le pa­re­ce de ma­yor o me­nor im­por­tan­cia pa­ra que el acuer­do sea bueno pa­ra to­dos. Si de ver­dad que­re­mos pac­tar, de­be­mos es­tar dis­pues­tos a es­cu­char lo que se nos plan­tee. Uno desea ser es­cu­cha­do y por ello tie­ne que es­cu­char y ver, den­tro de una pro­pues­ta glo­bal, qué es­ta­mos dis­pues­tos a se­guir afir­man­do. De ma­ne­ra pre­via, an­tes de co­men­zar un diá­lo­go, no po­de­mos de­cir que es­ta­mos a ce­der en es­to o aque­llo.

Us­ted sos­tie­ne que a la Igle­sia no le preo­cu­pa so­lo lo que tie­ne que ver con la Re­li­gión o la con­cer­ta­da. ¿Cuá­les son esas otras preo­cu­pa­cio­nes?

La edu­ca­ción hoy se en­fren­ta a desafíos tec­no­ló­gi­cos im­por­tan­tes y en es­te con­tex­to es im­por­tan­te una edu­ca­ción hu­ma­nís­ti­ca, lo que tra­di­cio­nal­men­te he­mos lla­ma­do hu­ma­ni­da­des, que tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner con­cien­cia, pa­ra ser crí­ti­co…

El Go­bierno su­gie­re que la Igle­sia de­be pa­gar el IBI por­que es una bue­na ma­ne­ra de que con­tri­bu­ya a la sa­li­da de la cri­sis...

La exen­ción del IBI no es ex­clu­si­va de la Igle­sia, pues tam­bién la dis­fru­tan las en­ti­da­des lu­cra­ti­vas y es­tá re­gu­la­da con le­yes dis­tin­tas a los Acuer­dos Igle­sia-Es­ta­do de 1979. Ade­más, la Igle­sia no es­tá to­tal­men­te exen­ta, por­que en al­gu­nos ca­sos sí pa­ga es­te im­pues­to. En cual­quier ca­so, el Go­bierno tie­ne el de­re­cho de ha­cer la po­lí­ti­ca fis­cal que le pa­rez­ca opor­tu­na, pe­ro se tie­ne que de­cir tam­bién que es­tos be­ne­fi­cios fis­ca­les tie­nen que ver con el de­seo de pro­mo­ver de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des. Si hu­bie­se una mo­di­fi­ca­ción, es­ta no po­dría afec­tar so­lo a la Igle­sia. So­bre la cues­tión de la cri­sis, ten­go que de­cir que si ha ha­bi­do dos ins­ti­tu­cio­nes que han es­ta­do a la al­tu­ra en es­te tiem­po han si­do las fa­mi­lias y la Igle­sia ca­tó­li­ca, co­mo se ha de­mos­tra­do des­de Cá­ri­tas y otras or­ga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das a ins­ti­tu­cio­nes de Igle­sia. Y si­guen tra­ba­jan­do, pues en mu­chos ca­sos la sa­li­da de la cri­sis ha su­pues­to una pér­di­da en el po­der ad­qui­si­ti­vo y de de­re­chos so­cia­les. La Igle­sia es­tá ahí, en la ac­ción y en la de­nun­cia de es­ta sa­li­da en fal­so de la cri­sis.

¿Les mo­les­tó que la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno des­pa­cha­se en una rue­da de pren­sa el con­te­ni­do de la reunión con el car­de­nal Pa­ro­lin?

Hu­bo ex­tra­ñe­za por el he­cho mis­mo de que la San­ta Se­de tu­vie­se que pu­bli­car una no­ta o por que se ha­bla­se de asun­tos que se en­cuen­tran en el ám­bi­to de com­pe­ten­cias de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal pa­ra los que hay unos cau­ces es­ta­ble­ci­dos. Qui­zás es que ha pa­sa­do po­co tiem­po [des­de la lle­ga­da al po­der del Go­bierno]; es­pe­re­mos la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar. Siem­pre des­de una pers­pec­ti­va: que hoy la Igle­sia no tie­ne nin­gún pri­vi­le­gio en ma­te­ria fis­cal y que es­tá so­me­ti­da un ré­gi­men si­mi­lar al de las en­ti­da­des no lu­cra­ti­vas.

¿Es­ta­rían abier­tos a una re­vi­sión de los Acuer­dos en­tre el Es­ta­do y la San­ta Se­de?

Exis­te un acuer­do en­tre par­tes y, por tan­to, siem­pre hay una po­si­bi­li­dad de re­for­ma de lo pac­ta­do. Su­ce­de co­mo con la Cons­ti­tu­ción: es le­gí­ti­mo plan­tear una re­for­ma, pe­ro pri­me­ro, in­clu­so pa­ra cam­biar­la, es ne­ce­sa­rio cum­plir­la. Pri­me­ro, cum­pla­mos los Acuer­dos y si cual­quie­ra de las par­tes cree, por­que el tiem­po pa­sa y las si­tua­cio­nes son di­ver­sas, que hay al­gún pun­to que me­re­ce ser re­no­va­do, acla­ra­do o mo­di­fi­ca­do, se po­ne en­ci­ma de la me­sa y se ha­bla.

Uno de los te­mas más gra­ves y ur­gen­tes que afec­tan a la Igle­sia tie­ne que ver con los abu­sos a me­no­res por par­te de sa­cer­do­tes. ¿Cree que la Igle­sia en Es­pa­ña es­tá res­pon­dien­do bien a es­tos ca­sos?

Se es­tá abor­dan­do des­de las pro­pias in­di­ca­cio­nes de la San­ta Se­de y a la ex­pec­ta­ti­va de la reunión del Pa­pa con los pre­si­den­tes de las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les en fe­bre­ro. Ha­bla­ría des­de tres pers­pec­ti­vas so­bre es­te asun­to. En pri­mer lu­gar, los ca­sos ocu­rri­dos ha­ce tiem­po y so­bre los que o no se tie­ne co­no­ci­mien­to o no se han abor­da­do co­mo se de­be­ría. Lo que nos preo­cu­pa en es­tos ca­sos es la aten­ción a las víc­ti­mas; son pa­ra no­so­tros una prio­ri­dad. Hay que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que las víc­ti­mas pue­dan en­con­trar un bál­sa­mo pa­ra sus he­ri­das y es­to tie­ne que ver con el re­co­no­ci­mien­to, la pe­ti­ción de per­dón y con el cui­da­do. Es cier­to que des­de el pun­to de vis­ta cuan­ti­ta­ti­vo los ca­sos no son muy abun­dan­tes, pe­ro cua­li­ta­ti­va­men­te son gra­ví­si­mos. En se­gun­do lu­gar, es­tán los ca­sos que pue­dan ocu­rrir en es­te tiem­po y que nos exi­gen co­la­bo­ra­ción y de­nun­cia con jus­ti­cia. Y, por úl­ti­mo, la pre­ven­ción. La Igle­sia quie­re, con es­te en­cuen­tro en el Va­ti­cano, lle­gar a un acuer­do a la ho­ra de las pau­tas que se­guir, lo cual no quie­re de­cir que has­ta aho­ra no se ha­ya he­cho na­da. Se­gu­ra­men­te to­dos po­dría­mos ha­ber he­cho las co­sas me­jor, pe­ro es­tá cla­ro que en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do res­pues­ta por par­te de las dió­ce­sis don­de se ha pre­sen­ta­do al­gún ca­so.

Los obis­pos de Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le o Ita­lia to­ma­ron me­di­das con­cre­tas en sus úl­ti­mas asam­bleas, ce­le­bra­das re­cien­te­men­te. ¿Se han plan­tea­do us­te­des al­gu­na?

La co­mi­sión que se anun­ció el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre es­tá tra­ba­jan­do en es­te sen­ti­do y ya ha he­cho al­gún ti­po de su­ge­ren­cia, pe­ro es­tán en sus­pen­so has­ta el en­cuen­tro de fe­bre­ro.

¿No se han plan­tea­do la crea­ción de un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que las víc­ti­mas pue­dan ha­cer lle­gar sus ex­pe­rien­cias?

Es­te ti­po de de­nun­cias lle­gan en mu­chas oca­sio­nes a tra­vés de otras per­so­nas de la Igle­sia, las más cer­ca­nas, aun­que es cier­to que a al­gu­na víc­ti­ma es­to le pue­de su­po­ner una di­fi­cul­tad gran­de. Po­dría en­ton­ces plan­tear­se al­gún ti­po de me­dio. Pe­ro aho­ra mis­mo te­ne­mos que es­pe­rar a lo que sal­ga de la reunión con el Pa­pa.

¿Se ha plan­te­do la CEE reuni­se con víc­ti­mas?

Así, con ca­rác­ter ge­ne­ral, no. Ca­da obis­po en su dió­ce­sis pue­de ser, pe­ro des­de la CEE es­te plan­tea­mien­to no se ha he­cho.

«Se­gu­ra­men­te po­dría­mos ha­ber he­cho las co­sas me­jor en ma­te­ria de abu­sos, pe­ro es­tá cla­ro que en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do res­pues­ta por par­te de las dió­ce­sis. [...] Te­ne­mos que re­co­no­cer a las víc­ti­mas y pe­dir­les per­dón»

EFE/Fer­nan­do Vi­llar

El obis­po au­xi­liar de Va­lla­do­lid, Luis Ar­güe­llo, se pre­sen­tó an­te la opi­nión pú­bli­ca na­da más ser ele­gi­do nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.