Ciu­da­des con­tra la so­le­dad

Ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les han com­par­ti­do en Ma­drid ex­pe­rien­cias de coo­pe­ra­ción en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y la so­cie­dad ci­vil pa­ra com­ba­tir la so­le­dad

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios / M. M. L.

La so­le­dad no desea­da se ex­tien­de co­mo una epi­de­mia pos­mo­der­na por to­do Oc­ci­den­te, a la vez que em­pie­za a ge­ne­rar res­pues­tas crea­ti­vas en las que co­la­bo­ran mano a mano ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y so­cie­dad ci­vil, con des­ta­ca­da pre­sen­cia de co­mu­ni­da­des de Igle­sia. El Fo­ro In­ter­na­cio­nal so­bre la So­le­dad, la Sa­lud y los Cui­da­dos ha reuni­do en Ma­drid a re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas ini­cia­ti­vas de va­rios paí­ses. Co­mo la ONG So­li­da­rios pa­ra el De­sa­rro­llo, que des­de ha­ce años alo­ja a jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios en ca­sas de an­cia­nos. Si­guien­do es­ta mis­ma fi­lo­so­fía, la Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de la Vi­vien­da de la ca­pi­tal ul­ti­ma dos pro­mo­cio­nes de vi­vien­das in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les en al­qui­ler, si­mi­la­res a las que exis­ten ya des­de ha­ce 10 años en la ciu­dad de Ali­can­te y en otros paí­ses de Eu­ro­pa.

Son una fi­gu­ra fre­cuen­te en mu­chos ba­rrios: per­so­nas ma­yo­res que pa­re­ce que alar­gan el tiem­po en las tien­das, o que acu­den con de­ma­sia­da fre­cuen­cia al cen­tro de sa­lud que­ján­do­se de cual­quier pro­ble­ma. En mu­chos ca­sos, su ver­da­de­ra do­len­cia es la so­le­dad. Otra ca­ra del pro­ble­ma, más dra­má­ti­ca, son quie­nes an­te pro­ble­mas de sa­lud y mo­vi­li­dad, se aís­lan y ape­nas sa­len de ca­sa. Sin ol­vi­dar a los ni­ños de la lla­ve que pa­san ho­ras so­los en ca­sa, a per­so­nas vul­ne­ra­bles sin una red de apo­yo, a adul­tos re­cién di­vor­cia­dos… Se­gún da­tos del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, ca­si una de ca­da diez per­so­nas ma­yo­res de edad (el 9,8 %) su­fre so­le­dad no desea­da; un da­to, por cier­to, más que acep­ta­ble en com­pa­ra­ción con otras gran­des ciu­da­des de Oc­ci­den­te.

In­ter­cam­biar co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cias an­te es­ta epi­de­mia pos­mo­der­na era el ob­je­ti­vo del Fo­ro In­ter­na­cio­nal so­bre la So­le­dad, la Sa­lud y los Cui­da­dos, que el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid or­ga­ni­zó la se­ma­na pa­sa­da y al que acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes del Reino Uni­do –don­de se ha crea­do un mi­nis­te­rio al res­pec­to–, Di­na­mar­ca, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos. Un pun­to en co­mún de las ini­cia­ti­vas in­vi­ta­das es la co­la­bo­ra­ción en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y la so­cie­dad ci­vil.

Es lo que pre­ten­de el pro­yec­to pi­lo­to Pre­ven­ción de la So­le­dad No Desea­da, que se ha pues­to en mar­cha en el úl­ti­mo año en los ba­rrios ma­dri­le­ños de Al­me­na­ra y Tra­fal­gar. Mó­ni­ca Díaz, je­fa del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios y Aná­li­sis del con­sis­to­rio, ex­pli­ca que en la gé­ne­sis del pro­yec­to es­tá la co­la­bo­ra­ción de los téc­ni­cos de las dis­tin­tas áreas de go­bierno y los ve­ci­nos, cu­yas apor­ta­cio­nes van to­man­do for­ma en ideas co­mo sa­li­das a pa­sear o vi­si­tas por­tal por por­tal pa­ra com­pro­bar que al­gu­na per­so­na es­tá bien.

Cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de una vein­te­na de co­mer­cian­tes con­cien­cia­dos pa­ra de­tec­tar la so­le­dad y ani­mar a quie­nes la su­fren a pe­dir ayu­da. En Bar­ce­lo­na, un pro­yec­to si­mi­lar lla­ma­do Ra­dars lle­va diez años fun­cio­nan­do, y ya ha da­do muy buen re­sul­ta­do en 34 ba­rrios. En el ca­so de Ma­drid, cuan­do se de­tec­ta al­gún ca­so se le po­ne en con­tac­to con psi­có­lo­gos y edu­ca­do­res, que ya han aten­di­do a unas 50 per­so­nas. Se les re­mi­te tam­bién a re­cur­sos pú­bli­cos y pri­va­dos ya exis­ten­tes, co­mo huer­tos eco­ló­gi­cos o ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les. De he­cho, cuan­do los mé­di­cos –un ac­tor cla­ve en es­ta red– diag­nos­ti­can que una per­so­na es­tá so­la, si «ade­más de dar­le una pres­crip­ción mé­di­ca, la de­ri­van a las ac­ti­vi­da­des y pro­gra­mas del ba­rrio,

tie­ne una efi­ca­cia mu­cho ma­yor», ex­pli­ca Díaz.

Una mi­ra­da co­mu­ni­ta­ria

Una de las en­ti­da­des con las que se ha con­ta­do en el pro­yec­to es el pro­gra­ma Fi­nal de Vi­da y So­le­dad que, coor­di­na­do por los Ca­mi­los, agru­pa a 28 en­ti­da­des (hos­pi­ta­les, re­si­den­cias, do­mi­ci­lios y re­cur­sos asis­ten­cia­les, ade­más del Ar­zo­bis­pa­do de Ma­drid). «He­mos par­ti­ci­pa­do so­bre to­do en el pro­ce­so de re­fle­xión, ayu­dan­do a pen­sar so­bre sa­lud y fi­nal de la vi­da» y ofre­cien­do ex­pe­rien­cia en hu­ma­ni­za­ción, es­cu­cha, y vo­lun­ta­ria­do, ex­pli­ca Xabier Az­koi­tia, su res­pon­sa­ble. Su apor­ta­ción ha ayu­da­do a sen­si­bi­li­zar so­bre el enor­me pa­pel que jue­ga la Igle­sia en es­te ám­bi­to. Una pa­rro­quia, por ejem­plo, ade­más de su la­bor pas­to­ral «es pro­mo­to­ra de sa­lud so­cial, emo­cio­nal, es­pi­ri­tual… Tam­bién los dis­po­si­ti­vos sa­ni­ta­rios ca­tó­li­cos. En­ten­der es­to ha si­do fun­da­men­tal» en to­do el plan Ma­drid Ciu­dad de los Cui­da­dos, en el que se en­mar­ca el pro­yec­to pi­lo­to.

Az­koi­tia, que co­no­ce ca­sos de co­la­bo­ra­ción si­mi­la­res en Se­vi­lla, Vic (Bar­ce­lo­na) y San­tur­ce (Viz­ca­ya), po­ne en va­lor «que se pro­mue­va una mi­ra­da de aten­ción co­mu­ni­ta­ria», no cen­tra­da so­lo en la in­ter­ven­ción o en la de­pen­den­cia, sino en «in­te­grar los cui­da­dos, en que las per­so­nas per­te­nez­can al ba­rrio, en fo­men­tar re­la­cio­nes in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les y de in­ter­de­pen­den­cia».

Un te­cho, dos ge­ne­ra­cio­nes

Ve­te­ra­na en es­te en­fo­que es la ONG So­li­da­rios pa­ra el De­sa­rro­llo y sus pro­gra­mas de acom­pa­ña­mien­to a an­cia­nos y Con­vi­ve. Es­te úl­ti­mo po­ne en con­tac­to a es­tu­dian­tes con an­cia­nos so­los dis­pues­tos a alo­jar­los gra­tui­ta­men­te en sus ca­sas a cam­bio de ayu­da y com­pa­ñía. De es­te mo­do –re­ve­la Al­fon­so Fa­jar­do, su di­rec­tor–, «los ma­yo­res se vin­cu­lan al pro­yec­to vi­tal de un jo­ven y se man­tie­nen más ac­ti­vos». Por eso, cree que es­te for­ma­to «de­be con­ver­tir­se en un mo­de­lo de po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to».

Y así es­tá sien­do. El Ayun­ta­mien­to, que apo­ya es­ta ini­cia­ti­va des­de 1995, aho­ra es­tá apos­tan­do tam­bién por lu­char con­tra la so­le­dad me­dian­te vi­vien­das in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, que se em­pe­za­rán a cons­truir en el pri­mer se­mes­tre de 2019. La Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de la Vi­vien­da y Sue­lo, su due­ña, con­ce­de­rá pi­sos por se­pa­ra­do a per­so­nas ma­yo­res y a jó­ve­nes. Y es­tos po­drán be­ne­fi­ciar­se de re­duc­cio­nes en el al­qui­ler acom­pa­ñan­do a sus ve­ci­nos a ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas o al mé­di­co.

Az­koi­tia cree muy ne­ce­sa­rias to­das las ini­cia­ti­vas que «en­tre­nen la mi­ra­da y vi­si­bi­li­cen es­tas reali­da­des. Un mon­tón de en­ti­da­des, co­mo aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos o de pa­dres, es­tán in­cor­po­ran­do es­ta sen­si­bi­li­dad» cen­tra­da en los cui­da­dos. Un ám­bi­to en el que cre­yen­tes e ini­cia­ti­vas lai­cas pue­den en­con­trar mu­cho en co­mún pa­ra con­tra­rres­tar un fun­cio­na­mien­to de las ciu­da­des que no fa­ci­li­ta la con­vi­ven­cia; des­de el ur­ba­nis­mo («¿Qué lu­ga­res de en­cuen­tro hay en nues­tros ba­rrios?») has­ta las po­lí­ti­cas so­cia­les, ho­ra­rios, o una men­ta­li­dad «que tie­ne co­mo mo­de­lo al em­pren­de­dor en vez de al buen ve­cino» e in­clu­so exi­ge la mo­vi­li­dad la­bo­ral. «Las con­se­cuen­cias de to­do es­to son enor­mes, y la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia lo lle­va ad­vir­tien­do des­de ha­ce tiem­po».

Lo­lo Vas­co

Lo­lo Vas­co

Una jo­ven y una an­cia­na que par­ti­ci­pan en el pro­gra­ma de acom­pa­ña­mien­to de ma­yo­res de So­li­da­rios pa­ra el De­sa­rro­llo

Ayun­ta­mien­to de Ma­drid

En­cuen­tro del pro­yec­to de Pre­ven­ción de la So­le­dad No Desea­da de Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.