Cui­da­do­res de Vi­da

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ma­nuel La­gar* *Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Lu­pe, miem­bro del equi­po mé­di­co de Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos, me pi­dió que me pa­sa­ra por una ha­bi­ta­ción pa­ra in­ten­tar ha­blar con Juan, que lo es­ta­ba pa­san­do muy mal. Era el ma­ri­do de Nu­ria. Ella lle­va­ba ca­si dos me­ses en el hos­pi­tal, don­de los ca­pe­lla­nes le es­tu­vi­mos lle­van­do la co­mu­nión y aten­dien­do es­pi­ri­tual y hu­ma­na­men­te.

Aho­ra es­ta­ba to­can­do a su fin. Su ma­dre y su sue­gra es­ta­ban a los pies de la ca­ma. Y su ma­ri­do, de pie jun­to a Lu­pe, in­quie­to y preo­cu­pa­do por el fun­cio­na­mien­to de ca­da uno de los apa­ra­tos que ayu­da­ban a man­te­ner la vi­da de su es­po­sa. Con­ver­sé con las dos mu­je­res ma­yo­res du­ran­te bre­ves mo­men­tos, mien­tras re­za­ba en si­len­cio, pe­ro a Juan so­lo pu­de dar­le los bue­nos días. Le de­jé con Lu­pe, pues no en­con­tré ni la pa­la­bra ni el mo­men­to pa­ra po­der de­cir o ha­cer al­go más elo­cuen­te que mi si­len­cio.

A la ma­ña­na si­guien­te, la puer­ta de la ha­bi­ta­ción de Nu­ria es­ta­ba abier­ta y ella se­guia lu­chan­do. Sen­tí que no se que­ría ir sin que an­tes hu­bie­ra ha­bla­do con su ma­ri­do. En es­te pen­sa­mien­to es­ta­ba yo cuan­do se abrió la puer­ta del aseo y Juan sa­lió co­mo un re­sor­te ha­cia la puer­ta. Ca­si nos cho­ca­mos. Le pre­gun­té qué tal ha­bia pa­sa­do la no­che Nu­ria y có­mo se en­con­tra­ba él.

Fue su­fi­cien­te pa­ra que Juan abrie­se su co­ra­zón y me con­ta­ra lo mu­cho y bien que ha­bía vi­vi­do con su mu­jer, có­mo la ama­ba y lo fe­li­ces que eran jun­to a sus dos hi­jas y con su nie­ta. Pe­ro se de­tu­vo más tiem­po pa­ra con­tar­me lo mu­cho que ha­bían lu­cha­do los tres úl­ti­mos años pa­ra ven­cer la en­fer­me­dad de Nu­ria, la de hos­pi­ta­les que ha­bían vis­ta­do, las hier­bas o tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos y có­mo, a pe­sar de to­do es­to, Nu­ria se es­ta­ba mu­rien­do. Qui­zás –de­cía– por­que «hay per­so­nas que se ha­cen ri­cas es­pe­cu­lan­do con la en­fer­me­dad y el su­fri­mien­to de mu­chos se­res hu­ma­nos».

Po­cas ho­ras des­pués de nues­tra char­la, el co­ra­zón de Nu­ria no re­sis­tió más, y con él se lle­vó una par­te muy im­por­tan­te del co­ra­zón de Juan, pe­ro so­bre to­do se lle­vó to­do por lo que Juan ha­bía lu­cha­do y vi­vi­do en es­tos tres úl­ti­mos años co­mo pro­me­tió el día que se ca­sa­ron: per­ma­ne­cien­do fiel a su la­do en la sa­lud y en la en­fer­me­dad to­dos los días de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.