Chi­na ¿mar­ca el rum­bo?

ABC - Alfa y Omega - - Opinión -

El anun­cio de que el in­ves­ti­ga­dor chino Jian­kui He ha mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te dos em­brio­nes hu­ma­nos que lue­go im­plan­tó y na­cie­ron apun­ta a un fu­tu­ro muy in­quie­tan­te. Y no so­lo por los ex­tre­mos a los que pue­de lle­gar la ma­ni­pu­la­ción bio­mé­di­ca en Chi­na, que no re­co­no­ce los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les so­bre bio­éti­ca. Es di­fí­cil que an­te es­tos avan­ces los paí­ses oc­ci­den­ta­les no cai­gan en la ten­ta­ción de re­la­jar sus –ya li­mi­ta­dos– es­tán­da­res éti­cos pa­ra no que­dar­se atrás. No ol­vi­de­mos que, co­mo mí­ni­mo, en Es­ta­dos Uni­dos ya han si­do edi­ta­dos ge­né­ti­ca­men­te em­brio­nes, con la úni­ca di­fe­ren­cia de que lue­go fue­ron des­trui­dos.

REUTERS/Stringer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.