SOS, so­le­dad

Nues­tras ciu­da­des se lle­nan de per­so­nas an­cia­nas, tris­tes y amar­ga­das, tan­tas que ha­bla­mos de un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

La so­le­dad se ha con­ver­ti­do en una pla­ga en Oc­ci­den­te. En uno de ca­da cua­tro ho­ga­res es­pa­ño­les, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), vi­ve una per­so­na so­la, de las que más del 40 % su­pera los 65 años. Y la ten­den­cia se ace­le­ra, a te­nor de las pro­yec­cio­nes del INE.

La ato­mi­za­ción y en­ve­je­ci­mien­to de las so­cie­da­des afec­ta a los más di­ver­sos ám­bi­tos, des­de la po­lí­ti­ca (me­nor cohe­sión y ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción so­cial de am­plias ca­pas de la ciu­da­da­nía) a la eco­no­mía (me­nor pro­duc­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción), sin ol­vi­dar la pre­sión so­bre el gas­to so­cial y sa­ni­ta­rio. Pe­ro la con­se­cuen­cia más in­me­dia­ta y do­lo­ro­sa de la so­le­dad no desea­da es la in­fe­li­ci­dad. Las ciu­da­des se van lle­nan­do de per­so­nas an­cia­nas, tris­tes y amar­ga­das, tan­tas que hoy ha­bla­mos de un au­tén­ti­co pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Y la si­tua­ción no es me­jor en el mun­do ru­ral; más bien al con­tra­rio, por­que la des­po­bla­ción de los pue­blos no fa­ci­li­ta la bús­que­da de so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas, co­mo las que el Fo­ro In­ter­na­cio­nal so­bre la So­le­dad, la Sa­lud y los Cui­da­dos ha pues­to so­bre la me­sa, reunien­do la pa­sa­da se­ma­na en Ma­drid a ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes de re­des ciu­da­da­nas que lle­gan a don­de no al­can­za la Ad­mi­nis­tra­ción y dan la voz de aler­ta cuan­do la si­tua­ción lo re­quie­re. En ple­na vo­rá­gi­ne con­su­mis­ta del Black Fri­day y coin­ci­dien­do con el ul­tra­ma­dru­ga­dor en­cen­di­do de las lu­ces na­vi­de­ñas, es­te en­cuen­tro ha lan­za­do una se­ñal de alar­ma que con­vie­ne no ig­no­rar, pe­ro tam­bién ha ex­pues­to mul­ti­tud de pro­gra­mas ins­pi­ra­do­res, con des­ta­ca­da pre­sen­cia de co­mu­ni­da­des de Igle­sia, que si de al­go sa­be pre­ci­sa­men­te es de te­jer re­des co­mu­ni­ta­rias.

Res­pues­tas así son –y lo se­rán ca­da vez más– de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra pa­liar es­te pro­ble­ma, y ayu­da­rán a ge­ne­rar una cul­tu­ra me­nos in­di­vi­dua­lis­ta. Cla­ro que, pa­ra que real­men­te sean efi­ca­ces, se ne­ce­si­tan am­bi­cio­sas po­lí­ti­cas a to­dos los ni­ve­les que apo­yen sin com­ple­jos a la fa­mi­lia, la pri­me­ra y más bá­si­ca cé­lu­la de la so­cie­dad. Es­tas me­di­das no so­lo no en­tran en con­tra­dic­ción, sino que re­fuer­zan otro ti­po de pro­pues­tas pa­ra for­ta­le­cer el aso­cia­cio­nis­mo ve­ci­nal. An­tes del ac­ti­vis­mo so­cial es­tá el sen­ti­mien­to de arrai­go que fun­da­men­tal­men­te pro­por­cio­na la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.