Cuan­do los je­sui­tas de Managua pro­te­gie­ron a 5.000 ma­ni­fes­tan­tes

El vi­ce­rrec­tor de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na ha vi­si­ta­do Es­pa­ña pa­ra de­nun­ciar la re­pre­sión en Ni­ca­ra­gua

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

Mon­se­ñor Sil­vio Báez, obis­po au­xi­liar de Managua, iba a ser el ros­tro de la pre­sen­ta­ción en Es­pa­ña del in­for­me Li­ber­tad re­li­gio­sa en el mun­do 20162018, de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da. Era la per­so­na más in­di­ca­da pa­ra des­cri­bir los ata­ques que ha re­ci­bi­do la Igle­sia en Ni­ca­ra­gua por su apo­yo a la re­be­lión cí­vi­ca con­tra la de­ri­va to­ta­li­ta­ria de Da­niel Or­te­ga. Al fi­nal, lo de­li­ca­do de la si­tua­ción le hi­zo desis­tir del via­je.

Quien sí ha po­di­do de­nun­ciar en Es­pa­ña lo que ocu­rre en Ni­ca­ra­gua es Jor­ge Al­ber­to Hue­te, vi­ce­rrec­tor de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na (UCA), per­te­ne­cien­te a los je­sui­tas. La se­ma­na pa­sa­da vi­si­tó va­rias uni­ver­si­da­des de la Com­pa­ñía en Es­pa­ña, que han con­de­na­do en un ma­ni­fies­to la re­pre­sión ar­ma­da. La Po­li­cía y las fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res, afir­ma el tex­to, es­tán de­trás de más de 300 muer­tes des­de abril. El ma­ni­fies­to exi­ge al Go­bierno que «res­pe­te los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les de sus ciu­da­da­nos, li­be­re a to­dos los de­te­ni­dos ar­bi­tra­ria­men­te, ce­se cual­quier for­ma de re­pre­sión e in­ti­mi­da­ción, y ga­ran­ti­ce la ac­tua­ción de la jus­ti­cia».

El 30 de ma­yo, fran­co­ti­ra­do­res afi­nes al Go­bierno dis­pa­ra­ron con­tra una ma­ni­fes­ta­ción en Managua cuan­do pa­sa­ba por de­lan­te de la UCA. En­tre los ma­ni­fes­tan­tes es­ta­ban Hue­te y el rec­tor, Jo­sé Al­ber­to Idiá­quez, que abrió las puer­tas y ofre­ció re­fu­gio a 5.000 per­so­nas. Pe­ro el pa­pel del cen­tro en es­te mo­vi­mien­to ha si­do mu­cho ma­yor.

«He­mos pro­mo­vi­do de­ba­tes y fo­men­ta­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co. El rec­tor ha si­do muy ac­ti­vo apo­yan­do a las víc­ti­mas y a los en­car­ce­la­dos y re­cla­man­do al Es­ta­do que ce­se la re­pre­sión», ex­pli­ca su se­gun­do a Al­fa y

Ome­ga. Su im­pli­ca­ción lo lle­vó a for­mar par­te de la fa­lli­da me­sa de diá­lo­go na­cio­nal. Y con­tras­ta con el res­to de uni­ver­si­da­des. «Se han su­bor­di­na­do de una ma­ne­ra ab­yec­ta al Go­bierno», in­mer­so en una de­ri­va cua­si to­ta­li­ta­ria que –de­nun­cia– co­men­zó en 2007 con el se­gun­do man­da­to de Or­te­ga.

«Po­co a po­co se han ido abo­lien­do to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y no hay una ver­da­de­ra di­vi­sión de po­de­res, to­do es­tá so­me­ti­do a la pre­si­den­cia. Quie­ren ven­der que es la se­gun­da fa­se de la re­vo­lu­ción [san­di­nis­ta], pe­ro es­to no tie­ne na­da que ver», Aho­ra en el país fun­cio­na un mo­de­lo eco­nó­mi­co de «ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je, ex­trac­ti­vis­ta y clien­te­lar».

El vi­ce­rrec­tor cree que el pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes en las ma­ni­fes­ta­cio­nes es una re­be­lión fren­te a esa com­pli­ci­dad de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas con Or­te­ga. «Nues­tros es­tu­dian­tes, en cam­bio, siem­pre han te­ni­do li­ber­tad de ex­pre­sar­se». Es­to les ha do­ta­do de he­rra­mien­tas pa­ra ejer­cer el li­de­raz­go en­tre sus com­pa­ñe­ros. Aun­que tam­bién ha pues­to a la UCA en el pun­to de mi­ra de las fuer­zas

or­te­guis­tas. El aco­so ha si­do tal que lle­van me­ses sin cla­ses pre­sen­cia­les.

Pa­ra Hue­te, es «im­pre­sio­nan­te» que es­tos jó­ve­nes, «que son los que más han su­fri­do la vio­len­cia, no ha­yan caí­do en la ten­ta­ción» de re­cu­rrir a las ar­mas. «Pa­re­ce co­mo si el Go­bierno lo bus­ca­ra, pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción por la vía mi­li­tar. La ciu­da­da­nía res­pal­da la pos­tu­ra de la Igle­sia de bus­car una so­lu­ción pa­cí­fi­ca y de diá­lo­go. El pro­ble­ma es que no tie­nen me­dios» pa­ra obli­gar a un Go­bierno «sin nin­gu­na mo­ti­va­ción pa­ra sen­tar­se a ha­blar. Es­ta­mos en ese im­pa­se». Y te­me que el in­mo­vi­lis­mo de Or­te­ga y el de­te­rio­ro eco­nó­mi­co aca­ben des­en­ca­de­nan­do una res­pues­ta vio­len­ta. «Ni­ca­ra­gua tie­ne una his­to­ria de vio­len­cia, y hay quie­nes se­ña­lan que so­bre to­do en las zo­nas ru­ra­les sí pue­de ha­ber per­so­nas bus­can­do otras for­mas de or­ga­ni­za­ción pa­ra re­be­lar­se».

EFE/Jor­ge To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.