So­bre eco­no­mía y fi­nan­zas

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter Es­qui­vias

El do­cu­men­to Oe­cu­me­ni­cae et pe­cu­nia­rae quaes­tio­nes (Cues­tio­nes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras), pu­bli­ca­do con­jun­ta­men­te el pa­sa­do enero por la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe y el Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio del De­sa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, no ha si­do to­da­vía lo su­fi­cien­te­men­te ana­li­za­do. Ni en am­bien­tes ca­tó­li­cos, ni en los fi­nan­cie­ros, ni por los «hom­bres de bue­na vo­lun­tad». De ahí que ha­ya que agra­de­cer el re­cien­te de­ba­te or­ga­ni­za­do por Ac­ción So­cial Em­pre­sa­rial, en­ti­dad in­te­gra­da por em­pre­sa­rio cris­tia­nos, que rea­li­za des­de ha­ce años una no­ta­ble la­bor in­te­lec­tual ana­li­zan­do la reali­dad eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra a la luz de la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia (DSI). Se­ría de agra­de­cer que se mul­ti­pli­ca­ra la ce­le­bra­ción de es­te ti­po de ac­tos: dar a co­no­cer la pers­pec­ti­va cris­tia­na so­bre el flu­jo del di­ne­ro, el nues­tro y el ajeno, en un mun­do en ple­na ebu­lli­ción es de una ne­ce­si­dad apre­mian­te.

Por ejem­plo pa­ra sa­ber cuál es la pos­tu­ra de la Igle­sia acer­ca de de­ter­mi­na­dos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, co­mo los de­ri­va­dos, que va­lo­ra po­si­ti­va­men­te siem­pre que cum­plan una fun­ción de co­ber­tu­ra, co­mo re­cor­dó Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal. O, tam­bién, de las ad­ver­ten­cias que lan­za el do­cu­men­to va­ti­cano so­bre la pro­ba­ble des­pro­tec­ción del con­su­mi­dor an­te la com­ple­ji­dad de al­gu­nos de esos ins­tru­men­tos, sin ol­vi­dar la ame­na­za que po­dría re­pre­sen­tar pa­ra las ren­tas del tra­ba­jo una ex­ce­si­va su­pre­ma­cía del ren­di­mien­to del ca­pi­tal. Sin em­bar­go, no es un tex­to de ad­ver­ten­cias, ni de pro­yec­cio­nes ne­ga­ti­vas. «Nin­gu­na ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pue­de sos­te­ner­se por mu­cho tiem­po si no se rea­li­za en un cli­ma de sa­lu­da­ble li­ber­tad de ini­cia­ti­va», em­pie­za el apar­ta­do 12.

A con­di­ción, ob­via­men­te, de que el ejer­ci­cio de la li­ber­tad no se apar­te de la bús­que­da de la ver­dad. Por eso, el pro­fe­sor Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez-Pá­ra­mo in­sis­tió en que la ren­ta­bi­li­dad ha de es­tar ajus­ta­da a prin­ci­pios. Al­go que en prin­ci­pio no se pue­de me­dir, «pe­ro los prin­ci­pios sí se pue­den me­dir». Una fra­se del do­cu­men­to lo plas­ma to­do: «El círcu­lo vir­tuo­so en­tre ga­nan­cia, el cual, gra­cias al buen obrar del hom­bre, pue­de ex­pan­dir las po­ten­cia­li­da­des po­si­ti­vas de los mer­ca­dos». Ya es­tá a nues­tra dis­po­si­ción una nue­va he­rra­mien­ta pa­ra con­tri­buir al de­sa­rro­llo in­te­gral del hom­bre, pi­lar de la DSI. Es­ta vez, a tra­vés de las fi­nan­zas.

Es una ne­ce­si­dad dar a co­no­cer la pers­pec­ti­va cris­tia­na so­bre el di­ne­ro en un mun­do en ebu­lli­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.