La tum­ba fran­cis­ca­na de Isa­bel La Ca­tó­li­ca

ABC - Alfa y Omega - - España -

Gra­ve­men­te en­fer­ma Isa­bel en el ve­rano de 1504, crea­ron los Re­yes Ca­tó­li­cos la Ca­pi­lla Real en Gra­na­da. El nue­vo lu­gar de en­te­rra­mien­to real exi­gió cons­truir un tem­plo, de­co­rar­lo y amue­blar­lo, y crear una ins­ti­tu­ción con per­so­nas, do­ta­ción eco­nó­mi­ca, or­ga­ni­za­ción y ga­ran­tías ju­rí­di­cas su­fi­cien­tes pa­ra su vi­da y per­ma­nen­cia.

Des­pués de qui­nien­tos años de vi­da y, a pe­sar de los ava­ta­res de la his­to­ria, juz­ga­mos ad­mi­ra­ble que la ca­pi­lla ha­ya lle­ga­do a no­so­tros con los ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra mos­tra­mos to­do un sím­bo­lo de la uni­dad y del ori­gen de la obra des­cu­bri­do­ra y evan­ge­li­za­do­ra de Es­pa­ña.

La exis­ten­cia de la ca­pi­lla en pleno co­ra­zón de la ciu­dad nos ha­bla del lu­gar que ocu­pó Gra­na­da en la vi­da y en el co­ra­zón de la rei­na. Gra­na­da fue co­mo una hi­ja da­da a luz en el do­lor. Fi­nal desea­do y so­ña­do de una em­pre­sa se­cu­lar, cie­rre fe­liz de la llo­ra­da pér­di­da de Es­pa­ña, he­cho his­tó­ri­co con­tra­pues­to a una lí­nea de va­rios si­glos de re­tro­ce­sos te­rri­to­ria­les en el Orien­te cris­tiano, y por ello can­ta­do y ce­le­bra­do con so­lem­ni­dad y ale­gría en to­da Eu­ro­pa. Fue la tie­rra nue­va de don­de par­tió la ini­cia­ti­va des­cu­bri­do­ra que am­plió en lo des­co­no­ci­do los sue­ños cas­te­lla­nos, y pro­me­sa de pro­yec­tos afri­ca­nos al ser­vi­cio de la evan­ge­li­za­ción.

En­tra­mos en el tem­plo. Una abun­dan­te y ri­ca de­co­ra­ción re­na­cen­tis­ta y aun ba­rro­ca lla­ma nues­tra aten­ción. Pe­ro no re­nun­cie­mos a ima­gi­nar el pro­yec­to pri­mi­ti­vo: un tem­plo gó­ti­co tar­dío, sen­ci­llo, des­nu­do: sus mu­ros es­tán lim­pios, la lu­mi­no­si­dad cla­ra de la pie­dra so­lo se ve ha­bi­ta­da por un fri­so azul cu­yas le­tras gó­ti­cas do­ra­das nos re­cuer­dan la per­so­na­li­dad de los fun­da­do­res y por los es­cu­dos pé­treos de la mo­nar­quía ba­jo las alas del águi­la de San Juan y la reite­ra­ción del haz de fle­chas y el yu­go que nos ha­blan de Isa­bel y Fer­nan­do. Ahí qui­so Isa­bel ser en­te­rra­da co­mo fran­cis­ca­na, en el sue­lo, cu­bier­ta por una lo­sa…

Pa­san­do a la bue­na sa­cris­ta­nía de­di­ca­da ca­si ex­clu­si­va­men­te a los ob­je­tos per­so­na­les de la rei­na, se ele­va la voz de su men­sa­je. Dos es­tan­dar­tes reales y dos guio­nes de ca­ba­lle­ría nos ha­blan de la em­pre­sa gra­na­di­na que pu­so el pe­núl­ti­mo pi­lar en el edi­fi­cio de la uni­dad na­cio­nal asen­ta­da en una ac­ción de go­bierno re­pre­sen­ta­da por la es­pa­da del rey, el ce­tro y la co­ro­na de la rei­na. Son los sím­bo­los de una de­ci­si­va obra po­lí­ti­ca: pe­ro tam­bién aquí se en­cuen­tran de­ta­lles de su vi­sión de la uni­dad con­yu­gal y de go­bierno, uni­dad que se tra­du­ci­rá en la uni­dad pa­tria. Mien­tras el guion de Fer­nan­do es­tá or­la­do por la le­yen­da «Tan­to mon­ta», el de Isa­bel de­bió lle­var la de «Quod Deus co­niun­xit»…

Tam­bién la pie­dad per­so­nal: el ro­sa­rio y el cor­dón fran­cis­cano, los pe­que­ños re­li­ca­rios de de­vo­ción per­so­nal. Aquí es­tu­vie­ron to­das las va­lio­sas re­li­quias que des­de el si­glo XVII, por vo­lun­tad de Fe­li­pe IV, es­tán aho­ra en los ba­rro­cos al­ta­res re­li­ca­rios si­tua­dos en el cru­ce­ro: re­cor­da­mos el Lig­num Cru­cis, la re­li­quia del bra­zo de san Juan Bau­tis­ta, el ci­li­cio de san Fran­cis­co… La ima­gen gó­ti­ca de san­ta Ca­ta­li­na de Ale­jan­dría nos ha­bla de una ad­vo­ca­ción fa­mi­liar: Ca­ta­li­na es la abue­la, y Ca­ta­li­na es la me­nor de las hi­jas, en­tre otras mu­je­res de la fa­mi­lia.

La Ca­pi­lla Real, de­po­si­ta­ria de los res­tos y de tan­tos re­cuer­dos de la sier­va de Dios no pue­de ser aje­na a su cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción. El ob­je­to cen­tral de las ce­le­bra­cio­nes li­túr­gi­cas y no li­túr­gi­cas con oca­sión de los aniver­sa­rios de las fe­chas cla­ves de su vi­da y muer­te es la pre­sen­ta­ción de la di­men­sión re­li­gio­sa de su vi­da. In­vi­ta­mos a la ora­ción por el fe­liz fi­nal de es­ta cau­sa, tra­ta­mos de di­fun­dir su fi­gu­ra y san­ti­dad en­tre los vi­si­tan­tes y aco­ge­mos con la ma­yor aten­ción a las di­ver­sas aso­cia­cio­nes que acu­den a la ca­pi­lla pa­ra en­con­trar­se con sus res­tos y sus re­cuer­dos.

Ma­nuel Re­yes Ruiz Ca­pe­llán Ma­yor del Ca­bil­do de la Ca­pi­lla Real de Gra­na­da

[Frag­men­to de El tes­ta­men­to de la rei­na, cla­ve de in­ter­pre­ta­ción de la Ca­pi­lla Real, una con­fe­ren­cia del au­tor en la Ca­pi­lla Real de Gra­na­da el pa­sa­do 26 de no­viem­bre]

La Ca­pi­lla Real de Gra­na­da, don­de es­tán en­te­rra­dos los Re­yes Ca­tó­li­cos, es uno de los epi­cen­tros des­de don­de se pro­mue­ve la cau­sa de ca­no­ni­za­ción de la rei­na Isa­bel. En días co­mo el 26 de no­viem­bre, aniver­sa­rio de su muer­te, el tem­plo re­do­bla sus es­fuer­zos pa­ra di­vul­gar su fi­gu­ra y san­ti­dad en­tre los vi­si­tan­tes

Olivier Bru­chez

Re­ta­blo de la Ca­pi­lla Real de Gra­na­da

JvL

Mo­nu­men­to a Isa­bel la Ca­tó­li­ca y Cris­to­bal Colón en Gra­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.