«No es año­ran­za, es mi­sión pa­ra anun­ciar a Cris­to»

El obis­po de Ge­ta­fe, Gi­nés Gar­cía Bel­trán, abre el do­min­go la Puer­ta San­ta de la ba­sí­li­ca del ce­rro de los Án­ge­les, pa­ra inau­gu­rar el Año Ju­bi­lar con el que se ce­le­bra el pri­mer cen­te­na­rio de la con­sa­gra­ción de Es­pa­ña al Sa­gra­do Co­ra­zón

ABC - Alfa y Omega - - España - Juan Luis Vázquez Díaz-Ma­yor­do­mo

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne pa­ra Es­pa­ña hoy el re­cuer­do de la con­sa­gra­ción de nues­tro país al Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús? ¿Qué tie­ne de ac­tua­li­dad?

La con­sa­gra­ción de Es­pa­ña al Co­ra­zón de Je­sús fue sin du­da un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te en el es­ce­na­rio de una pro­fun­da cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en nues­tro país, y en el con­tex­to de una Eu­ro­pa que, ter­mi­na­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, bus­ca­ba su iden­ti­dad y ra­zo­nes pa­ra una paz es­ta­ble y ver­da­de­ra. El rey Al­fon­so XIII, con la con­sa­gra­ción al Co­ra­zón de Cris­to, que­ría ex­pre­sar la ac­ción de gra­cias de un pue­blo, ren­dir­le el ho­me­na­je de la fe y for­mu­lar una pe­ti­ción: «Rei­nad en los co­ra­zo­nes de los hom­bres, en el seno de los ho­ga­res, en la in­te­li­gen­cia de los sa­bios, en las au­las de las cien­cias y de las le­tras, y en nues­tras le­yes e ins­ti­tu­cio­nes pa­trias».

No ca­be du­da de que en es­tos 100 años to­do ha cam­bia­do. Es­pa­ña no es la mis­ma, y la si­tua­ción so­cio­po­lí­ti­ca, in­clu­so re­li­gio­sa, es muy dis­tin­ta. Sin em­bar­go, el sen­ti­do de la con­sa­gra­ción per­ma­ne­ce ac­tual. Mi­rar al co­ra­zón del Re­den­tor, aco­ger­nos a Él, y pe­dir que vi­va en el co­ra­zón de los hom­bres de nues­tro pue­blo es un de­seo le­gí­ti­mo de bien de los que so­mos cre­yen­tes; un de­seo de bon­dad que que­re­mos pa­ra to­dos, tam­bién pa­ra los que no creen, por­que la fe nos ha­ce mi­rar y pro­cu­rar el bien de to­dos. El mis­mo Je­sús le di­ce a Ni­co­de­mo que Dios ha en­via­do al mun­do no pa­ra juz­gar­lo, sino pa­ra que se sal­ve por Él, por Je­su­cris­to. Por­que Dios quie­re que to­dos los hom­bres se sal­ven.

¿Cuál es el sen­ti­do de la con­sa­gra­ción de una per­so­na, de una fa­mi­lia o de un país al Sa­gra­do Co­ra­zón?

La con­sa­gra­ción es una cues­tión de amor. Es la res­pues­ta de nues­tro amor al amor pri­me­ro, al amor de Dios. No­so­tros, cons­cien­tes de es­te amor, le con­fia­mos nues­tra vi­da. Dios nos ha crea­do pa­ra Él y quie­re nues­tro amor, y no­so­tros sa­bien­do de es­te amor le con­fia­mos to­do lo que so­mos y, ¿por qué no?, tam­bién nues­tra reali­dad, pa­ra que nos cui­de y nos ben­di­ga. Al­gu­nos pue­den pen­sar: «¿có­mo con­sa­grar Es­pa­ña al Co­ra­zón de Je­sús? ¿Y los que no creen? ¿Y los que no quie­ren?». Tam­bién pa­ra ellos que­re­mos lo me­jor, y Cris­to, co­mo di­ce san Pa­blo, es con mu­cho lo me­jor. No fal­to a la li­ber­tad de na­die, so­lo de­seo que el bien, la paz, el amor, la sal­va­ción sea pa­ra to­dos y por eso los pon­go en el Co­ra­zón abier­to del Re­den­tor.

En Ge­ta­fe han que­ri­do sub­ra­yar una res­pues­ta con­cre­ta en es­te año ju­bi­lar: evan­ge­li­zar. ¿Por qué?

Así es. Nues­tra ce­le­bra­ción no es la año­ran­za de tiem­pos pa­sa­dos, sino la opor­tu­ni­dad de re­no­va­ción de nues­tra fe y de nues­tra vi­da cris­tia­na. Se­rá un tiem­po, sin du­da, pro­pi­cio pa­ra la con­ver­sión per­so­nal y pas­to­ral. El mis­te­rio del co­ra­zón abier­to del Se­ñor es fuen­te de evan­ge­li­za­ción.

Yo es­pe­ro y pi­do pa­ra es­ta dió­ce­sis, y pa­ra to­da Es­pa­ña, que la re­no­va­ción de la con­sa­gra­ción al Co­ra­zón de Cris­to sea un mo­ti­vo de nue­vo ar­dor apos­tó­li­co pa­ra lle­gar a tan­tos y tan­tos que no co­no­cen al Se­ñor. Si del cos­ta­do abier­to de Cris­to na­ció la Igle­sia, del amor de su Co­ra­zón ha de sur­gir la re­no­va­ción ecle­sial.

Ade­más, el le­ma que he­mos ele­gi­do pa­ra es­te Año Ju­bi­lar –Sus he­ri­das nos han cu­ra­do– nos in­vi­ta a mi­rar a las he­ri­das del hom­bre de hoy, a tan­tos que su­fren sin con­sue­lo ni es­pe­ran­za. A ellos tie­ne que lle­gar el con­sue­lo y la es­pe­ran­za de la fe en Cris­to.

Hay quien aso­cia es­ta de­vo­ción con al­go an­ti­guo, e in­clu­so hay quien ve en ella con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas por su re­la­ción con la mo­nar­quía. ¿Có­mo di­si­par es­tos pre­jui­cios?

La ten­ta­ción de po­li­ti­zar es­te acon­te­ci­mien­to es­tá ahí, co­mo es­tá el pe­li­gro per­ma­nen­te de ideo­lo­gi­zar la fe. El me­jor re­me­dio con­tra es­tas ten­ta­cio­nes es anun­ciar a Cris­to, sen­ci­lla­men­te. In­sis­to que no nos mue­ve a es­ta ce­le­bra­ción la año­ran­za del pa­sa­do, sino la mi­sión siem­pre nue­va de anun­ciar a Je­su­cris­to con obras y pa­la­bras.

El Co­ra­zón de Je­sús es «el signo por ex­ce­len­cia de la mi­se­ri­cor­dia de Dios; pe­ro no es un sím­bo­lo ima­gi­na­rio, es un sím­bo­lo real, que re­pre­sen­ta el cen­tro, la fuen­te de la que ha bro­ta­do la sal­va­ción pa­ra la en­te­ra hu­ma­ni­dad», nos re­cuer­da el Pa­pa Fran­cis­co.

Foto ABC

El rey Al­fon­so XIII pre­si­de la con­sa­gra­ción de Es­pa­ña al Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús el 30 de Ma­yo de 1919

Gui­ller­mo Bal­ta­sar

El obis­po de Ge­ta­fe an­te el mo­nu­men­to del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.