Fran­cis­co: «Des­con­fío de quie­nes se pre­sen­tan co­mo los sal­va­do­res de la vi­da con­sa­gra­da»

De­bi­do al «cier­to éxi­to vocacional» de al­gu­nas nue­vas con­gre­ga­cio­nes de vi­da ac­ti­va y con­tem­pla­ti­va, no po­cos obis­pos han vis­to en ellas «el nue­vo mo­de­lo» que se­guir. El Pa­pa sin em­bar­go dis­cre­pa. Es­ta es su res­pues­ta en el li­bro

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida -

«El Es­pí­ri­tu San­to, sin du­da, so­pla don­de quie­re y cuan­do quie­re. A eso no hay na­da que ob­je­tar. Dios es due­ño de lla­mar a los que Él quie­re, cuan­do quie­re, co­mo quie­re. A mí par­ti­cu­lar­men­te, sin em­bar­go, me lla­ma la aten­ción que es­te fe­nó­meno va­ya, a ve­ces, acom­pa­ña­do de cier­to triun­fa­lis­mo. Y el triun­fa­lis­mo, real­men­te, no me con­ven­ce. Des­con­fío de esas ma­ni­fes­ta­cio­nes de fe­cun­di­dad co­mo in vi­tro ,ode esas ma­ni­fes­ta­cio­nes o men­sa­jes triun­fa­lis­tas que nos ha­blan de que la sal­va­ción es­tá aquí o allí. Al­gu­nas con­gre­ga­cio­nes se mos­tra­ron co­mo la sal­va­ción de la vi­da con­sa­gra­da, tan­to de la vi­da con­sa­gra­da apos­tó­li­ca co­mo de la con­tem­pla­ti­va. Ha­bía que mi­rar­las. Eran el nue­vo mo­de­lo. In­clu­so con­ven­cie­ron a mu­chos pas­to­res pa­ra que las fa­vo­re­cie­ran. Al­gu­nos bus­ca­ron in­clu­so la ma­ne­ra de apo­yar­las eco­nó­mi­ca­men­te. Al­gu­nos pas­to­res, he co­no­ci­do a va­rios, es­ta­ban im­pre­sio­na­dos por su ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria, o por una vi­da pia­do­sa ejemplar que apa­ren­te­men­te vi­vían. Eran la nue­va vi­da con­sa­gra­da, la que iba a ser la so­lu­ción y mo­de­lo pa­ra las an­ti­guas y en­ve­je­ci­das ór­de­nes y con­gre­ga­cio­nes... y re­sul­ta que, des­pués, den­tro de al­gu­nas de ellas ex­plo­ta­ron asun­tos de co­rrup­ción in­ter­na im­pre­sio­nan­tes.

Nos ha­ce bien sa­ber que no so­mos el Me­sías. Ese ti­po de

sal­va­do­res, cier­ta­men­te, me ha­cen des­con­fiar. Esa no es la fe­cun­di­dad del Evan­ge­lio. Cuan­do hay triun­fa­lis­mo, Je­sús no es­tá. O, si hay un so­lo triun­fa­lis­mo en el que Je­sús es­tá, es cuan­do es­te triun­fa­lis­mo es el pa­so pre­vio al Vier­nes San­to. El úni­co triun­fa­lis­mo real que ca­be es el del Do­min­go de Ra­mos. Ahí sí es­tá el Se­ñor. Ese triun­fa­lis­mo te es­tá di­cien­do: “Tú pre­pá­ra­te pa­ra lo que te vie­ne...”. No hay so­lu­cio­nes má­gi­cas. Ese es mi cri­te­rio: el triun­fa­lis­mo nun­ca es de Je­sús. El triun­fo de Je­sús, el de ver­dad, es siem­pre en la Cruz.

Esas nue­vas for­mas de vi­da con­sa­gra­da hoy ne­ce­si­tan se­guir pro­fun­di­zan­do y cla­ri­fi­can­do su iden­ti­dad. Es ne­ce­sa­rio que se cla­ri­fi­que más la no­ve­dad que apor­tan. Yo di­ría que hay que bus­car­la, pe­ro con dis­cer­ni­mien­to. Es ne­ce­sa­rio que es­tas for­mas es­tén acom­pa­ña­das, que ten­gan per­so­nas a su la­do que las acom­pa­ñen y las ayu­den a cla­ri­fi­car, a dis­cer­nir... pues po­drían vi­vir tam­bién de cier­ta ilu­sión. Lo cier­to es que se tra­ta de una reali­dad to­da­vía muy re­cien­te que re­quie­re tiem­po de ma­du­ra­ción y re­fle­xión.

Al­gu­nas de es­tas nue­vas con­gre­ga­cio­nes son un tan­to res­tau­ra­cio­nis­tas, tien­den a res­tau­rar cos­tum­bres an­ti­guas y co­sas que ha­bría que con­tras­tar más y es­tu­diar con más dis­cer­ni­mien­to, siem­pre en el mar­co de la Igle­sia y del tiem­po en que vi­vi­mos. Pa­ra mí, el cri­te­rio bá­si­co pa­ra juz­gar una co­mu­ni­dad son esas tres P de las que ha­blé en un en­cuen­tro con per­so­nas con­sa­gra­das. Me re­fie­ro a la P de la po­bre­za, la P de la ple­ga­ria y la P de la pa­cien­cia».

Foto fa­ci­li­ta­da por el au­tor del li­bro

El Pa­pa Fran­cis­co jun­to a Fer­nan­do Pra­do, el pa­sa­do ma­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.