La gran apues­ta es la pre­ven­ción

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Ma­nuel Bru

Tí­tu­lo: Pre­ve­nir la ra­di­ca­li­za­ción de los jó­ve­nes Au­tor: Jean-Ma­rie Pe­tit­clerc Edi­to­rial: CCS

La com­bi­na­ción de dos ele­men­tos que con­flu­yen en la gran apor­ta­ción no­ve­do­sa de es­te li­bro no po­drían ser me­jo­res: por un la­do el au­tor, un sa­le­siano (y por tan­to, de par­ti­da, es­pe­cia­lis­ta por ca­ris­ma del amor pre­ven­ti­vo pa­ra los jó­ve­nes), que ade­más lle­va 40 años en con­tac­to con jó­ve­nes de los ba­rrios mar­gi­na­les (y sen­si­bles al ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co) de Pa­rís. Y por otro la­do, un fe­nó­meno que preo­cu­pa a to­das so­cie­da­des, no so­lo en Eu­ro­pa, y del que al mie­do pro­pio de la es­tra­te­gia del te­rro­ris­mo se une el mie­do de la in­com­pren­sión: ¿có­mo ex­pli­car es­te fe­nó­meno ca­li­fi­ca­do co­mo ra­di­ca­li­za­ción o fa­na­ti­za­ción? Nos en­con­tra­mos con un li­bro plu­ri­fa­cé­ti­co y mul­ti­dis­ci­pli­nar: nos aden­tra en el mun­do de la edu­ca­ción, del diá­lo­go so­cial, de la plu­ra­li­dad re­li­gio­sa y de la mi­sión tan­to de la Igle­sia co­mo de to­da la so­cie­dad con los jó­ve­nes de hoy.

En los cin­co pri­me­ros ca­pí­tu­los, se ana­li­za el fe­nó­meno: ba­jo la afir­ma­ción «com­pren­der no sig­ni­fi­ca ex­cu­sar» se em­pie­za afron­tan­do la com­ple­ji­dad del mis­mo: no to­dos los jó­ve­nes que se ra­di­ca­li­zan son igua­les, los hay que an­tes son mu­sul­ma­nes y lue­go se ra­di­ca­li­zan. pe­ro tam­bién que an­tes son ra­di­ca­les y en­cuen­tran en el is­lam la vál­vu­la de es­ca­pe de su ra­di­ca­li­za­ción. En to­do ca­so no bas­ta el acer­ca­mien­to so­cio­ló­gi­co al fe­nó­meno si no se pro­cu­ra tam­bién un acer­ca­mien­to re­li­gio­so. En se­gun­da ins­tan­cia, el au­tor pre­sen­ta los di­ver­sos per­fi­les de es­tos jó­ve­nes: los ma­gre­bíes de se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción que se sien­ten hu­mi­lla­dos, y los jó­ve­nes –ca­da vez más los ado­les­cen­tes– de ori­gen eu­ro­peo nor­ma­li­za­dos, ge­ne­ral­men­te sen­si­bles a las cau­sas so­cia­les, que de la no­che a la ma­ña­na sor­pren­den a sus pa­dres que les pre­gun­tan de­ses­pe­ra­dos: ¿Qué han he­cho de ti? Se­gui­da­men­te el au­tor afron­ta la es­tra­te­gia me­diá­ti­ca de los ra­di­ca­li­za­do­res (que apro­ve­chan el que pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no ha­ya se­pa­ra­ción en­tre lo real y lo vir­tual), pa­ra a con­ti­nua­ción ex­po­ner las cin­co eta­pas del pro­ce­so de ra­di­ca­li­za­ción (ri­gu­ro­so e iné­di­to aná­li­sis) y la li­ga­ción en­tre re­clu­ta­mien­to re­la­cio­nal y adoc­tri­na­mien­to ideo­ló­gi­co.

En los cin­co si­guien­tes ca­pí­tu­los se afron­ta la res­pues­ta, cu­ya ma­yor apues­ta es la pre­ven­ción (se ca­li­fi­can de te­mi­bles pa­ra la erra­di­ca­ción las pri­sio­nes e in­efi­ca­ces los cen­tros de des­ra­di­ca­li­za­ción), que con­sis­te en una ver­da­de­ra edu­ca­ción en la fra­ter­ni­dad, en el res­pe­to, en la plu­ra­li­dad, en la re­so­lu­ción de con­flic­tos, no siem­pre acor­de con una lai­ci­dad de la abs­ten­ción. A es­to se aña­de tam­bién una ta­rea fun­da­men­tal: desa­rro­llar el es­pí­ri­tu crí­ti­co que neu­tra­li­ce la fuer­za del im­pac­to ideo­ló­gi­co, pe­ro so­bre to­do una pre­ven­ción ba­sa­da en el apren­di­za­je del diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral e in­ter­re­li­gio­so. Ter­mi­na el li­bro con un ca­pí­tu­lo sa­le­siano. De­cía don Bos­co tras vi­si­tar la cár­cel de Turín: «Si es­tos jó­ve­nes hu­bie­ran te­ni­do un ami­go que se hu­bie­ra in­tere­sa­do por sus pro­ble­mas…».

Por cier­to, aun­que es­te li­bro tie­ne co­mo pun­to de mi­ra a los jó­ve­nes que ca­na­li­zan su ra­di­ca­li­za­ción a tra­vés de una ideo­lo­gi­za­ción del is­lam, es vá­li­do pa­ra afron­tar des­de la pre­ven­ción un fe­nó­meno que, aun­que mi­no­ri­ta­rio, re­apa­re­ce siem­pre: la de los jó­ve­nes ra­di­ca­les que re­du­cen el cris­tia­nis­mo a una ideo­lo­gía (la som­bra del in­te­gris­mo hoy con más re­cur­sos me­diá­ti­cos que nun­ca), y que, sin lle­gar al gra­do de vio­len­cia de otros ra­di­ca­li­za­dos, creen que su com­pro­mi­so cris­tiano con­sis­te en el en­fren­ta­mien­to con la so­cie­dad y la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea, y no en un pa­cien­te y cons­truc­ti­vo diá­lo­go evan­gé­li­co y evan­ge­li­za­dor con ellas.

Ba­jo la afir­ma­ción «com­pren­der no sig­ni­fi­ca ex­cu­sar», se abor­da la com­ple­ji­dad de la ra­di­ca­li­za­ción, los per­fi­les de los jó­ve­nes y las es­tra­te­gias de los ra­di­ca­li­za­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.