Ós­car y Ma­mi Ro­sa

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Juan Car­los Pé­rez de la Fuen­te Di­rec­tor de Ós­car y Ma­mi Ro­sa

Que­ri­dos lec­to­res: ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que tu­vie­ron la ne­ce­si­dad de es­cri­bir una car­ta? Me re­fie­ro a una car­ta con so­bre, se­llo y bu­zón. Con sa­lu­do, des­pe­di­da y pos­da­ta. ¡Co­mo ol­vi­dar­nos de la pos­da­ta! Era fun­da­men­tal en la es­tra­te­gia epis­to­lar. Allí es­ta­ba más o me­nos ci­fra­do el ver­da­de­ro mo­ti­vo de la car­ta. En aquel pa­pel ha­blá­ba­mos de nues­tras co­sas, las co­ti­dia­nas y las ex­tra­or­di­na­rias, de nues­tros se­cre­tos, de nues­tos de­seos... No pre­ten­día­mos que fue­ra un gé­ne­ro li­te­ra­rio. Era una for­ma de ex­pre­sar­se de la gen­te co­rrien­te. Gen­te tan nor­mal, pe­ro tan ex­tra­or­dia­na­ria co­mo el pro­ta­go­nis­ta de es­ta obra de tea­tro, un ni­ño de 10 años lla­ma­do Ós­car.

Ós­car. Ya nun­ca ol­vi­da­rán es­te nom­bre. Ha­ce tre­ce años que lo co­no­cí. Él me ha he­cho re­cor­dar mis días en el in­ter­na­do. Aque­llas ma­ña­nas de do­min­go, des­pués de Mi­sa. Me veo en­ce­rra­do en las cua­tro pa­re­des de mi cuar­to, de­lan­te de unas cuar­ti­llas en blan­co, ex­pe­ri­men­tan­do ese má­gi­co ri­tual de es­cri­bir una car­ta. Es un mo­men­to li­be­ra­dor. De­jo vo­lar mi ima­gi­na­ción pa­ra fa­bu­lar otra vi­da, pa­ra ahu­yen­tar el mie­do y pa­ra es­pan­tar la so­le­dad. Y tam­bién pa­ra re­cla­mar ca­ri­ño. Car­tas a los ami­gos, a los pa­rien­tes, a los pa­dres. Car­tas pa­ra con­tar lo que no que­ría o no po­día ex­pre­sar con pa­la­bras. Qui­zá por es­to y por mu­chas co­sas más, «Ós­car vi­ve en mí y no lo pien­so echar».

Es­te crío me ha re­mo­vi­do por den­tro. Sus car­tas son su fe de vi­da, el re­gis­tro de su exis­ten­cia. A par­tir de es­te le­ga­do re­cons­trui­mos y des­cu­bri­mos su his­to­ria, su en­fer­me­dad, su lu­cha y su es­pe­ran­za.

Os in­vi­to a acom­pa­ñar a Ós­car en su par­ti­cu­lar vía cru­cis. No es fá­cil. Me­nos pa­ra él. Hay que lla­mar a las co­sas por su nom­bre, a las ma­las, pe­ro tam­bién a to­das las ma­ra­vi­llas que le ro­dean. Y lle­ga­rán la ira, el mie­do, la rebeldía, ¿y des­pués qué? Amor, mu­cho amor. Amis­tad sin­ce­ra. Op­ti­mis­mo. Ima­gi­na­ción. Hu­mor a rau­da­les. Y plan­tar­le ca­ra a la vi­da, sin per­der la inocen­cia, sin de­jar de ser ni­ño. ¡Y es­pe­ran­za!

Ós­car ha­bla de lo hu­mano y de lo di­vino, y con él de la mano lle­ga­re­mos «al co­ra­zón del mis­te­rio, pa­ra con­tem­plar el mis­te­rio». Allí don­de to­do co­bra sen­ti­do, don­de la vi­da flu­ye has­ta es­tre­me­cer­nos de pu­ra ale­gría. Ós­car se ha trans­for­ma­do. A la luz mis­te­rio­sa del tea­tro se ha pro­du­ci­do el mi­la­gro.

Ós­car y Ma­mi Ro­sa vuel­ve a la cartelera ma­dri­le­ña. En Ara­pi­les, 16, el tea­tro de UNIR os es­pe­ra.

P.D.: «El tea­tro es una he­rra­mien­ta que tie­ne Dios pa­ra co­mu­ni­car­se con el hom­bre». (Eu­se­bio Ca­lon­ge, La Za­ran­da)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.