Fru­ta es­car­cha­da

Mo­nas­te­rio de la Ma­dre de Dios. Co­men­da­do­ras de San­tia­go (Gra­na­da)

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Juan Luis Vázquez Díaz-Ma­yor­do­mo

Las co­men­da­do­ras de San­tia­go de Gra­na­da son «las mon­jas». Hay otras cua­tro co­mu­ni­da­des de con­tem­pla­ti­vas en la ciu­dad, pe­ro a ellas to­do el mun­do las lla­ma, sim­ple­men­te, «las mon­jas». Y es­to es así des­de 1501, cuan­do lle­ga­ron las pri­me­ras re­li­gio­sas al con­ven­to que fun­da­ron en Gra­na­da los Re­yes Ca­tó­li­cos tras la to­ma de la ciu­dad unos años an­tes. Fue­ron va­rias mon­jas del mo­nas­te­rio del San­cti Spi­ri­tus de Sa­la­man­ca y do­ce da­mas de la rei­na Isa­bel. Des­de en­ton­ces han es­ta­do en la ciu­dad de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da, «y por mu­chos años más», ríe sor Au­xi­lia­do­ra, una de las 19 re­li­gio­sas que vi­ve en el con­ven­to. «Éra­mos 23 has­ta aho­ra, pe­ro cua­tro her­ma­nas se han ido ha­ce po­co a Gui­nea Ecua­to­rial a fun­dar», cuen­ta.

De las 19, tres son es­pa­ño­las y el res­to pro­ce­den de la In­dia, pre­ci­sa­men­te las más jó­ve­nes. «Nos lle­va­mos muy bien. Ellas se han acos­tum­bra­do a no­so­tras y no­so­tras a ellas. To­das he­mos te­ni­do que re­nun­ciar a al­go y así es­ta­mos bien. Ade­más, ellas es­tán siem­pre con la son­ri­sa en los la­bios, lo ha­cen to­do muy fá­cil».

Las co­men­da­do­ras son mon­jas con­tem­pla­ti­vas de clau­su­ra pe­ro por sus cons­ti­tu­cio­nes pue­den te­ner me­dios de apos­to­la­do, y por es­ta ra­zón re­gen­tan una guar­de­ría, una hos­pe­de­ría y una ca­sa de es­pi­ri­tua­li­dad don­de se ha­cen con­vi­ven­cias y re­ti­ros.

To­do es­to lo lle­van a ca­bo en un en­torno que tie­ne mu­cha his­to­ria: «Los Re­yes Ca­tó­li­cos nos die­ron 18 ca­sas ára­bes pa­ra nues­tra fun­da­ción, pe­ro en 1700 es­tas ca­sas se caían, has­ta el pun­to de que nues­tras her­ma­nas es­cri­bie­ron al rey y es­te man­dó a Sa­ba­ti­ni, que cons­tru­yó nues­tro mo­nas­te­rio ac­tual, en el Rea­le­jo, en el cen­tro de la ciu­dad: 10.000 me­tros cua­dra­dos y cua­tro pa­tios que po­ne­mos a dis­po­si­ción de to­do aquel que nos quie­ra vi­si­tar».

Ade­más de to­do eso, ha­cen bor­da­dos en oro a mano y tam­bién co­sen a má­qui­na, pe­ro su es­pe­cia­li­dad son los dul­ces: ros­cos de vino, de anís, de ajon­jo­lí, acei­to­nes, man­te­ca­dos, pol­vo­ro­nes, ma­za­pán, tor­tas de San­tia­go…, y así has­ta 33 cla­ses de dul­ces, en­tre los que des­ta­can por en­ci­ma de to­do sus fru­tas es­car­cha­das, «que es lo nues­tro de to­da la vi­da». Las co­men­da­do­ras fa­bri­can fru­tas en al­mí­bar y con­fi­ta­das que en­vían a pas­te­le­rías de to­da Es­pa­ña, so­bre to­do en es­tos días en que mu­chos hor­nos de to­da la geo­gra­fía las re­cla­man pa­ra ela­bo­rar los ros­co­nes de Re­yes (los pe­di­dos los re­ci­ben en el email co­men­da­do­ras­de­san­tia­go­gra­na­[email protected]).

«No­so­tras he­mos he­cho dul­ces siem­pre y to­do el mun­do nos co­no­ce, so­bre to­do aquí en Gra­na­da. Nos cui­dan mu­cho y to­da la vi­da he­mos si­do muy que­ri­das», di­ce sor Au­xi­lia­do­ra.

Fo­tos: Mo­nas­te­rio de la Ma­dre de Dios

La co­mu­ni­dad de Co­men­da­do­ras de San­tia­go, de Gra­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.