Nues­tra Ma­dre Lo­re­to al res­ca­te

El pes­que­ro Nues­tra Ma­dre Lo­re­to vuel­ve a Es­pa­ña tras más de 80 días de tra­ve­sía

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

Tras va­rios días sin que nin­gún país eu­ro­peo per­mi­tie­ra al pes­que­ro de San­ta Po­la atra­car con 12 mi­gran­tes res­ca­ta­dos de aguas li­bias a bor­do, las ora­cio­nes a la Vir­gen y las mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas die­ron su fru­to. La Igle­sia de Ma­drid ha da­do las gra­cias a la tri­pu­la­ción por «sal­var la dig­ni­dad de la con­di­ción hu­ma­na».

Vi­cen­te Sempere dor­mía tran­qui­la­men­te en su ca­ma­ro­te cuan­do la lla­ma­da de Pas­cual Du­rá, pa­trón de Nues­tra Ma­dre Lo­re­to, le hi­zo le­van­tar­se aún som­no­lien­to. Lo que vio des­pués le pa­re­ció par­te de un sue­ño. A diez me­tros del na­vío, una lan­cha ocu­pa­da por 38 mi­gran­tes tra­ta­ba de es­ca­par de una pa­tru­lla de guar­da­cos­tas li­bios. Así co­men­za­ba un res­ca­te pro­ta­go­ni­za­do por un pes­que­ro, la fe de sus pa­tro­nes y tres imá­ge­nes de la Vir­gen que Vi­cen­te, pa­trón se­gun­do de la em­bar­ca­ción, lim­pia a dia­rio «pa­ra que es­tén bien or­gu­llo­sas».

Pa­ra cuan­do se qui­so dar cuen­ta, Vi­cen­te se vio en mi­tad de una per­se­cu­ción. «Ha­bía ya una pe­lí­cu­la mon­ta­da y no­so­tros no te­nía­mos nin­gún in­te­rés en me­ter­nos por el me­dio», co­men­ta. Sin em­bar­go, uno de los fu­gi­ti­vos sal­tó de la lan­cha, «tre­pó por la po­pa usan­do una ma­ro­ma y se ti­ró a la cu­bier­ta». Mu­chos de sus com­pa­ñe­ros tra­ta­ron de imi­tar­lo, pe­ro no tu­vie­ron tan­ta suer­te y ca­ye­ron al agua.

«Era de no­che, ha­cía mu­cho vien­to y ape­nas ha­bía luz», cuen­ta el pa­trón se­gun­do. Por tan­to, al ver a los guar­da­cos­tas ar­ma­dos y tan cer­ca, la con­fu­sión se con­vir­tió en mie­do. «No­so­tros no te­ne­mos ni ar­mas, ¿y si nos pe­gan dos ti­ros?», se pre­gun­ta­ba. Sin em­bar­go, tra­tó de con­ser­var la cal­ma pues, «aun­que las co­sas pin­ten muy mal, siem­pre voy con la ca­be­za muy al­ta y ten­go fe siem­pre», ase­gi­ra.

Por suer­te, al ver su tra­yec­to­ria in­te­rrum­pi­da por los pes­ca­do­res, los guar­da­cos­tas de­tu­vie­ron su pa­tru­lla, re­co­gie­ron a los 26 náu­fra­gos más cer­ca­nos y die­ron me­dia vuel­ta rum­bo a la cos­ta. Los otros do­ce, que se ha­bían ale­ja­do bas­tan­te de los li­bios, co­men­za­ron a ha­cer se­ñas a Nues­tra Ma­dre Lo­re­to pa­ra que los re­co­gie­ran.

«Ha­bía gen­te por la po­pa y no en­cen­di­mos el mo­tor por te­mor a que la hé­li­ce los ab­sor­bie­ra. En­ton­ces sí que la ha­bría­mos fas­ti­dia­do», cuen­ta Vi­cen­te Sempere. Des­pués de res­ca­tar a los mi­gran­tes en la par­te pos­te­rior del na­vío, los ma­ri­ne­ros en­cen­die­ron el mo­tor en bus­ca del res­to. «Les ha­cía­mos se­ña­les con el fo­co y los lla­má­ba­mos. Don­de oía­mos un gri­to, allí íba­mos», co­men­ta con sen­ci­llez.

Mo­vi­li­za­cio­nes en San­ta Po­la y ora­ción dia­ria

Re­co­ger a los do­ce mi­gran­tes su­pu­so to­do un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra la tri­pu­la­ción de Nues­tra Ma­dre Lo­re­to, quie­nes lle­van más de 80 días en al­ta mar de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des im­pues­tas por di­fe­ren­tes paí­ses pa­ra atra­car en sus puer­tos. No obs­tan­te, creen que cual­quie­ra en su si­tua­ción ha­bría he­cho lo mis­mo. «Tú ima­gí­na­te que te en­cuen­tras en el agua a un pe­rri­to que no sa­be na­dar. ¿Có­mo no te vas a lan­zar?», se pre­gun­ta Sempere.

Una vez con los mi­gran­tes a bor­do, los ma­ri­ne­ros de Nues­tra Ma­dre Lo­re­to con­fia­ban en «dar­les el agua y co­mi­da que qui­sie­ran mien­tras es­pe­rá­ba­mos que vi­nie­ra al­gu­na ONG a lle­vár­se­los». Sin em­bar­go, nin­gu­na ONG con­si­guió los per­mi­sos pa­ra re­co­ger­les y Nues­tra Ma­dre Lo­re­to em­pren­dió un pe­ri­plo por el Me­di­te­rrá­neo en bus­ca de un puer­to en el que fae­nar mien­tras huía de las tor­men­tas y ra­cio­na­ba los ali­men­tos.

Du­ran­te aque­llos días, Vi­cen­te le pe­día fuer­zas to­dos los días a las tres imá­ge­nes de la Vir­gen que hay den­tro del pes­que­ro: una es­ta­tui­lla de la Vir­gen de Lo­re­to, otra de la del Car­men y una me­da­lla de la Vir­gen de Guadalupe que una re­li­gio­sa bra­si­le­ña les re­ga­ló des­pués de una vi­si­ta. «To­dos los días las lim­pio pa­ra que es­tén bien or­gu­llo­sas», pre­su­me.

Pe­ro a pe­sar de las ora­cio­nes, las au­to­ri­da­des no po­nían de su par­te. La pri­me­ra res­pues­ta del Go­bierno fue pe­dir­les atra­car en Li­bia, pre­ci­sa­men­te el país del que huían los mi­gran­tes. Es­to pro­vo­có la ira de los ma­ri­ne­ros, quie­nes se pre­gun­ta­ban: «¿Qué se nos ha per­di­do a no­so­tros en Li­bia? ¡Si es un país en gue­rra!». De he­cho, la si­tua­ción en el país es tan con­vul­sa que la Em­ba­ja­da es­pa­ño­la per­ma­ne­ce ce­rra­da des­de 2014 y su em­ba­ja­dor vi­ve en Tú­nez. «Al Go­bierno le da igual por­que ellos no es­tán aquí, pe­ro yo les in­vi­to a que ha­gan un via­je de 100 días co­mo es­te», se que­ja el pa­trón se­gun­do.

Fi­nal­men­te, y tras ser re­cha­za­dos por Mal­ta, Es­pa­ña y to­dos los puer­tos se­gu­ros cer­ca­nos, Nues­tra Ma­dre Lo­re­to par­tió ha­cia Va­len­cia an­te el ries­go in­mi­nen­te de zo­zo­bra. «No nos que­da­ba más re­me­dio, no­so­tros no he­mos que­ri­do po­ner­nos en con­tra de na­die», co­men­ta el ma­ri­ne­ro, quien sos­tie­ne que el úni­co in­te­rés de la tri­pu­la­ción era sal­var a las do­ce per­so­nas que ha­bían res­ca­ta­do… Y a sí mis­mos.

Fue en­ton­ces cuan­do las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de los ve­ci­nos de San­ta

Po­la (y las ora­cio­nes de Vi­cen­te) die­ron sus fru­tos. Mal­ta se ofre­ció a re­ci­bir el bar­co y tras­la­dar a los mi­gran­tes en avión a Es­pa­ña. «Yo veía ma­ni­fes­ta­cio­nes en la te­le y me pre­gun­ta­ba pa­ra qué, ¡pe­ro sí que sir­ven, sí! ¡La que he­mos ar­ma­do!», ce­le­bra or­gu­llo­so el pa­trón se­gun­do de es­te pes­que­ro que tu­vo du­ran­te unos días a to­da Eu­ro­pa en vilo.

La Me­sa por la Hos­pi­ta­li­dad de la Igle­sia en Ma­drid ha man­da­do una car­ta en la que ex­pre­sa su «re­co­no­ci­mien­to y ad­mi­ra­ción» a la tri­pu­la­ción. En un tex­to fir­ma­do por el vi­ca­rio de Pas­to­ral So­cial, la fe­li­ci­ta por «res­ca­tar de una muer­te se­gu­ra a un gru­po de náu­fra­gos» y «sal­var la dig­ni­dad de la con­di­ción hu­ma­na». «Ha­béis sal­va­do la dig­ni­dad de nues­tro país con mu­cha más di­li­gen­cia y ge­ne­ro­si­dad que nues­tro di­le­tan­te Go­bierno», aña­de

ABC

Proac­ti­va Open Arms

Miem­bros de Proac­ti­va Open Arms, con una lan­cha, sa­lu­dan­do a los in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos del mar, por el pes­que­ro Nues­tra Ma­dre Lo­re­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.