La De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos cum­ple 70 años

Los ca­tó­li­cos con­me­mo­ra­mos el aniver­sa­rio de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos sin ol­vi­dar el te­rri­ble pe­rio­do de nues­tra his­to­ria que la pro­pi­ció, y sa­bien­do que, en ca­da uno de los prin­ci­pios pro­mul­ga­dos en 1948, re­sue­na el men­sa­je del Ev

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar, SJ Ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Deus­to

En me­dio de la de­vas­ta­ción fí­si­ca y mo­ral que de­ja­ron las dos gue­rras mun­dia­les, las Na­cio­nes Uni­das apro­ba­ron el 10 de di­ciem­bre de 1948 la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos. Es­cri­be Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar.

Ha­ce se­ten­ta años se apro­bó la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos. In­ten­te­mos re­gre­sar al es­ta­do de desahu­cio mo­ral y con­cien­cia de or­fan­dad del mun­do en di­ciem­bre de 1948. Con­tem­ple­mos la tie­rra bal­día, el ros­tro de aquel Oc­ci­den­te de­vas­ta­do, que de­cía ha­ber­se fun­da­do en la tra­di­ción cris­tia­na y que ha­bía ido hu­yen­do del sím­bo­lo y el men­sa­je de la Cruz. Nues­tros ojos ha­lla­rán las do­lo­ro­sas imá­ge­nes de aque­lla apo­ca­lip­sis, trá­gi­co error de una hu­ma­ni­dad apar­ta­da du­ran­te dé­ca­das del or­den tras­cen­den­te pro­cla­ma­do por el cris­tia­nis­mo.

Cuan­do, an­te los des­po­jos de Auschwitz, la con­cien­cia se pre­gun­ta dón­de es­ta­ba Dios, ha­brá de res­pon­der­se siem­pre: don­de el hom­bre per­mi­tió que re­si­die­ra. Un­gi­do de su na­tu­ra­le­za li­bre, el hom­bre de­ci­dió que Dios ha­bía muer­to, que el sen­ti­do cris­tiano de la exis­ten­cia ha­bía de­ja­do de ins­pi­rar su vi­da dia­ria, que la li­be­ra­ción pa­sa­ba por una se­cu­la­ri­za­ción ra­di­cal, más an­ti­cle­ri­cal que lai­ca, más atea que ag­nós­ti­ca. Esa ape­ten­cia de mo­der­ni­dad pa­re­cía ig­no­rar que los me­jo­res prin­ci­pios del hu­ma­nis­mo re­na­cen­tis­ta, la Ilus­tra­ción y las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les ini­cia­das con la in­de­pen­den­cia ame­ri­ca­na y la de­cla­ra­ción fran­ce­sa de 1789 so­lo pu­die­ron to­mar for­ma en una so­cie­dad que se hu­bie­ra cons­ti­tui­do so­bre la pro­lon­ga­da he­ren­cia del Evan­ge­lio.

El cris­tia­nis­mo pro­cla­mó la li­ber­tad del hom­bre, pues so­lo un hom­bre li­bre pue­de de­ci­dir su pro­pia fe. Pro­cla­mó la igual­dad y la fra­ter­ni­dad, pues to­dos so­mos hi­jos del mis­mo Dios. Pro­cla­mó la uni­ver­sa­li­dad de la ex­pe­rien­cia del in­di­vi­duo, ha­cien­do que la ver­dad anun­cia­da y la li­be­ra­ción eter­na pro­me­ti­da no fue­ran re­fe­ri­das a un pue­blo ele­gi­do sino a un ser hu­mano que, pa­ra al­can­zar su ple­ni­tud, ha­bía de te­ner con­cien­cia de for­mar par­te de un pro­yec­to uni­ver­sal. Pro­cla­mó que to­dos ha­bría­mos de or­de­nar nues­tra vi­da de acuer­do con unos prin­ci­pios mo­ra­les y una nor­ma úni­ca de en­ten­der el res­pe­to a la dig­ni­dad de los de­más. Pro­cla­mó que el amor a los otros no es un ac­to de cle­men­cia so­li­da­ria o de cor­te­sía su­per­fi­cial: es lo que exi­ge nues­tra es­pe­ran­za de sal­va­ción.

Es­ta vi­gen­cia de un or­den su­pe­rior fue des­trui­da en un fal­so pro­ce­so de eman­ci­pa­ción. Por­que la au­to­no­mía de la ra­zón hu­ma­na y la cons­truc­ción de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca de ciu­da­da­nos li­bres na­da te­nían que ver con el re­cha­zo de ese sis­te­ma ex­cel­so de va­lo­res que nos ha­bía nu­tri­do du­ran­te vein­te si­glos. La li­qui­da­ción del cris­tia­nis­mo co­mo re­fe­ren­cia del or­den mo­ral del mun­do fue con­si­de­ra­do un ac­to de ma­du­rez, el trán­si­to del hom­bre ha­cia una épo­ca adul­ta. Se lle­gó a la ri­di­cu­li­za­ción del Evan­ge­lio, re­ba­ja­do a la con­di­ción de un mi­to o de una su­pers­ti­ción ne­ce­sa­rios en tiem­pos de con­cien­cia in­fan­til y de ado­les­cen­cia éti­ca del hom­bre. Se ofre­ció una ima­gen de los cre­yen­tes co­mo la de se­res con al­ma ur­di­da en el fa­na­tis­mo y men­te pre­sa en el cau­ti­ve­rio de la ig­no­ran­cia.

En nues­tra me­mo­ria cons­ta el re­sul­ta­do de aque­lla pre­ten­di­da eman­ci­pa­ción. Al de­jar atrás el cris­tia­nis­mo, se aban­do­na­ba el es­pa­cio de ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra la con­sis­ten­cia mo­ral de la ci­vi­li­za­ción. Se aban­do­na­ba to­da ga­ran­tía pa­ra la in­te­gri­dad y la dig­ni­dad hu­ma­nas. El re­gre­so al hom­bre pro­cla­ma­do por el ateís­mo fue, de he­cho, una su­bor­di­na­ción a las le­yes de la na­tu­ra­le­za, des­po­ja­das de aque­llo que nos ha­bía sal­va­do pre­ci­sa­men­te de ser ma­ni­fes­ta­cio­nes gro­se­ras del mun­do na­tu­ral: la fe en Dios, la he­ren­cia de Cris­to, la es­pe­ran­za en nues­tra li­be­ra­ción, la fuer­za de nues­tra uni­dad en el men­sa­je de la Cruz, la exi­gen­cia de que amá­ra­mos a nues­tros her­ma­nos co­mo a no­so­tros mis­mos, la ver­dad de que to­da vi­da es sa­gra­da. Un có­di­go esen­cial vin­cu­la­do a nues­tra con­di­ción hu­ma­na, que es­ta­ba a sal­vo de cual­quier con­tin­gen­cia. La ver­dad no se ne­go­cia. La ver­dad no se po­ne en ma­nos de una opi­nión tran­si­to­ria. La ver­dad, luz del mun­do, sal de la tie­rra, pro­yec­ción del alien­to del Crea­dor, no pue­de ser vul­ne­ra­da ni des­gua­za­da .

Pa­ra los cris­tia­nos, lo que se hi­zo en los años de en­tre­gue­rras no fue un error po­lí­ti­co, o un des­or­den de ci­vi­li­za­ción, o una de­ri­va cul­tu­ral so­la­men­te. Lo que se pro­du­jo fue el pe­ca­do, el pe­ca­do de creer que la vi­da de cual­quier hom­bre pue­de ser pi­so­tea­da al ser­vi­cio de la his­to­ria, de la na­ción, de la ra­za o de la opulencia de los mer­ca­dos. Los cris­tia­nos no so­lo co­me­te­mos erro­res. Los cris­tia­nos pe­ca­mos. Y re­za­mos a dia­rio la ora­ción de Je­sús, que rue­ga pa­ra que no se nos de­je caer en la ten­ta­ción. A los cris­tia­nos no se nos ab­suel­ve con la ri­dí­cu­la fa­ci­li­dad que al­gu­nos creen. De­be­mos arro­jar­nos en los bra­zos de la mi­se­ri­cor­dia de Dios pa­ra pe­dir­le que nos per­do­ne, por­que nos rom­pe el co­ra­zón ha­ber­le ofen­di­do.

Je­sús nun­ca nos de­ja. Con su ter­nu­ra in­fi­ni­ta, nos se­ña­la el ca­mino de re­torno a la fe y al es­fuer­zo de la bon­dad. Nos re­cuer­da que lo que ha­ce­mos a los de­más, a Él mis­mo se lo ha­ce­mos. Des­de es­ta pers­pec­ti­va con­me­mo­ra­mos los ca­tó­li­cos el aniver­sa­rio de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos sin ol­vi­dar el te­rri­ble pe­rio­do de nues­tra his­to­ria que la pro­pi­ció. En es­ta efe­mé­ri­de, pro­cla­ma­mos la ne­ce­si­dad de nues­tra fe, sa­bien­do que, en ca­da uno de los prin­ci­pios pro­mul­ga­dos en 1948, re­sue­na un men­sa­je que no he­mos de­ja­do de lle­var al mun­do des­de que se enun­ció por vez pri­me­ra en pa­la­bras del Hi­jo del Hom­bre, ha­ce vein­te si­glos, en un rin­cón de tie­rra ás­pe­ra, en­du­re­ci­da y exi­gen­te, muy cer­ca de don­de ex­pi­ra el Me­di­te­rrá­neo.

Cat­ho­pic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.