La es­pe­ra

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Ire­ne Gue­rre­ro* *Mo­nas­te­rio de San Jo­sé. Car­me­li­tas Des­cal­zas de To­ro (Za­mo­ra)

En cier­ta oca­sión, que­rien­do dar una sor­pre­sa a mi fa­mi­lia, me pre­sen­té de im­pro­vi­so en ca­sa. Mis pa­dres se ale­gra­ron de te­ner­me con ellos esos días, go­cé al ver la ca­ra que pu­sie­ron al ver­me apa­re­cer sin pre­vio avi­so. Des­pués, cuan­do me dis­po­nía a ir­me, mi ma­dre me di­jo que ha­bía es­ta­do muy bien la sor­pre­sa, pe­ro que pa­ra otra vez la avi­sa­ra, que no le qui­ta­ra la ale­gría de es­pe­rar­me.

Com­pren­dí que la es­pe­ra ade­lan­ta la pre­sen­cia del que es­tá por ve­nir. Se van con­tan­do los días, mi­rán­do­los en el ca­len­da­rio y se se­ña­lan co­mo un ho­ri­zon­te que se di­vi­sa a lo le­jos, que aca­ri­cia­mos y al que nos en­ca­mi­na­mos con gus­to, acor­tan­do po­co a po­co la dis­tan­cia. Se ali­ge­ran los pa­sos y se ilu­mi­na la mi­ra­da, mien­tras pen­sa­mos que ya que­da me­nos pa­ra en­con­trar­nos. Se co­mien­zan en­ton­ces a re­crear los es­pa­cios, a pre­pa­rar las co­sas con ilu­sión, esos mil de­ta­lles con los que que­re­mos re­ci­bir a quien que­re­mos. Así, cuan­do lle­ga el día es­pe­ra­do, te­ne­mos tan pre­pa­ra­do el co­ra­zón que el go­zo ha ido cre­cien­do en no­so­tros en la me­di­da del de­seo. Es­ta es la dul­ce es­pe­ra de la que mi ma­dre me di­jo que no que­ría que la pri­va­se.

Cuan­do lle­ga el Ad­vien­to re­cuer­do aque­llo y com­prue­bo qué im­pa­cien­tes nos he­mos vuel­to en nues­tra so­cie­dad. Es un tiem­po li­túr­gi­co que pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra la ma­yo­ría, co­mo si no tu­vie­ra sen­ti­do esa es­pe­ra ama­ble y pa­cien­te del mis­te­rio que que­re­mos ce­le­brar. La so­cie­dad de con­su­mo se en­car­ga de ofre­cer­nos res­plan­do­res ar­ti­fi­cia­les mien­tras nos va ro­ban­do lo que de ver­dad im­por­ta: la ilu­sión y la es­pe­ran­za que se for­ja en la pa­cien­te es­pe­ra. Los li­tur­gis­tas del mer­ca­do nos quie­ren ha­cer creer que da lo mis­mo un día que otro, en las gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les se pue­de ce­le­brar la Na­vi­dad en cual­quier mo­men­to.

Pe­ro es aho­ra cuan­do la Igle­sia se dis­po­ne a es­pe­rar, co­mo un vi­gía en la no­che de es­te mun­do, has­ta que la au­ro­ra rom­pa. Mien­tras, guar­da si­len­cio, ora y me­di­ta tex­tos co­mo es­te de Isaías, que nos van pre­pa­ran­do el co­ra­zón: «El Se­ñor en­ju­ga­rá las lá­gri­mas de to­dos los ros­tros, y el opro­bio de su pue­blo lo ale­ja­rá de to­do el país. Lo ha di­cho el Se­ñor. Aquel día se dirá: Aquí es­tá nues­tro Dios, de quien es­pe­rá­ba­mos que nos sal­va­ra; ce­le­bre­mos y go­ce­mos con su sal­va­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.