Ma­los tiem­pos pa­ra la con­cor­dia

La voz can­tan­te en Es­pa­ña pa­re­cen lle­var­la las fuer­zas cen­trí­fu­gas y ex­tre­mis­tas, en una es­pi­ral de ac­ción-reac­ción en la que se es­tre­cha el mar­gen pa­ra la mo­de­ra­ción y el diá­lo­go

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

No pue­de de­cir­se que Es­pa­ña ce­le­bre en su me­jor mo­men­to los 40 años de la Cons­ti­tu­ción. Si en aquel mo­men­to los dis­tin­tos par­ti­dos po­lí­ti­cos fue­ron ca­pa­ces de su­pe­rar sus di­fe­ren­cias con ge­ne­ro­si­dad y al­tu­ra de mi­ras pa­ra lo­grar que la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les se re­co­no­cie­ra en es­ta ley fun­da­men­tal, hoy la voz can­tan­te pa­re­cen lle­var­la las fuer­zas cen­trí­fu­gas y ex­tre­mis­tas, que se re­tro­ali­men­tan unas a otras, en una es­pi­ral de ac­ción-reac­ción en la que se es­tre­cha el mar­gen pa­ra la mo­de­ra­ción y el diá­lo­go en­tre gru­pos con for­mas de pen­sar o in­tere­ses con­tra­pues­tos. Se tra­ta de una de­ri­va pe­li­gro­sa, por­que esos es­pa­cios de en­cuen­tro son ne­ce­sa­rios pa­ra la con­vi­ven­cia en una so­cie­dad co­mo la es­pa­ño­la, ca­rac­te­ri­za­da por un plu­ra­lis­mo ca­da vez más acu­sa­do. Pa­ra en­cau­zar esa di­ver­si­dad y con­ver­tir­la en fac­tor de en­ri­que­ci­mien­to y no de con­flic­to, se re­quie­ren con­sen­sos de am­plio es­pec­tro que de nin­gu­na ma­ne­ra pue­den ser ar­bi­tra­rios, sino de­ri­var­se del res­pe­to a los de­re­chos fun­da­men­ta­les, sin ses­ga­das lec­tu­ras ideo­ló­gi­cas.

Es evi­den­te que a una si­tua­ción de cri­sis co­mo la que atra­vie­sa hoy Es­pa­ña no se lle­ga de un día pa­ra otro. Des­de mu­cho an­tes que irrum­pie­ran con fuer­za en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal los nue­vos po­pu­lis­mos y su for­ma agre­si­va de en­ten­der la po­lí­ti­ca, se vie­nen apli­can­do po­lí­ti­cas que di­vi­den sec­ta­ria­men­te a la po­bla­ción en ami­gos y enemi­gos o mar­gi­nan a sec­to­res de la ciu­da­da­nía. La im­po­si­ción de po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias na­cio­na­lis­tas en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es un cla­ro ejem­plo. Pe­ro tam­bién po­dría alu­dir­se a la su­ce­sión de le­yes edu­ca­ti­vas sin con­sen­so (van ya seis, ca­mino de sie­te, si la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que sos­tie­ne al Go­bierno re­sis­te el tiem­po su­fi­cien­te). To­do ello re­pre­sen­ta una rup­tu­ra de fac­to del pac­to cons­ti­tu­cio­nal, que no fue otra co­sa que la so­lem­ne de­cla­ra­ción de que los es­pa­ño­les desea­ban ce­rrar vie­jas he­ri­das del pa­sa­do y con­vi­vir pa­cí­fi­ca­men­te en un país en el que las di­ver­gen­cias del ti­po que fue­ra pu­die­ran re­sol­ver­se de for­ma se­re­na y dia­lo­ga­da, pre­su­po­nien­do la bue­na vo­lun­tad del otro y des­te­rran­do pa­ra siem­pre la pre­ten­sión de eli­mi­nar po­lí­ti­ca o fí­si­ca­men­te al ad­ver­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.