Un co­lo­nos­co­pio co­mo signo de en­tre­ga a Dios

Ca­ri­dad Ál­va­rez y Est­her Paniagua, dos es­pa­ño­las en­tre los nue­vos bea­tos

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

An­te el es­ta­lli­do de la vio­len­cia con­tra los ex­tran­je­ros en Ar­ge­lia en 1994, el em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en el país, Ja­vier Ji­mé­nez Ugar­te, se fue a vi­si­tar a la agus­ti­na mi­sio­ne­ra Est­her Paniagua al hos­pi­tal de Ar­gel en el que tra­ba­ja­ba aten­dien­do a ni­ños mu­sul­ma­nes con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. La re­li­gio­sa es­pa­ño­la de­bía ha­cer un lar­go via­je dia­rio pa­ra lle­gar has­ta el cen­tro mé­di­co y, an­te la si­tua­ción del país, su vi­da co­rría se­rio pe­li­gro. «Fue a in­sis­tir­le pa­ra que de­ja­ra el hos­pi­tal por su pro­pia se­gu­ri­dad. Est­her se ne­gó en ro­tun­do a aban­do­nar a aque­llos ni­ños. Tras la ne­ga­ti­va, el em­ba­ja­dor ce­dió en par­te y le pre­gun­tó en­ton­ces que qué po­día ha­cer pa­ra ayu­dar­la», cuen­ta a Al­fa y Ome­ga la pro­vin­cial de las agus­ti­nas mi­sio­ne­ras en Ar­gel Ma­ría Je­sús Ro­drí­guez. El di­plo­má­ti­co se re­fe­ría a qué po­día ha­cer pa­ra ayu­dar­la en su se­gu­ri­dad. «Ella con­tes­tó que le ven­dría bien un co­lo­nos­co­pio pa­ra de­tec­tar pro­ble­mas de co­lon en los pa­cien­tes con más ra­pi­dez». Por co­sas co­mo es­ta, «los pa­cien­tes –to­dos mu­sul­ma­nes– le lla­ma­ban “su án­gel”».

Sin em­bar­go, Est­her tu­vo que aban­do­nar el hos­pi­tal po­co des­pués cuan­do el mi­sio­ne­ro fran­cés Hen­ri Ver­gès, de los Her­ma­nos Ma­ris­tas, y la tam­bién mi­sio­ne­ra fran­ce­sa, Paul-Hé­lè­ne Saint-Ray­mond, de las Pe­que­ñas Her­ma­nas de la Asun­ción, fue­ron ase­si­na­dos el 8 de ma­yo de 1994 en la bi­blio­te­ca de la Cas­bah de Ar­gel don­de tra­ba­ja­ban. «Des­pués de es­te su­ce­so, el ar­zo­bis­po de la dió­ce­sis, mon­se­ñor Hen­ri Teis­sier, or­de­nó a to­dos los mi­sio­ne­ros ex­tran­je­ros ha­cer un dis­cer­ni­mien­to pa­ra que, con to­tal li­ber­tad, pu­die­ran per­ma­ne­cer en la mi­sión o re­gre­sar a su país de ori­gen», re­cuer­da Ro­drí­guez, que co­mo pro­vin­cial en Ar­ge­lia via­jó a la ciu­dad des­de Ma­drid –don­de es­ta­ba la se­de de la pro­vin­cia– pa­ra acom­pa­ñar a las agus­ti­nas mi­sio­ne­ras en es­te dis­cer­ni­mien­to.

El pe­rio­do de re­fle­xión se ce­le­bró el 6 y el 7 de oc­tu­bre de 1994. En él, las re­li­gio­sas se hi­cie­ron va­rias pre­gun­tas: ¿Qué quie­re Dios de mí y cuá­les son las ne­ce­si­da­des del pue­blo? ¿Qué ne­ce­si­ta­rán los pa­cien­tes que cui­da­mos en los hos­pi­ta­les o los ni­ños que aten­de­mos en las guar­de­rías de la Me­dia Lu­na Ro­ja que re­gen­tea­mos o en los cen­tros de pro­mo­ción de la mu­jer que di­ri­gi­mos o los an­cia­nos a los que acom­pa­ña­mos?

«A pe­sar de ser muy cons­cien­tes del gra­ve pe­li­gro que co­rrían», las re­li­gio­sas es­pa­ño­las de­ci­die­ron «no sa­lir de Ar­gel ni aban­do­nar las obras de ca­ri­dad que allí di­ri­gían y a sus be­ne­fi­cia­rios», ase­gu­ra la pro­vin­cial, que re­co­gió por es­cri­to las pa­la­bras de ca­da re­li­gio­sa en aque­lla re­fle­xión: «Ca­ri­dad [Ál­va­rez], que vi­vía pen­dien­te cons­tan­te­men­te de las ne­ce­si­da­des de los de­más, se fi­jó en el sí de la Vir­gen Ma­ría y di­jo: “Yo he sa­li­do de mi tie­rra go­zo­sa, y aquí me en­cuen­tro muy fe­liz, y voy a asu­mir la mi­sión que se me ha en­co­men­da­do”».

De es­ta for­ma, ca­da her­ma­na se re­in­cor­po­ró a su tra­ba­jo, aun­que adop­ta­ron las re­co­men­da­cio­nes de se­gu­ri­dad que les ha­bían he­cho lle­gar des­de la em­ba­ja­da. «Nun­ca via­já­ba­mos to­das jun­tas en gru­po, sa­lía­mos de dos en dos pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos», ex­pli­ca Ma­ría Je­sús Ro­drí­guez. Así lo hi­cie­ron la tar­de del do­min­go 23 de oc­tu­bre de 1994 pa­ra ir a Mi­sa al con­ven­to de las her­ma­ni­tas de Fou­cauld. «Ca­ri­dad y Est­her sa­lie­ron pri­me­ras. Cuan­do so­lo que­da­ban 100 me­tros pa­ra lle­gar, oí­mos dos dis­pa­ros. Yo me que­dé so­bre­sal­ta­da. La gen­te des­de las te­rra­zas nos de­cía: “Her­ma­nas, re­gre­sen a ca­sa”. Cuan­do en­tra­mos, so­lo oí­mos llo­rar y dos nom­bres: Ca­ri y Est­her», re­me­mo­ra Ro­drí­guez pa­ra Al­fa y Ome­ga.

Su mar­ti­rio im­pre­sio­nó so­bre­ma­ne­ra al em­ba­ja­dor es­pa­ñol. En cuan­to Ja­vier Ji­mé­nez Ugar­te se en­te­ró del ase­si­na­to se tras­la­dó has­ta el hos­pi­tal al que ha­bían tras­la­da­do los cuer­pos de las re­li­gio­sas. «Ha­bía es­ta­do con ellas esa mis­ma ma­ña­na, y ver­las sin vi­da por la tar­de es al­go que nun­ca he po­di­do ol­vi­dar», con­fe­só. El di­plo­má­ti­co hi­zo es­tas de­cla­ra­cio­nes el pa­sa­do lu­nes en una rue­da de pren­sa pa­ra pre­sen­tar la bea­ti­fi­ca­ción de Ca­ri­dad Ál­va­rez y Est­her Paniagua. En ella, Ji­mé­nez Ugar­te atri­bu­yó a las re­li­gio­sas los elo­gios que to­da­vía hoy re­ci­be por ha­ber man­te­ni­da abier­ta la em­ba­ja­da cuan­do to­do el mun­do se ha­bía ido. «El mé­ri­to lo tie­nen las agus­ti­nas. Co­no­cía­mos el dis­cer­ni­mien­to que ha­bían he­cho y que ha­bían de­ci­di­do que­dar­se. Por eso nos que­da­mos no­so­tros tam­bién. Pien­so que si hu­bie­sen de­ci­di­do mar­char­se, yo hu­bie­se re­co­men­da­do ce­rrar el con­su­la­do», ase­gu­ró el em­ba­ja­dor.

Tras su mar­ti­rio, am­bas re­li­gio­sas se­rán bea­ti­fi­ca­das el sá­ba­do 8 de di­ciem­bre en Orán (Ar­ge­lia) y, pos­te­rior­men­te, sus cuer­pos se­rán tras­la­da­dos a Ma­drid pa­ra ser in­hu­ma­nos y ve­ne­ra­dos en una ca­pi­lla de las agus­ti­nas mi­sio­ne­ras en Ma­drid.

Agus­ti­nas Mi­sio­ne­ras

El már­tir Hen­ri Ver­gès, en­tre Ca­ri­dad Ál­va­rez (de pie a la iz­quier­da) y Est­her Paniagua (de pie a la de­re­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.