«La gue­rra es siem­pre la so­lu­ción peor»

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Ri­car­do Ben­ju­mea

Es com­pren­si­ble que la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca de Ucra­nia de Ru­sia ten­ga «re­per­cu­sio­nes a ni­vel ecle­sial», di­ce a Al­fa y Ome­ga el se­cre­ta­rio de la Con­gre­ga­ción pa­ra las Igle­sias Orien­ta­les, el ar­zo­bis­po Cy­ril Va­sil, quien no obs­tan­te ur­ge a los or­to­do­xos de am­bas Igle­sias a no per­mi­tir la ma­ni­pu­la­ción de un con­flic­to ecle­sial con fi­nes po­lí­ti­cos

«A la Igle­sia ca­tó­li­ca no le co­rres­pon­de en­trar en de­ba­tes pro­pios del mun­do or­to­do­xo». Por tan­to, «res­pe­ta­re­mos sus de­ci­sio­nes» en re­la­ción con la cri­sis de Ucra­nia, que vol­ve­rá a te­ner su pro­pia Igle­sia na­cio­nal, tras rom­per los la­zos que le unen al Pa­triar­ca­do de Mos­cú des­de 1686. Aho­ra bien, «pa­ra los or­to­do­xos exis­te una unión en­tre la es­truc­tu­ra ét­ni­co-na­cio­nal y la es­fe­ra re­li­gio­sa». Y da­do que, tras la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca, «hay en Ucra­nia un pro­ce­so de cons­truc­ción na­cio­nal y es­ta­tal, aun­que se tra­te de un es­ta­do mul­ti­ét­ni­co, eso de­be te­ner re­per­cu­sio­nes a ni­vel ecle­sial».

Así se pro­nun­cia­ba el se­cre­ta­rio de la Con­gre­ga­ción va­ti­ca­na pa­ra las Igle­sias Orien­ta­les, el ar­zo­bis­po es­lo­va­co Cy­ril Va­sil, du­ran­te su vi­si­ta a Ma­drid, tras par­ti­ci­par en una jor­na­da or­ga­ni­za­da el 28 de no­viem­bre por la Fa­cul­tad de De­re­cho Ca­nó­ni­co de la Uni­ver­si­dad Ecle­siás­ti­ca San Dá­ma­so. So­lo unas ho­ras des­pués el pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla, pri­mus in­ter pa­res en la or­to­do­xia, con se­de en Es­tam­bul, con­fir­ma­ba la de­ci­sión de re­no­cer la au­to­ce­fa­lia a los or­to­do­xos ucra­nia­nos, una vez que es­tos se­llen su uni­fi­ca­ción ba­jo una so­la Igle­sia en los pró­xi­mos días. Dan­do por des­con­ta­da es­ta de­ci­sión, el Pa­triar­ca­do de Mos­cú ya ha­bía ro­to sus re­la­cio­nes con el pa­triar­ca Bar­to­lo­mé de Cons­tan­ti­no­pla el 15 de oc­tu­bre.

Las aguas se agi­tan en la or­to­do­xia. Mien­tras los ru­ma­nos se han ali­nea­do con Bar­to­lo­mé, las Igle­sias or­to­do­xas de Ser­bia y Po­lo­nia han apo­ya­do a Mos­cú. Des­de una pos­tu­ra más neu­tral, el res­pe­ta­do ar­zo­bis­po Anas­ta­sio, de Al­ba­nia, ha re­pro­cha­do al pa­triar­ca de Ru­sia, Kiryll, que uti­li­ce «la di­vi­na Eu­ca­ris­tía» co­mo «ar­ma con­tra otra Igle­sia», alu­dien­do a la prohi­bi­ción a los fie­les ru­sos de re­ci­bir nin­gún sa­cra­men­to en igle­sias ba­jo la au­to­ri­dad de Bar­to­lo­mé.

Ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca del con­flic­to

Se va per­fi­lan­do una rup­tu­ra que al­gu­nos com­pa­ran ya con el Gran Cis­ma de 1054. A cor­to pla­zo, sin em­bar­go, la de­ri­va­da que más preo­cu­pa es la po­lí­ti­ca. An­te «las re­cien­tes ten­sio­nes en Ucra­nia por los cho­ques con fuer­zas ofi­cia­les de la Fe­de­ra­ción Ru­sa», el ar­zo­bis­po Va­sil pi­de «un pro­ce­so de diá­lo­go que lle­ve a una com­pren­sión re­cí­pro­ca», y en el que –a su jui­cio– se re­quie­re hoy al­gu­na me­dia­ción con «una re­pre­sen­ta­ción am­plia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal».

«La Igle­sia gre­co­ca­tó­li­ca en Ucra­nia siem­pre ha in­vi­ta­do a to­dos a par­ti­ci­par por la paz», re­sal­ta el nú­me­ro dos del di­cas­te­rio va­ti­cano. «Hay ten­sio­nes que pue­den es­tar mo­ti­va­das por mil ra­zo­nes. Exis­ten y hay que afron­tar­las, pe­ro la gue­rra es siem­pre la so­lu­ción peor», y el com­pro­mi­so de to­dos los cris­tia­nos es «siem­pre con la paz».

Los nue­vos tam­bo­res de gue­rra por el apre­sa­mien­to de tres bu­ques de la Ar­ma­da ucra­nia­na en el mar Ne­gro por par­te ru­sa y la prohi­bi­ción de en­tra­da en Ucra­nia a va­ro­nes ru­sos de en­tre 16 y 60 años au­men­tan el ries­go de agi­ta­ción del con­flic­to ecle­sial con fi­nes po­lí­ti­cos. Si el pre­si­den­te Po­ros­hen­ko se ha eri­gi­do en por­ta­voz de los or­to­do­xos ucra­nia­nos, des­de el Krem­lin se ha res­pon­di­do que Ru­sia no se que­da­rá de bra­zos cruzados mien­tras se ata­ca a los in­tere­ses del Pa­triar­ca­do de Mos­cú, ase­gu­ran­do, sin em­bar­go, que su res­pues­ta se­rá úni­ca­men­te por «me­dios po­lí­ti­cos-di­plo­má­ti­cos». Pe­ro a la ho­ra de la ver­dad po­cos es­pe­ran que ha­ya jue­go lim­pio. Los ru­sos han de­nun­cia­do vi­si­tas in­ti­mi­da­to­rias de los ser­vi­cios se­cre­tos ucra­nia­nos, el SBU, a una vein­te­na de sa­cer­do­tes fie­les a Mos­cú, mien­tras que en el es­te del país, en las re­gio­nes re­bel­des pro­rru­sas, la si­tua­ción es la in­ver­sa. El pa­triar­ca Bar­to­lo­mé ha pe­di­do a unos y a otros que se abs­ten­gan de «cual­quier ac­to de vio­len­cia» y de la apro­pia­ción de tem­plos y mo­nas­te­rios de la otra par­te.

Fi­lias y fo­bias de los gre­co­ca­tó­li­cos

Esa fue la si­tua­ción que, ba­jo el co­mu­nis­mo, vi­vió la Igle­sia gre­co­ca­tó­li­ca ucra­nia, cu­yas pro­pie­da­des fue­ron trans­fe­ri­das a la Igle­sia or­to­do­xa, re­cuer­da Cy­ril Va­sil. Aque­lla dispu­ta, ase­gu­ra, es­tá ya zan­ja­da, y hoy exis­te «una Igle­sia flo­re­cien­te que atrae a un gran nú­me­ro de jó­ve­nes, so­bre to­do en la par­te oc­ci­den­tal de Ucra­nia».

La re­la­ción con los or­to­do­xos ucra­nia­nos no so­lo «se ha es­ta­bi­li­za­do», sino que «hoy las dos Igle­sias se sien­ten más uni­das de­bi­do a las ten­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, cuan­do hay otro es­ta­do [en alu­sión a Ru­sia] que ha­ce su­frir in­dis­tin­ta­men­te a to­dos los fie­les y ciu­da­da­nos».

Los gre­ca­tó­li­cos ucra­nia­nos se han ali­nea­do cla­ra­men­te con la fu­tu­ra Igle­sia de Ucra­nia, mien­tras que no ol­vi­dan las afren­tas de Mos­cú, que siem­pre les ha con­si­de­ra­do in­va­so­res ile­gí­ti­mos en su te­rri­to­rio ca­nó­ni­co, lla­mán­do­los des­pec­ti­va­men­te unia­tas des­de su vuel­ta a la co­mu­nión con Ro­ma ha­ce cua­tro si­glos. De ahí que es­tos gre­co­ca­tó­li­cos vean con re­ce­lo cual­quier ges­to de acer­ca­mien­to del Pa­pa a la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa, que si bien es­tá a pun­to de per­der su con­di­ción de pri­me­ra en cuan­to a nú­me­ro de fie­les en la or­to­do­xia, se­gui­rá te­nien­do un as­cen­den­te in­cues­tio­na­ble en el mun­do es­la­vo

Pa­ra el se­cre­ta­rio de la Con­gre­ga­ción pa­ra las Igle­sias Orien­ta­les, na­da de eso es ex­cu­sa pa­ra de­sen­ten­der­se del diá­lo­go ecu­mé­ni­co. «La Igle­sia gre­co­ca­tó­li­ca es la Igle­sia ro­ma­na», di­ce. «No sir­ve apo­yar el diá­lo­go con una reali­dad le­ja­na en de­tri­men­to del diá­lo­go con la reali­dad lo­cal», aña­de. Co­sa dis­tin­ta – ma­ti­za– es que en el ecu­me­nis­mo con los or­to­do­xos, la Igle­sia ca­tó­li­ca «no pue­de ig­no­rar a las Igle­sias lo­ca­les, que son los pri­me­ros in­ter­lo­cu­to­res, quie­nes tie­nen la ex­pe­rien­cia con­cre­ta y real del diá­lo­go».

REUTERS/Vya­ches­lav Ma­di­yevsky

Un sol­da­do del ser­vi­cio de guar­dia de fron­te­ra de Ucra­nia vi­gi­lia el cru­ce de Gop­tov­ka en la fron­te­ra en­tre Ru­sia y Ucra­nia, en la re­gión de Khar­kiv (Ucra­nia) el pa­sa­do 28 de no­viem­bre

Ar­chi­ma­drid/ Jo­sé Luis Bo­na­ño

El ar­zo­bis­po Cy­ril Va­sil, du­ran­te su con­fe­ren­cia en la UESD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.