Sal­var la vi­da al ase­sino de tu pa­dre

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Fran Ote­ro

El tri­bu­nal que juz­gó a su agre­sor lle­gó a ame­na­zar­la con pe­nas de cár­cel y mul­tas por su de­fen­sa de la vi­da, en con­tra de la pe­na ca­pi­tal

Sue­zann Bos­ler per­dió a su pa­dre, pas­tor de una igle­sia en Flo­ri­da, en vís­pe­ras de la Na­vi­dad de 1986. Ella so­bre­vi­vió al ata­que y des­de en­ton­ces ha de­di­ca­do su vi­da a ex­ten­der por el mun­do el po­der res­tau­ra­ti­vo del per­dón. No so­lo per­do­nó a su agre­sor, sino que lu­chó pa­ra que no fue­se con­de­na­do a muer­te. Lo con­si­guió. Aca­ba de es­tar en Es­pa­ña, in­vi­ta­da por la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio, con mo­ti­vo del Día In­ter­na­cio­nal de las Ciu­da­des por la Vi­da

Que­da­ban ape­nas tres días pa­ra ce­le­brar la Na­vi­dad de 1986 cuan­do Sue­zann Bos­ler y su pa­dre, pas­tor de una igle­sia en Mia­mi, lle­ga­ban a ca­sa de rea­li­zar unas com­pras na­vi­de­ñas. Mien­tras em­pa­que­ta­ban los re­ga­los, un hom­bre lla­mó al tim­bre. Has­ta ahí to­do nor­mal, pues, co­mo cual­quier ca­sa pa­rro­quial que se pre­cie de ser­lo, te­nía las puer­tas abier­tas las 24 ho­ras del día. Pe­ro esa no­che quien ac­ce­dió a la vi­vien­da fue un hom­bre ar­ma­do que acu­chi­lló al pas­tor Bos­ler más de 20 ve­ces y cin­co a su hi­ja, que tra­tó de de­fen­der­le. El mi­nis­tro fa­lle­ció, mien­tras Sue­zann con­si­guió so­bre­vi­vir, aun­que tu­vo que ser so­me­ti­da a ci­ru­gía por una pu­ña­la­da en la ca­be­za que le ha­bía al­can­za­do el ce­re­bro.

El agre­sor, Ja­mes Bernard Camp­bell, fue pos­te­rior­men­te de­te­ni­do y dos ve­ces sen­ten­cia­do a muer­te, con­de­nas que con­si­guió pa­ra­li­zar la pro­pia Sue­zann años des­pués del ata­que y tras ha­ber con­tra­ta­do a un abo­ga­do pa­ra ha­cer­lo reali­dad. Que­ría cum­plir así la vo­lun­tad de su pa­dre, quien, en una con­ver­sa­ción años atrás so­bre la pe­na ca­pi­tal, le ha­bía con­fe­sa­do que si al­guien al­gún día le ase­si­na­ba, no que­ría que se le apli­ca­se esa con­de­na. Pa­ra ello tu­vo que en­fren­tar­se in­clu­so al tri­bu­nal que juz­gó a su agre­sor, pues la de­fen­sa vehe­men­te de la vi­da por Sue­zann pro­vo­có que la ame­na­za­ra con mul­tas y pe­nas de pri­sión por ul­tra­je.

No fue fá­cil pa­ra Sue­zann te­ner que vol­ver una y otra vez a aque­lla no­che del mes de di­ciem­bre, pe­ro lo hi­zo. So­lo cin­co años y me­dio des­pués del su­ce­so, pu­do per­do­nar a su agre­sor y ase­sino de su pa­dre. Su fe lo ayu­dó en es­te pro­ce­so. «Cuan­do le per­do­né, me con­ver­tí en una nue­va per­so­na. Des­apa­re­ció la ra­bia, la sed de ven­gan­za… Ya no ne­ce­si­ta­ba que él me di­je­ra que lo sen­tía o que me die­ra las gra­cias por sal­var­le la vi­da. Des­cu­brí que el per­dón no era pa­ra él, es pa­ra uno mis­mo», re­co­no­ce en en­tre­vis­ta con Al­fa y Ome­ga, du­ran­te su vi­si­ta a Ma­drid, don­de ofre­ció su tes­ti­mo­nio en un ac­to or­ga­ni­za­do por la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio en el mar­co del Día In­ter­na­cio­nal de las Ciu­da­des por la Vi­da, ce­le­bra­do el pa­sa­do 30 de no­viem­bre.

Tras el jui­cio en el que con­mu­ta­ron la pe­na ca­pi­tal, Bos­ler en­vió a su abo­ga­do pa­ra que le pre­gun­ta­se a Ja­mes Bernard Camp­bell si que­ría ver­la, pe­ro no acep­tó. «Es­ta­ba en­fa­da­do con­mi­go por­que ha­bía so­bre­vi­vi­do y, por tan­to, si­do tes­ti­go de su cri­men. Creía que si yo hu­bie­se muer­to, él no es­ta­ría en la cár­cel», ex­pli­ca.

A raíz de la ex­pe­rien­cia de per­dón, Sue­zann de­ci­dió de­di­car su vi­da a re­co­rrer el mun­do y con­tar su his­to­ria, a mos­trar a la gen­te que hay otra for­ma de afron­tar la vio­len­cia y los crí­me­nes, a ha­blar so­bre «el error» que se co­me­te cuan­do se op­ta por la pe­na de muer­te. Y lo ha­ce de ma­ne­ra for­mal, pues es co­fun­da­do­ra de la aso­cia­ción Via­je a la es­pe­ran­za… De la vio­len­cia a la sa­na­ción, que in­te­gra a fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de ase­si­na­tos y a tra­vés de la que de­fien­den que no se pue­de res­pon­der a la muer­te con más muer­te.

Una y otra vez, Sue­zann Bos­ler in­sis­te en la ne­ce­si­dad de aca­bar con la pe­na de muer­te. Le due­le es­pe­cial­men­te que en su país, Es­ta­dos Uni­dos, to­da­vía ha­ya seis o sie­te es­ta­dos que lle­van a ca­bo eje­cu­cio­nes y que su es­ta­do, Flo­ri­da, sea uno de los lí­de­res de es­ta ma­ca­bra cla­si­fi­ca­ción. «Ma­tan­do a quien ha ase­si­na­do a mi pa­dre no le de­vuel­ve la vi­da y no­so­tros no po­de­mos de­ci­dir cuán­do al­guien de­be mo­rir», con­clu­ye, al tiem­po que afir­ma que aca­bar con la pe­na ca­pi­tal es «un gran desafío» que hay que afron­tar con­cien­cian­do a la ciu­da­da­nía y co­lo­can­do el te­ma en la agen­da pú­bli­ca, al­go que, con­fe­só, «Sant’Egi­dio nos es­tá ayu­dan­do a ha­cer».

Jour­ne­yof­ho­pe­diary.blogs­pot.com

Sue­zann Bos­ler du­ran­te una con­fe­ren­cia

EFE/Ko­te Ro­dri­go

El Con­gre­so de los Dipu­tados, ilu­mi­na­do en la jor­na­da Ciu­da­des por la Vi­da de 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.