Vox y los ca­tó­li­cos

ABC - Alfa y Omega - - España - Fran Ote­ro

An­da­lu­cía vi­vió el do­min­go una jor­na­da elec­to­ral his­tó­ri­ca, que pue­de de­ter­mi­nar la lle­ga­da a la Jun­ta de un par­ti­do di­fe­ren­te al PSOE y pro­pi­ció la apa­ri­ción de un nue­vo ac­tor po­lí­ti­co, Vox, que de­fien­de al­gu­nos pos­tu­la­dos de la Igle­sia ca­tó­li­ca –vi­da, fa­mi­lia, ideo­lo­gía de gé­ne­ro…– pe­ro que cho­ca en otros co­mo las mi­gra­cio­nes

Lo que su­ce­dió en An­da­lu­cía el pa­sa­do do­min­go es, ob­je­ti­va­men­te, his­tó­ri­co. Por va­rios mo­ti­vos. Los dos gram­des par­ti­dos que tra­di­cio­nal­men­te han aca­pa­ra­do gran par­te de los vo­tos co­se­cha­ron los peo­res re­sul­ta­dos has­ta la fe­cha; exis­te la po­si­bi­li­dad de que la Jun­ta de An­da­lu­cía cam­bie de co­lor po­lí­ti­co por pri­me­ra vez en ca­si cua­tro dé­ca­das, y ha irrum­pi­do en el Par­la­men­to an­da­luz una nue­va fuer­za, Vox, si­tua­da en el la­do de­re­cho del ar­co po­lí­ti­co y que ha se­du­ci­do a ca­si 400.000 an­da­lu­ces, no po­cos de ellos ca­tó­li­cos. Sin du­da, ha si­do la irrup­ción del par­ti­do po­lí­ti­co li­de­ra­do por San­tia­go Abas­cal a ni­vel na­cio­nal, lo que ha aca­pa­ra­do la aten­ción me­diá­ti­ca.

No po­cos me­dios han til­da­do al for­ma­ción ver­de de «ul­tra», «ul­tra­de­re­cha», «xe­nó­fo­ba», «eu­ro­es­cép­ti­ca»… mien­tras sus mi­li­tan­tes de­fien­den que son un par­ti­do que tie­ne en­tre sus fi­las a Or­te­ga La­ra, que de­fien­de la uni­dad de Es­pa­ña, la fa­mi­lia o la vi­da. Lo cier­to es que Vox ha pues­to en los úl­ti­mos me­ses un én­fa­sis es­pe­cial en la cues­tión te­rri­to­rial a raíz del pro­ble­ma se­ce­sio­nis­ta en Ca­ta­lu­ña, co­mo tam­bién lo ha he­cho en ma­te­ria mi­gra­to­ria, don­de ha ha­bla­do de «in­va­sión», «de­por­ta­cio­nes» o de fa­vo­re­cer fun­da­men­tal­men­te la in­mi­gra­ción que pro­ven­ga de Amé­ri­ca La­ti­na. Qui­zá es­te úl­ti­mo es uno de los pun­tos de ma­yor fric­ción de la for­ma­ción con la pos­tu­ra de la Igle­sia ca­tó­li­ca, que ha he­cho una op­ción de­ci­di­da por la hos­pi­ta­li­dad y la aco­gi­da.

Pe­ro hay otras cues­tio­nes don­de las pos­tu­ras –qui­zá no se com­par­ten los mé­to­dos– son cer­ca­nas. Por ejem­plo, en ma­te­ria de abor­to, don­de la pos­tu­ra de Vox no di­fie­re mu­cho de la que man­tie­ne la ac­tual di­rec­ción del PP: a cor­to pla­zo, de­ro­gar la ley de pla­zos y vol­ver a la de 1985. Tam­bién es­tán en con­tra de los vien­tres de al­qui­ler o de la im­po­si­ción de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, ba­ta­lla en la que la Igle­sia pa­re­ce ha­ber­se que­da­do so­la en los úl­ti­mos años.

Cuan­do na­ció, Vox in­te­gra­ba a di­ver­sas co­rrien­tes pro­ce­den­tes del PP: ha­bía gen­te de la Fun­da­ción pa­ra la De­fen­sa de la Na­ción Es­pa­ño­la (De­naes), po­lí­ti­cos de­sen­can­ta­dos, ca­tó­li­cos nue­vos en po­lí­ti­ca, con­ser­va­do­res, li­be­ra­les… Un amal­ga­ma que, se­gún re­la­ta a es­te se­ma­na­rio un ex­mi­li­tan­te de Vox y católico com­pro­me­ti­do, sal­tó por los ai­res en las elec­cio­nes in­ter­nas de Vox en sep­tiem­bre de 2014, cuan­do Abas­cal se hi­zo con el con­trol del par­ti­do sos­te­ni­do por De­naes y con el al­ta­voz de Haz­te Oír.

Un im­por­tan­te car­go de una dió­ce­sis an­da­lu­za y sa­cer­do­te, que pre­fie­re que­dar en el ano­ni­ma­to, ve con «des­con­fian­za» la irrup­ción de es­te par­ti­do en el sen­ti­do de que «es más que evi­den­te que la Igle­sia no se pue­de iden­ti­fi­car con nin­gu­na op­ción po­lí­ti­ca». Y aña­de: «A ni­vel de ca­lle sí es cier­to que a un gru­po de ca­tó­li­cos les pa­re­ce bien la op­ción de Vox, por­que creen que van a de­fen­der los in­tere­ses de la Igle­sia, pe­ro la ma­yo­ría sa­be que nin­gún par­ti­do cum­ple el idea­rio cris­tiano. En los ám­bi­tos ecle­sia­les no he per­ci­bi­do yo una pro­pa­gan­da abier­ta de Vox ni a fa­vor de Vox, por lo me­nos en mi pro­vin­cia».

Re­co­no­ce que ha si­do una sor­pren­den­te el re­sul­ta­do de es­te par­ti­do y ex-

pli­ca que su éxi­to no so­lo tie­ne que ver con el mie­do o el re­cha­zo a la in­mi­gra­ción, aun­que en al­gu­nos lu­ga­res co­mo Al­me­ría sí ha­ya po­di­do ser de­ter­mi­nan­te: «Me pa­re­ce que tie­ne que ver más con el cues­tio­na­mien­to sis­te­má­ti­co de la Tran­si­ción, de los va­lo­res tra­di­cio­na­les y de las ins­ti­tu­cio­nes que los par­ti­dos de iz­quier­da que apo­yan al ac­tual Go­bierno so­cia­lis­ta pro­mue­ven. Tie­nen pe­so la dic­ta­du­ra de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, la ne­ga­ción de un pa­sa­do co­mún de Es­pa­ña, lo que ha sig­ni­fi­ca­do la Tran­si­ción que se quie­re di­na­mi­tar, y las con­ce­sio­nes a los na­cio­na­lis­mos por par­te del go­bierno de Pe­dro Sán­chez, so­bre to­do a los ca­ta­la­nes».

Com­par­te la sor­pre­sa por la irrup­ción de Vox un obis­po que ve los acon­te­ci­mien­tos des­de una se­ñe­ra dió­ce­sis de la mi­tad nor­te de nues­tro país. «Me sor­pren­de Vox, pe­ro no el des­con­ten­to y el has­tío del pue­blo. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos que han go­ber­na­do y go­bier­nan no han res­pon­di­do su­fi­cien­te­men­te a la co­rrup­ción ni a las de­man­das de los ciu­da­da­nos. Con­ti­núa la cri­sis en mu­chos ám­bi­tos de la so­cie­dad es­pa­ño­la y es­to pro­pi­cia la apa­ri­ción de su­pues­tos sal­va­do­res que en reali­dad ter­mi­nan opri­mien­do a la per­so­na y con­cul­can­do sus de­re­chos con pro­me­sas en­ga­ño­sas. Ne­ce­si­ta­mos lí­de­res ho­nes­tos que de­mues­tren ser ver­da­de­ros ser­vi­do­res pú­bli­cos; que no ex­clu­yen a na­die y tra­ba­jan por una con­vi­ven­cia en paz, en so­li­da­ri­dad y en li­ber­tad. Me in­quie­ta que irrum­pa con fuer­za un par­ti­do que pro­po­ne so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas so­cia­les a cos­ta de los más dé­bi­les».

Fer­nan­do Díaz Aba­jo es sa­cer­do­te de Se­vi­lla y con­si­lia­rio de la HOAC, aun­que ha­bla a tí­tu­lo per­so­nal: «El pro­ble­ma con Vox es­tri­ba en que ca­si to­do el mun­do fir­ma­ría­mos mu­chas de las pro­pues­tas de su pro­gra­ma elec­to­ral –en el fon­do, es­to es el po­pu­lis­mo–, igual que nun­ca fir­ma­ría­mos otras si se de­ta­lla­ran los ins­tru­men­tos pa­ra con­se­guir­las, que es lo que po­si­bi­li­ta ha­cer una va­lo­ra­ción del fon­do y mo­ti­va­cio­nes de la pro­pues­ta». Le cri­ti­ca a es­te par­ti­do, por ejem­plo, que lan­ce afir­ma­cio­nes grue­sas so­bre los in­mi­gran­tes, ha­blan­do del efec­to lla­ma­da cuan­do «los da­tos de­mues­tran ha­ce tiem­po de ma­ne­ra con­tun­den­te que no exis­te ese efec­to». «Es un ejem­plo de có­mo no es cier­to lo que di­cen de que su prio­ri­dad son las per­so­nas, pues no par­ten de sus ne­ce­si­da­des. Su plan­tea­mien­to de la cues­tión es muy dis­tan­te de los del Evan­ge­lio y de los prin­ci­pios y cri­te­rios de la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia», aña­de.

En es­te sen­ti­do, cree que la Igle­sia de An­da­lu­cía «de­be­rá es­tar aten­ta a no de­jar­se em­bar­car en es­ta de­ri­va del mie­do tan dis­tan­te de la fe cris­tia­na, y a no de­jar de rea­li­zar su mi­sión cer­ca­na a los po­bres, co­mo pie­dra de to­que de su pro­pia cre­di­bi­li­dad».

Has­ta el mo­men­to, la úni­ca voz ofi­cial de la Igle­sia que ha he­cho un aná­li­sis de las elec­cio­nes ha si­do el obis­po de Cór­do­ba, De­me­trio Fer­nán­dez, que pu­bli­ca es­te jue­ves su car­ta se­ma­nal so­bre el te­ma y que ha ade­lan­ta­do a

Al­fa y Ome­ga. «Me ale­gro de que es­ta so­cie­dad an­da­lu­za ha­ya si­do ca­paz de dar un vuel­co de es­te ca­li­bre, rom­pien­do una iner­cia ca­si im­po­si­ble de su­pe­rar. An­da­lu­cía se si­túa co­mo pio­ne­ra de un cam­bio so­cial que es­pe­ra­mos en la so­cie­dad es­pa­ño­la», es­cri­be el pre­la­do cor­do­bés, sin men­cio­nar con­cre­ta­men­te a nin­gún par­ti­do.

Sí lan­za un men­sa­je al ac­tual Go­bierno an­da­luz, que es a la vez aná­li­sis de las cau­sas del re­sul­ta­do elec­to­ral: «No se pue­de es­tar con­tra­di­cien­do la sen­si­bi­li­dad de un pue­blo re­li­gio­so y cris­tiano, un pue­blo que pi­de res­pe­to pa­ra sus tra­di­cio­nes re­li­gio­sas y es­tá dis­pues­to a res­pe­tar a los de­más. No se pue­de es­tar ata­can­do la li­ber­tad re­li­gio­sa im­pu­ne­men­te, re­cla­man­do la pro­pie­dad pú­bli­ca de la mez­qui­ta­ca­te­dral de Cór­do­ba con ar­gu­cias que no se sos­tie­nen ni por par­te de los que las mon­tan. […] No se pue­de tro­cear Es­pa­ña, sin que eso ten­ga un pre­cio po­lí­ti­co. No se pue­de pre­ten­der eli­mi­nar el de­re­cho de los pa­dres a ele­gir la edu­ca­ción que quie­ren pa­ra sus hi­jos, in­tro­du­cien­do le­yes de in­ge­nie­ría so­cial. No se pue­de eli­mi­nar la vi­da inocen­te al ini­cio o al fi­nal de la vi­da, y es­pe­rar que en­ci­ma les vo­ten. Los an­da­lu­ces son sen­si­bles a to­do es­to, y han que­ri­do de­cir en las ur­nas cuál es el fu­tu­ro que quie­ren pa­ra ellos y pa­ra sus hi­jos».

Fer­nán­dez ha­ce tam­bién un lla­ma­mien­to a los par­ti­dos que han ob­te­ni­do la con­fian­za de los elec­to­res de mo­do que «se­pan ges­tio­nar bien el en­car­go de quie­nes los han vo­ta­do» y les pi­de que hu­yan de «pro­ta­go­nis­mo per­so­nal o de par­ti­do» pa­ra apos­tar por la cul­tu­ra del en­cuen­tro, del pac­to y del con­sen­so. «Sea cual sea la alian­za, se­gui­re­mos re­cor­dán­do­les la ne­ce­si­dad de aten­der a los más po­bres», con­clu­ye, al tiem­po que ci­ta al­guno de es­tos co­lec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos: parados, jó­ve­nes, no na­ci­dos, an­cia­nos, in­mi­gran­tes y fa­mi­lias.

«A un gru­po de ca­tó­li­cos les pa­re­ce bien Vox, pe­ro la ma­yo­ría sa­be que nin­gún par­ti­do cum­ple el idea­rio cris­tiano», re­co­no­ce un sa­cer­do­te an­da­luz «Me in­quie­ta que irrum­pa con fuer­za un par­ti­do po­lí­ti­co que pro­po­ne so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas so­cia­les a cos­ta de los más dé­bi­les», afir­ma un obis­po

AFP / Ós­car del Po­zo EFE/Ra­fa Al­cai­de

El pre­si­den­te de Vox, San­tia­go Abas­cal, aplau­de a los mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes de Vox que ce­le­bran los re­sul­ta­dos en las elec­cio­nes an­da­lu­zas en Se­vi­lla, el pa­sa­do 2 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.