Mi­nu­tos de es­pe­ran­za pa­ra los pre­sos de Ara­gón

Las dió­ce­sis ara­go­ne­sas lan­zan una cam­pa­ña pa­ra que to­dos los re­clu­sos de Te­ruel, Zue­ra y Da­ro­ca pue­dan con­tac­tar en Na­vi­dad con sus fa­mi­lia­res. El ob­je­ti­vo es re­unir 2.000 tar­je­tas an­tes del 20 de di­ciem­bre.

ABC - Alfa y Omega - - España - Igle­sia en Ara­gón Za­ra­go­za

Que nin­gún pre­so de Ara­gón se que­de sin fe­li­ci­tar la Na­vi­dad a sus se­res que­ri­dos. Ese es el ob­je­ti­vo de la cam­pa­ña Mi­nu­tos de es­pe­ran­za, a tra­vés de la cual Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria ofre­ce un tes­ti­mo­nio de amor y per­dón a los «des­car­ta­dos de la so­cie­dad». El ob­je­ti­vo es re­unir 2.000 tar­je­tas te­le­fó­ni­cas, con cin­co eu­ros de sal­do ca­da una, que se­rán re­par­ti­das en los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios de Te­ruel, Zue­ra y Da­ro­ca.

«Es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­les en­ten­der que no to­do es­tá per­di­do. Les pre­dis­po­ne­mos a pe­dir per­dón a las víc­ti­mas y a res­ti­tuir los po­si­bles da­ños oca­sio­na­dos», des­ta­ca el obis­po de Bar­bas­tro, Án­gel Pé­rez Pue­yo, res­pon­sa­ble de la Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria en Ara­gón, quien agra­de­ce el ser­vi­cio gra­tui­to de vo­lun­ta­rios y do­nan­tes: «Es­ta­mos ayu­dan­do a cien­tos de re­clu­sos a re­co­brar su dig­ni­dad co­mo hi­jos de Dios. No hay na­da tan gra­ti­fi­can­te co­mo re­ga­lar es­pe­ran­za».

Las tar­je­tas te­le­fó­ni­cas son muy co­di­cia­das por los in­ter­nos, ya que, co­mo ex­pli­ca uno de los be­ne­fi­cia­rios de la cam­pa­ña de 2017, «sin tar­je­ta no hay lla­ma­das a la fa­mi­lia ni al abo­ga­do, ni a quien te pue­da sol­ven­tar al­gún pro­ble­ma en un mo­men­to de­ter­mi­na­do… Es tu co­ne­xión con el mun­do. Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro des­pués de la li­ber­tad, tal vez sea el me­jor re­ga­lo que po­de­mos ha­cer a un pre­so».

Un ges­to trans­for­ma­dor

Las per­so­nas in­tere­sa­das en co­la­bo­rar pue­den ha­cer su do­na­ti­vo, an­tes del 20 de di­ciem­bre, en el si­guien­te nú­me­ro de cuen­ta: ES18 2085-0138-380330342277. Con el di­ne­ro re­cau­da­do (la me­ta es al­can­zar los 10.000 eu­ros), Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria ad­qui­ri­rá las tar­je­tas.

«Al des­apa­re­cer las ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas de las ca­lles, la gen­te ya no pue­de com­prar las re­car­gas, de ahí que ca­na­li­ce­mos las ayu­das a tra­vés del in­gre­so o la trans­fe­ren­cia ban­ca­ria», ex­pli­ca la de­le­ga­da de Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria en Za­ra­go­za, Isa­bel Es­car­tín, al tiem­po que sub­ra­ya el «ges­to trans­for­ma­dor de mu­chas pe­que­ñas apor­ta­cio­nes».

El día de Na­vi­dad ha­brá una Eu­ca­ris­tía en ca­da cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Ara­gón, que se­rá pre­si­di­da por los obis­pos, mien­tras que un gru­po de vo­lun­ta­rios acu­di­rá a fe­li­ci­tar las fies­tas a ca­da in­terno. «El día de Na­vi­dad no ten­dría sen­ti­do pa­ra mí si no lo ce­le­bra­ra en la cár­cel. Por­que, más allá de las tar­je­tas, los in­ter­nos agra­de­cen que nos acor­de­mos de ellos en días tan sig­ni­fi­ca­ti­vos», ex­pli­ca Pé­rez Pue­yo, que ofi­cia­rá la Mi­sa del 25 de di­ciem­bre en la cár­cel de Zue­ra.

Mo­ti­vos pa­ra creer

El sa­cer­do­te pa­sio­nis­ta Raúl Re­vi­lla, ca­pe­llán del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Zue­ra des­de su aper­tu­ra en 2001, in­su­fla es­pe­ran­za en los co­ra­zo­nes que más lo ne­ce­si­tan. «In­ten­to ser ami­go, fa­mi­lia y her­mano de to­dos», ase­gu­ra, al tiem­po que com­par­te su vi­sión pas­to­ral: «Veo a los in­ter­nos co­mo her­ma­nos su­frien­tes a los que no pue­do aban­do­nar».

Pa­ra ello, re­sul­ta fun­da­men­tal es­tar abier­to, ex­pli­ca Re­vi­lla, «por­que mu­chas con­ver­sa­cio­nes sur­gen so­bre la mar­cha, en un pa­seo, al cru­zar­te con un pre­so llo­ran­do… Te lla­man pa­ra con­tar­te al­go, con­fe­sar­se, pe­dir­te ora­cio­nes o, sim­ple­men­te, pa­ra desaho­gar­se». «Nos cuen­tan co­sas que no di­cen ni a sus abo­ga­dos», apun­ta el ca­pe­llán.

La cla­ve es no mi­rar a los pre­sos co­mo gen­te dis­tin­ta, pre­ci­sa es­te sa­cer­do­te: «Son per­so­nas que han me­ti­do la pa­ta, al­gu­nas más que otras, pe­ro ¿quién es­tá exen­to de equi­vo­car­se? La cár­cel no es el ba­su­re­ro don­de echa­mos a los peo­res. Hay per­so­nas que han re­ci­bi­do le­ña­zos des­de que na­cie­ron». Por es­ta ra­zón, sub­ra­ya Re­vi­lla, «es im­por­tan­te re­for­zar su au­to­es­ti­ma y ha­cer­les cons­cien­tes de su va­lor co­mo per­so­nas. To­do ser hu­mano tie­ne su dig­ni­dad y me­re­ce es­pe­ran­za».

Per­dón y aper­tu­ra

La Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria ofre­ce 20 pro­gra­mas den­tro de las cár­ce­les ara­go­ne­sas, a tra­vés de vo­lun­ta­rios que res­pon­den al men­sa­je de Je­sús: «Es­tu­ve en la cár­cel y vi­nis­teis a ver­me». Ade­más de la aten­ción es­pi­ri­tual, se or­ga­ni­zan ta­lle­res lú­di­cos, se im­par­te for­ma­ción en há­bi­tos sa­lu­da­bles, se rea­li­zan sa­li­das te­ra­péu­ti­cas, acom­pa­ña­mien­to en los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, asis­ten­cia per­so­nal y aco­gi­da a la lle­ga­da o a la sa­li­da de la pri­sión, en­tre otras co­sas.

La in­dul­gen­cia de Dios es­tá siem­pre pre­sen­te. Una luz que, en Na­vi­dad, se ex­pan­de con las tar­je­tas te­le­fó­ni­cas que la Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria en­tre­ga sin pe­dir na­da a cam­bio. «La Igle­sia es­tá abier­ta a to­do el mun­do: tien­de la mano a quien lo ne­ce­si­ta», con­clu­ye Án­gel Pé­rez Pue­yo.

Fo­tos: Igle­sia en Ara­gón

Án­gel Pé­rez Pue­yo po­sa con las tar­je­tas que se re­par­ti­rán

Igle­sia en Ara­gón,

Jo­sé Ma­ría Al­ba­lad, di­rec­tor de pre­sen­ta la cam­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.