«Vino la Pa­la­bra de Dios so­bre Juan»

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

Tres son los per­so­na­jes que nos acom­pa­ñan du­ran­te es­te tiem­po de Ad­vien­to: en pri­mer lu­gar, los pro­fe­tas. El do­min­go pa­sa­do es­cu­chá­ba­mos el anun­cio de sal­va­ción rea­li­za­do por Je­re­mías. Hoy, de nue­vo, otro pro­fe­ta: Ba­ruc, ayu­dan­te de Je­re­mías, quien se en­car­ga­rá de trans­mi­tir el op­ti­mis­mo ha­cia los ha­bi­tan­tes de Je­ru­sa­lén, tras tan­tos años de des­tie­rro en Ba­bi­lo­nia. La se­gun­da y prin­ci­pal en­tra­da en es­ce­na se­rá la de Ma­ría, la ma­dre de Je­sús. Sin em­bar­go, su apa­ri­ción se re­ser­va­rá al cuar­to do­min­go de Ad­vien­to. Por úl­ti­mo, en­con­tra­mos a Juan Bau­tis­ta, quien es pre­sen­ta­do por Lu­cas co­mo el pre­cur­sor del co­mien­zo de la vi­da pú­bli­ca del Se­ñor.

Un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co

Tras la Muer­te y Re­su­rrec­ción del Se­ñor, la primitiva co­mu­ni­dad de los dis­cí­pu­los se va ex­ten­dien­do pau­la­ti­na­men­te por Pa­les­ti­na y por la cuen­ca del Me­di­te­rrá­neo. Se­gún pa­sa­ban los años eran ca­da vez me­nos los que ha­bían co­no­ci­do a Je­sús an­tes de su Pa­sión. Por ese mo­ti­vo hu­bo quien du­dó de que Je­sús hu­bie­ra exis­ti­do real­men­te o, aun ha­bien­do vi­vi­do en Pa­les­ti­na en los pri­me­ros trein­ta años del si­glo I, que mu­rie­ra y re­su­ci­ta­ra real­men­te. Por eso Lu­cas, cui­da­do­so con los de­ta­lles, al plas­mar por es­cri­to los acon­te­ci­mien­tos más re­le­van­tes de la vi­da del Se­ñor, tra­ta de pre­ci­sar las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, de so­bra co­no­ci­das por las cró­ni­cas ofi­cia­les del Im­pe­rio, que ro­dea­ron el co­mien­zo de la pre­di­ca­ción pú­bli­ca del Se­ñor y que nos si­túan en la Pa­les­ti­na de los años 27 y 28 de la era cris­tia­na. Tra­zan­do con gran pre­ci­sión las coor­de­na­das es­pa­cio-tem­po­ra­les de la pre­di­ca­ción del Bau­tis­ta se pre­ten­de no tan­to va­lo­rar la fi­gu­ra del pre­cur­sor, co­mo di­si­par las ideas de que Je­sús fue­ra un mi­to o de que los acon­te­ci­mien­tos na­rra­dos por el evan­ge­lis­ta fue­ran in­ter­pre­ta­dos co­mo le­yen­das sin ba­se his­tó­ri­ca.

En la lí­nea de los pro­fe­tas

San Lu­cas mues­tra pre­di­lec­ción por in­tro­du­cir al Bau­tis­ta co­mo el con­ti­nua­dor y el úl­ti­mo de los pro­fe­tas. De he­cho, pre­sen­ta a Juan vin­cu­la­do al na­ci­mien­to del Sal­va­dor, co­mo re­cor­da­mos dia­ria­men­te a tra­vés del can­to del Be­ne­dic­tus en las lau­des, re­cor­dan­do que el Se­ñor «ha vi­si­ta­do y re­di­mi­do a su pue­blo». Pre­ci­sa­men­te la pri­me­ra lec­tu­ra de hoy, de Ba­ruc es la in­vi­ta­ción a des­po­jar­nos del lu­to y de la aflic­ción pa­ra co­men­zar a an­dar por el ca­mino alla­na­do que Dios ha pre­pa­ra­do a su pue­blo; un iti­ne­ra­rio que, sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar por ca­da uno. Cuan­do el Bau­tis­ta nos in­vi­ta a pre­pa­rar el ca­mino del Se­ñor es­tá in­vi­tán­do­nos a di­ri­gir nues­tra mi­ra­da ha­cia el Se­ñor que ya vie­ne. Se ha cum­pli­do el tiem­po y el Se­ñor se ma­ni­fes­ta­rá.

La Pa­la­bra que crea y sal­va

Cuan­do el Evan­ge­lio afir­ma que «vino la Pa­la­bra de Dios so­bre Juan» se nos es­tá in­di­can­do que hay una no­ve­dad, que al­go va a su­ce­der. Re­cor­da­mos que la Pa­la­bra es­ta­ba pre­sen­te en la crea­ción del mun­do, cuan­do «en el prin­ci­pio exis­tía la Pa­la­bra». En po­cos días re­cor­da­re­mos tam­bién que esa Pa­la­bra se hi­zo car­ne, de ma­nos de Ma­ría. En de­fi­ni­ti­va, ca­da vez que en­tra en jue­go la Pa­la­bra de Dios se po­ne de ma­ni­fies­to que co­mien­za la exis­ten­cia, la vi­da o la sal­va­ción. Y, pues­to que es­ta Pa­la­bra es efi­caz, aque­llo que em­pie­za ya no se de­tie­ne. Aho­ra bien, ello no sig­ni­fi­ca que nues­tra po­si­ción de­ba ser la de la pa­si­vi­dad. Pa­ra que la Pa­la­bra sea ple­na­men­te efi­caz es pre­ci­so man­te­ner una ac­ti­tud de con­fian­za en las pro­me­sas que el Se­ñor rea­li­za, al mis­mo tiem­po que lle­var ade­lan­te el com­pro­mi­so de co­la­bo­rar en alla­nar los sen­de­ros y re­ba­jar los va­lles. En es­ta sa­li­da al en­cuen­tro del Se­ñor que ya vie­ne los cris­tia­nos de­be­mos eli­mi­nar to­do lo que im­pi­de la mar­cha ha­cia el Se­ñor. Ese es el mo­ti­vo por el cual Juan pre­di­có un bautismo de con­ver­sión. No bus­ca­ba que sus dis­cí­pu­los rea­li­za­ran un ri­to más de pu­ri­fi­ca­ción ha­bi­tual, sino que fue­ran pre­pa­ra­dos pa­ra la no­ve­dad de la lle­ga­da del Se­ñor y la sal­va­ción de­fi­ni­ti­va que el trae­ría.

Voz en el de­sier­to

de Ja­mes Tis­sot. Mu­seo de Brooklyn (Nue­va York)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.