El Ad­vien­to, la Vir­gen Ma­ría y el Pue­blo de Dios

La Vir­gen siem­pre sa­le al en­cuen­tro, acom­pa­ña, se in­vo­lu­cra, bus­ca a los ale­ja­dos, a quie­nes son ex­clui­dos y brin­da siem­pre mi­se­ri­cor­dia, por­que ella mis­ma la ha ex­pe­ri­men­ta­do en su vi­da

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

¡Qué fuer­za tie­ne pa­ra la vi­da per­so­nal y co­lec­ti­va en­trar en la di­ná­mi­ca sal­va­do­ra de Dios! El tiem­po de Ad­vien­to nos in­tro­du­ce en esa di­ná­mi­ca que nos ha­ce ami­gos del Se­ñor y, por ello, de los hom­bres; en esa di­ná­mi­ca que en­gen­dra y col­ma siem­pre de es­pe­ran­za.

El Pa­pa Fran­cis­co nos es­tá ad­vir­tien­do con mu­cha fre­cuen­cia de los ries­gos que tie­ne es­ta his­to­ria que es­ta­mos ha­cien­do los hom­bres hoy, co­mo son las múl­ti­ples ofer­tas de con­su­mo que nos lle­gan. Esas ofer­tas nos lle­van a vi­vir siem­pre en la su­per­fi­cie y pro­du­cen una es­pe­cie de tris­te­za exis­ten­cial, que tie­ne una ma­ni­fes­ta­ción cla­ra en la co­mo­di­dad del co­ra­zón. ¿A qué lla­mo co­mo­di­dad del co­ra­zón? A no con­mo­ver­se con el do­lor en tan­tas per­so­nas que vi­ven a nues­tro la­do, a per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos en nues­tros pro­pios in­tere­ses. ¡Qué tris­te­za ge­ne­ra ol­vi­dar­nos de eso que tan be­lla­men­te ex­pre­sa el após­tol san Pa­blo: «Que el Se­ñor os col­me y os ha­ga re­bo­sar de amor mu­tuo y de amor a to­dos» (cf. 1 Tes 12)!

Esa fi­gu­ra ex­cep­cio­nal del Ad­vien­to que es la Vir­gen Ma­ría, con su sí in­con­di­cio­nal a Dios, nos ofre­ce la no­ve­dad más gran­de, esa que trae sal­va­ción y es­pe­ran­za pa­ra to­dos los hom­bres sin ex­cep­ción. Con la mis­ma ac­ti­tud de es­cu­cha que Ella, to­me­mos con­cien­cia del pre­sen­te, exa­mi­nán­do­lo con la luz que nos en­tre­ga la Pa­la­bra, y si­ga­mos las hue­llas de to­dos los que hi­cie­ron sur­cos pa­ra ha­cer pre­sen­te a Cris­to en me­dio de la his­to­ria de los hom­bres. Hay un Dios que nos li­be­ra de to­da es­cla­vi­tud, que nos li­bra del pe­ca­do, que trae la ale­gría, que nos li­be­ra de to­do ais­la­mien­to y nos con­vo­ca a unir­nos no por ideas sino en la per­so­na de Je­su­cris­to, que es quien nos pro­po­ne ca­mi­nos en los cua­les he­mos de tran­si­tar con la au­da­cia del Es­pí­ri­tu San­to, co­mo lo hi­zo San­ta Ma­ría. Os pro­pon­go tres ta­reas:

1. Asu­mid la mís­ti­ca de sa­be­ros Pue­blo de Dios en ca­mino. Co­mo nos re­cuer­da el Pa­pa Fran­cis­co, «la vi­da se acre­cien­ta dán­do­la y se de­bi­li­ta en el ais­la­mien­to y la co­mo­di­dad. De he­cho los que más dis­fru­tan de la vi­da son los que de­jan la se­gu­ri­dad de la ori­lla y se apa­sio­nan en la mi­sión de co­mu­ni­car la vi­da a los de­más» (EG 10). Y co­mo sub­ra­yó el Con­ci­lio Va­ti­cano II, «Dios qui­so san­ti­fi­car y sal­var a los hom­bres y ha­cer de ellos un pue­blo pa­ra que co­no­cie­ra de ver­dad y le sir­vie­ra con una vi­da san­ta». Sen­tir­se Pue­blo de Dios es sa­ber que te­ne­mos por Ca­be­za a Cris­to, que nues­tra iden­ti­dad es la dig­ni­dad y li­ber­tad de los hi­jos de Dios, que nos ha­bi­ta el Es­pí­ri­tu San­to y que he­mos de amar co­mo Cris­to mis­mo nos amó. Es cier­to que es­to no lo sa­ben ni ex­pe­ri­men­tan to­dos los hom­bres, pe­ro so­mos un ger­men de uni­dad, de es­pe­ran­za y de sal­va­ción pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. La ta­rea más gran­de, que da be­lle­za a es­ta hu­ma­ni­dad, es dar tes­ti­mo­nio de Cris­to en to­das par­tes, en los ca­mi­nos en los que los hom­bres se en­cuen­tren, ofre­cien­do siem­pre ra­zón de la es­pe­ran­za y de la vi­da eter­na. ¡Qué res­pon­sa­bi­li­dad sa­ber que, co­mo tes­ti­gos de Cris­to, es­ta­mos obli­ga­dos a con­fe­sar de­lan­te de los hom­bres la fe que he­mos re­ci­bi­do de Dios por me­dio de la Igle­sia y a ex­ten­der y de­fen­der la fe con pa­la­bras y obras!

2. Vi­vid en la mís­ti­ca del Ad­vien­to. Dad es­pe­ran­za siem­pre, pe­ro más aún en un mo­men­to de la his­to­ria en el que en to­das las par­tes de la tie­rra hay dé­fi­cit de es­pe­ran­za. Ten­ga­mos la osa­día de ha­cer un anun­cio re­no­va­do de Dios, que nos ha ma­ni­fes­ta­do en Je­su­cris­to su in­men­so amor por to­dos los hom­bres has­ta dar la vi­da. El tiem­po de Ad­vien­to es una nue­va opor­tu­ni­dad de gra­cia que el Se­ñor nos re­ga­la; nos re­ju­ve­ne­ce, nos da vi­gor, qui­ta la fa­ti­ga y el can­san­cio. Nos si­túa en el asom­bro de un Dios que vie­ne y se in­tere­sa por ca­da ser hu­mano, de un Dios que nos rom­pe los es­que­mas pre­con­ce­bi­dos, que nos lla­ma a la crea­ti­vi­dad, que nos re­cla­ma la vi­da pa­ra que en­tre­gue­mos su es­pe­ran­za a to­dos los hom­bres. Hay luz, hay me­tas y te­ne­mos una que es la más be­lla: dar la vi­da aman­do.

Prin­ci­pio de un Pue­blo en sa­li­da

3. Vi­vid en la mís­ti­ca de la Vir­gen Ma­ría. Ella nos con­vo­có a es­cu­char a Dios por en­ci­ma de otras vo­ces y pro­pues­tas. Di­jo sin du­dar: «Aquí es­toy, Se­ñor», «hágase en mí tu vo­lun­tad». Ella ac­ti­vó el ini­cio de un Pue­blo cu­ya sa­li­da por to­dos los lu­ga­res del mun­do de­bía ser mi­sio­ne­ra, ha­cién­do­se pre­sen­te en to­dos los es­ce­na­rios de los hom­bres, an­te to­da cla­se de desafíos que tu­vie­ran. Ella nos in­vi­ta a te­ner pa­sión por la mi­sión. Pe­ro una pa­sión que na­ce del en­cuen­tro con Je­su­cris­to, que sus­ci­ta en nues­tro co­ra­zón el de­seo de ha­cer ver có­mo Dios se acer­ca a to­dos los hom­bres. Qué be­lle­za ad­quie­re la Vir­gen Ma­ría, con­tem­plar­la en la di­ná­mi­ca del éxodo, del don, de sa­lir de sí, de ca­mi­nar, de sem­brar, de sus­ci­tar, de no de­te­ner­se, de mos­trar sig­nos evi­den­tes con su vi­da de la pre­sen­cia de Dios, que es la me­jor ex­pli­ca­ción.

La Vir­gen siem­pre sa­le al en­cuen­tro, acom­pa­ña, to­ma ini­cia­ti­vas, se in­vo­lu­cra, fes­te­ja, se ade­lan­ta, bus­ca a los ale­ja­dos, a quie­nes son ex­clui­dos y brin­da siem­pre mi­se­ri­cor­dia, por­que ella mis­ma la ha ex­pe­ri­men­ta­do en su vi­da. Descubre los pa­sos de la mís­ti­ca de Ma­ría co­mo mu­jer, Ma­dre que acom­pa­ña en el ca­mino al Pue­blo de Dios. Ha de­ja­do que la ini­cia­ti­va sea del Se­ñor, mue­ve su vi­da por­que Dios se lo pi­de. Se in­vo­lu­cra po­nien­do su vi­da al ser­vi­cio de Dios y de to­dos los hom­bres. Se dis­po­ne a acom­pa­ñar siem­pre, lea­mos así la vi­si­ta a Isa­bel. Es­tá siem­pre aten­ta a la fe­cun­di­dad sal­va­do­ra: ha­ce sal­tar de go­zo a Juan Bau­tis­ta en el vien­tre de su pri­ma y que es­ta re­co­noz­ca: «Di­cho­sa tú que has creí­do».

Vi­va­mos de es­ta for­ma.

Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Chi­le Ni­ño por na­cer,

Vir­gen del en Vi­lla­rri­ca (Chi­le)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.