Des­de al­ta­res me­die­va­les

ABC - Alfa y Omega - - Cultura -

Ro­ger Lan­celyn Green (1918-1987) reúne con ri­gor las his­to­rias del rey Ar­tu­ro y las aven­tu­ras de sus ca­ba­lle­ros. Re­cons­tru­ye la le­yen­da que Tho­mas Ma­lory es­cri­bió ha­ce más de cin­co si­glos en una na­rra­ción sen­ci­lla que con­vier­te el ar­gu­men­to prin­ci­pal en una lec­tu­ra ac­ce­si­ble, es­pe­cial­men­te ade­cua­da pa­ra los jó­ve­nes. Otro atrac­ti­vo lo apor­tan los di­bu­jos ori­gi­na­les de Au­brey Beards­ley de la edi­ción de 1893 que ilus­tran es­ta mi­ma­da edi­ción.

«Es la vo­lun­tad de Dios que aquel que ex­trai­ga es­ta es­pa­da de la pie­dra y el yun­que sea el le­gí­ti­mo rey de Bre­ta­ña», anun­cia sir Héc­tor en el más po­pu­lar pa­sa­je, per­te­ne­cien­te al ca­pí­tu­lo I del li­bro pri­me­ro. ¿Y qué se pro­po­ne Ar­tu­ro na­da más lo­grar la proeza, des­pués de ha­ber «per­do­na­do de co­ra­zón» a los es­cép­ti­cos que re­tra­san su nom­bra­mien­to (pri­me­ro has­ta la Pas­cua y des­pués has­ta el Pen­te­cos­tés)? Tras en­trar en la Sa­gra­da Or­den de la Ca­ba­lle­ría y ser co­ro­na­do por el ar­zo­bis­po, ini­cia su rei­na­do «jun­tan­do fuer­zas» con una me­ta fi­nal de «re­cons­truir las igle­sias des­trui­das y eri­gir otras nue­vas pa­ra ma­yor glo­ria de Dios». Ahí que­da eso. Sin em­bar­go, fren­te a su im­po­nen­te fi­gu­ra, hay que des­ta­car la del gran ol­vi­da­do en nues­tro tiem­po: sir Per­ce­val de Ga­les, que apa­re­ce en el li­bro se­gun­do: «Los ca­ba­lle­ros de la Ta­bla re­don­da» y con­ti­núa en el li­bro ter­ce­ro: «La bús­que­da del San­to Grial». Que­dan­do atrás su apo­geo en la Eu­ro­pa me­die­val, hoy es­te per­so­na­je pue­de pa­re­cer, in­jus­ta­men­te, de se­gun­da di­vi­sión, re­le­ga­do por el más pe­fec­to Ga­laad o por el más fa­mo­so Lan­za­ro­te. No ayu­dan apor­ta­cio­nes co­mo la de Eric Roh­mer con el ale­la­do pro­ta­go­nis­ta del fil­me Per­ce­val, el Ga­lés (1978) que em­pa­ren­ta el ca­rác­ter inocen­te de es­te pa­la­dín con la ne­ce­dad; y fo­men­tan la dis­cre­ción per­ce­va­lia­na de­ta­lles «po­co mar­ke­ti­nia­nos» pa­ra el si­glo XXI co­mo que ape­nas ha­lla­re­mos al­gún en­cuen­tro eró­ti­co en su his­to­ria. No es un hé­roe do­mi­na­do por el amor sino por la bús­que­da del ob­je­to san­to y per­di­do, co­mo ex­pli­ca siem­pre nues­tro gran ex­per­to pa­trio Car­los Gar­cía Gual, quien, ade­más, gus­ta de re­la­cio­nar a Per­ce­val con el per­so­na­je tol­kie­niano del hob­bit Fro­do Bol­són en as­pec­tos co­mo la ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio por los de­más y la te­na­ci­dad con que ven­ce su apa­ren­te vul­ga­ri­dad y pe­que­ñez. Otro men­sa­je de Per­ce­val que per­du­ra es que el hé­roe no tie­ne por qué ser un no­ble de va­lo­res aris­to­crá­ti­cos sino que pue­de emer­ger del pue­blo, lle­gar de lo más ba­jo y ser in­ge­nuo, por­que es ca­paz de apren­der y for­jar­se gran ca­ba­lle­ro a tra­vés de la bon­dad.

Des­ta­ca el ima­gi­na­rio emo­cio­nan­te del ca­pí­tu­lo «Las aven­tu­ras de sir Per­ce­val». So­lo an­te el pe­li­gro, el pro­ta­go­nis­ta ha­ce la se­ñal de la cruz. Li­te­ral­men­te, «Per­ce­val se arro­di­lla en la ori­lla y re­za a Dios». Sa­be­mos que «el res­to de la no­che lo pa­sa de ro­di­llas, oran­do».

Ya lo di­jo C. S. Le­wis: «Al­gún día se­rás lo bas­tan­te ma­yor pa­ra vol­ver a leer cuen­tos de ha­das». Su dis­cí­pu­lo y pos­te­rior bió­gra­fo Ro­ger Lan­celyn Green lo apli­ca a «las gran­des le­yen­das: ca­da épo­ca de­be vol­ver a con­tar­las pues siem­pre hay al­go nue­vo por des­cu­brir».

Mai­ca Ri­ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.