Te­rreno sa­gra­do

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Pa­blo Ve­las­co Quin­ta­na Edi­tor de CEU Edi­cio­nes

Un en­cuen­tro ines­pe­ra­do en la ca­pi­lla del hos­pi­tal. Ape­nas nos co­no­ce­mos de cru­zar­nos sa­lu­dos en el por­tal y en el ba­rrio. Sí, des­de el ac­ci­den­te de tu chi­co me he pa­ra­do a pre­gun­tar­te al­gu­na vez. Has­ta ver­nos en otro con­tex­to del co­ti­diano. En la ca­pi­lla del hos­pi­tal. Me cuen­tas que vie­nes ca­si a dia­rio por las se­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción del chi­co, «¿sa­bes? Y aquí, en la ca­pi­lla, pa­so mu­cho tiem­po. Ya sa­bes que no soy mu­cho de Mi­sa, pe­ro ven­go y le ha­blo. Unas ve­ces me en­fa­do: “¿Pe­ro có­mo per­mi­tis­te que le pa­sa­ra?”, y al mo­men­to le doy las gra­cias por­que le sal­vó de las ga­rras de la muer­te. Yo no sé re­zar, pe­ro hoy he traí­do una ve­la por­que me aca­bo de en­te­rar de que a un chi­co de la mis­ma edad le ha pa­sa­do lo mis­mo y aho­ra es­tá en co­ma. ¿Tie­nes un me­che­ro?».

Ape­nas bal­bu­ceo que no, que no fu­mo, pe­ro se­gu­ro que en la ca­pi­lla ha­brá al­guno. Pro­fun­da­men­te con­mo­vi­do pien­so cuán­to tiem­po ha­ce que no le he ha­bla­do yo al Se­ñor de esa ma­ne­ra. Qué for­ma más ma­ra­vi­llo­sa de tra­tar de amis­tad con quien bien nos quie­re. Pi­so te­rreno sa­gra­do.

Así nos ad­vier­te la pro­fe­so­ra Guadalupe Ar­bo­na en el pró­lo­go de Dia­rio de ora­ción (Edi­cio­nes En­cuen­tro) de Flan­nery O’Con­nor. Una in­vi­ta­ción a aso­mar­nos al vér­ti­go de una ora­ción. No va­ya­mos con el bis­tu­rí a di­sec­cio­nar y de­jé­mo­nos sor­pren­der.

Por­que es­ta­mos an­te una es­cri­to­ra fue­ra de lo co­mún. De ella con­ta­ba el crí­ti­co Pie­tro Ci­ta­ti que «ca­da día se re­ti­ra­ba a su ha­bi­ta­ción, ce­rra­da con lla­ve, don­de ha­cía mue­cas dan­do vuel­tas con los pu­ños ce­rra­dos pa­ra po­ner fue­ra de com­ba­te a su Án­gel Cus­to­dio».

La in­vi­ta­ción se con­vier­te en ten­ta­do­ra y aún más cuan­do O’Con­nor per­te­ne­ce a esa es­tir­pe de ar­tis­tas que crean por­que «Él re­sul­ta el úni­co crí­ti­co aten­di­ble», y co­mo di­jo Ji­mé­nez Lo­zano en una épo­ca co­mo la nues­tra de po­bre­za en his­to­rias me­mo­ra­bles, ella re­sul­ta una ex­cep­ción, y lo ha­ce des­de su fe, con un plus de rea­lis­mo y de es­pe­ran­za. En su Dia­rio de ora­ción nos de­ja pis­tas ex­tra­or­di­na­rias, co­mo cuan­do nos confiesa que ha co­men­za­do «una nue­va fa­se en mi vi­da es­pi­ri­tual: me fío»; o que el úni­co de los cua­tro as­pec­tos de la ora­ción en el que es com­pe­ten­te es la sú­pli­ca; o cuan­do nos avi­sa del pe­li­gro de que el hom­bre to­me su pro­pio lí­mi­te co­mo me­di­da en la re­la­ción con­si­go mis­mo: «Si de­jas de re­co­no­cer el pe­ca­do, o si se lo qui­tas al de­mo­nio co­mo de­mo­nio y se lo das al de­mo­nio co­mo psi­có­lo­go, tam­bién qui­tas a Dios».

Des­cal­cé­mo­nos, que pi­sa­mos te­rreno sa­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.