Un ho­me­na­je fa­mi­liar a Char­les Dic­kens

ABC - Alfa y Omega - - Cultura - Juan Ore­lla­na

Ya el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la re­sul­ta de lo más elo­cuen­te, pues to­do el mun­do sa­be que el úni­co pro­pie­ta­rio le­gí­ti­mo y acre­di­ta­do de la Na­vi­dad, es el Ni­ño Je­sús de Na­za­ret, na­ci­do de Ma­ría ha­ce más de 2.000 años, y cu­yo ad­ve­ni­mien­to se ce­le­bra ca­da año en las fies­tas de la Na­vi­dad, o Na­ti­vi­dad de Nues­tro Se­ñor. Por tan­to, atri­buir al bueno de Char­les Dic­kens el in­ven­to de la Na­vi­dad, más que un desa­tino im­per­do­na­ble es sín­to­ma de al­go que me­re­ce la pe­na aten­der. En un mun­do ra­di­cal­men­te se­cu­la­ri­za­do, que ha bo­rra­do el cris­tia­nis­mo de la cul­tu­ra co­mo las olas bo­rran los di­bu­jos en la are­na, la Na­vi­dad es so­bre to­do –o me­jor di­cho, úni­ca­men­te– una pues­ta en es­ce­na es­té­ti­ca, ade­re­za­da de bue­nos sen­ti­mien­tos. Y en es­to sí que tie­ne más sen­ti­do atri­buir a Dic­kens una cier­ta au­to­ría, es­pe­cial­men­te por su obra A Ch­rist­mas Ca­rol, es­cri­ta en 1943.

La pe­lí­cu­la del in­dio Bha­rat Na­llu­ri es una re­crea­ción del pro­ce­so crea­ti­vo de Dic­kens en la es­cri­tu­ra de la ci­ta­da obra na­vi­de­ña, acu­cia­do por las deu­das y urgido a en­tre­gar el ori­gi­nal en un pla­zo real­men­te es­tre­cho. La guio­nis­ta Su­san Coy­ne se ba­sa en la obra ho­mó­ni­ma de Les Stan­di­ford pa­ra es­ta­ble­cer un pa­ra­le­lis­mo en­tre las ex­pe­rien­cias per­so­na­les de Dic­kens (Dan Ste­vens) y el per­so­na­je de Mr. Scroo­ge (Chris­top­her Plum­mer). To­do lo que su­ce­de al­re­de­dor del no­ve­lis­ta le sir­ve de ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir los diá­lo­gos, si­tua­cio­nes y per­so­na­jes de la no­ve­la. Es­té­ti­ca­men­te, la cin­ta rin­de ho­me­na­je a la mag­ní­fi­ca pe­lí­cu­la mu­si­cal Mu­chas gra­cias, Mr. Scroo­ge, di­ri­gi­da en 1970 por Ro­nald Nea­me y pro­ta­go­ni­za­da por Al­bert Fin­ney.

El hom­bre que in­ven­tó la Na­vi­dad es una cin­ta fa­mi­liar, muy blan­ca, bue­nis­ta, de sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos, pe­ro eso sí, ca­ren­te de cual­quier di­men­sión re­li­gio­sa. La ra­zón es la que he­mos ex­pues­to al prin­ci­pio: la pe­lí­cu­la nos cuen­ta el na­ci­mien­to de la na­vi­dad pa­ga­na. En ese sen­ti­do es más in­tere­san­te co­mo apro­xi­ma­ción a la fi­gu­ra de Dic­kens que co­mo pe­lí­cu­la na­vi­de­ña.

Kerry Brown

Chris­top­her Plum­mer y Dan Ste­vens en un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.