«La agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble me­jo­ra la vi­da de los po­bres»

Jo­sef Set­te­le, in­ves­ti­ga­dor so­bre agri­cul­tu­ra y eco­lo­gía

ABC - Alfa y Omega - - Entre El Cielo Y El Suelo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

La pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, la Pla­ta­for­ma In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Bio­di­ver­si­dad y Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos pu­bli­ca­rá una va­lo­ra­ción glo­bal so­bre bio­di­ver­si­dad. Uno de los co­di­rec­to­res de es­te pro­yec­to es Jo­sef Set­te­le (1961, Ba­vie­ra), in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Helm­holtz pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Me­dioam­bien­tal (UFZ, por sus si­glas en ale­mán) e in­ter­lo­cu­tor ha­bi­tual de los lí­de­res re­li­gio­sos so­bre es­tos te­mas.

¿Qué le lle­vó a es­tu­diar la re­la­ción en­tre agri­cul­tu­ra y bio­di­ver­si­dad? Em­pe­cé a coleccionar in­sec­tos a los 6 años, y a par­tir de en­ton­ces me in­tere­sé mu­cho por có­mo es­tas cria­tu­ras tan in­tere­san­tes so­bre­vi­ven en nues­tros paisajes. En­ton­ces me di cuen­ta de que to­do te­nía que ver con el uso de la tie­rra y con la gen­te. En Lau­da­to si, el Pa­pa afir­ma que no se pue­de se­pa­rar cui­da­do de la crea­ción y ayu­da a los po­bres. ¿Lo ha com­pro­ba­do en sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el te­rreno?

Pa­ra ase­gu­rar a los po­bres una ca­li­dad de vi­da ade­cua­da, hay que desa­rro­llar prác­ti­cas agrí­co­las sos­te­ni­bles que per­mi­tan a la vez que la gen­te tra­ba­je la tie­rra y pre­ser­var la bio­di­ver­si­dad. Por ejem­plo, re­du­cir el uso de in­sec­ti­ci­das en los re­ga­díos de arroz del sud­es­te asiá­ti­co no dis­mi­nu­ye las co­se­chas, y a ve­ces las in­cre­men­ta. Los in­sec­ti­ci­das eli­mi­nan a to­dos los in­sec­tos. Las pla­gas son las que se re­cu­pe­ran pri­me­ro, y sin enemi­gos na­tu­ra­les tie­nen me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra mul­ti­pli­car­se. Pre­ten­dien­do lo con­tra­rio, has crea­do más pro­ble­mas. Con me­nos in­sec­ti­ci­das man­tie­nes la bio­di­ver­si­dad, me­jo­ras las co­se­chas y los gran­je­ros re­du­cen sus gas­tos y tie­nen me­nos pro­ble­mas de sa­lud.

Par­te de su tra­ba­jo en el UFZ es eva­luar dis­tin­tas po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les. ¿Có­mo se ha­ce eso?

Em­pe­za­mos a ha­cer­lo con las ma­ri­po­sas por­que son un buen in­di­ca­dor. Son los ani­ma­les que me em­pe­za­ron a fas­ci­nar de ni­ño, y nun­ca he per­di­do ese en­tu­sias­mo. Vi­ven en to­do ti­po de paisajes, son fá­ci­les de iden­ti­fi­car y a mu­cha gen­te le en­can­tan, lo que nos per­mi­te te­ner mu­chos ob­ser­va­do­res. Un pro­yec­to nues­tro cuen­ta con 500 per­so­nas que de for­ma vo­lun­ta­ria cuen­tan ma­ri­po­sas por to­da Ale­ma­nia. A par­tir de ahí, por ejem­plo, he­mos com­pro­ba­do que los es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos de la red eu­ro­pea Na­tu­ra 2000 tie­nen mu­cha más ri­que­za de es­tos in­sec­tos que las zo­nas ve­ci­nas. Sin em­bar­go, en unos y otras la can­ti­dad se ha re­du­ci­do un 10 % en on­ce años. Eso nos ha­ce pen­sar que es­ta red es­tá bien di­se­ña­da y tie­ne po­ten­cial, pe­ro qui­zá no se es­tá ges­tio­nan­do efi­caz­men­te.

A mu­chas per­so­nas con­cien­cia­das con lo am­bien­tal les con­fun­den las afir­ma­cio­nes con­tra­dic­to­rias que se ha­cen so­bre agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, trans­gé­ni­cos…

Mi­res don­de mi­res, na­da es blan­co y ne­gro. Hay que en­con­trar so­lu­cio­nes in­te­gra­das en el co­no­ci­mien­to y las tra­di­cio­nes de la po­bla­ción lo­cal. Con to­do, los ali­men­tos eco­ló­gi­cos son me­jo­res pa­ra nues­tro en­torno, y a lar­go pla­zo es se­gu­ro que no ten­drán peor ca­li­dad que los con­ven­cio­na­les. En cuan­to a si se pue­den pro­du­cir en can­ti­dad su­fi­cien­te, no de­be­ría ha­ber pro­ble­ma si mo­di­fi­ca­mos nues­tros há­bi­tos pa­ra co­mer me­nos car­ne. ¡Des­per­di­cia­mos mu­cha co­mi­da!

En la dé­ca­da de 1960, la Re­vo­lu­ción ver­de ayu­dó a evi­tar mi­llo­nes de muer­tes por ham­bre. ¿Hay una ca­ra ocul­ta a es­te pro­gre­so?

El cos­te que tu­vo ha si­do una creen­cia de­ma­sia­do ex­tre­ma en las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Se per­dió mu­cha agro­bio­di­ver­si­dad, de­bi­do por ejem­plo a los mo­no­cul­ti­vos a gran es­ca­la. Y he­mos crea­do de­ma­sia­dos pro­ble­mas am­bien­ta­les, in­clui­dos los de sa­lud.

¿Có­mo se­rá la pró­xi­ma re­vo­lu­ción ver­de?

Es­pe­ro que es­té ba­sa­da en lo que lla­ma­mos la in­ten­si­fi­ca­ción sos­te­ni­ble, que se ba­sa en un ma­yor co­no­ci­mien­to y di­ver­si­fi­ca­ción, y en el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za. Me­di­das co­mo mez­clar y ro­tar cul­ti­vos, los bar­be­chos, ro­dear los cam­pos con zo­nas de ar­bus­tos y f lo­res, usar com­post y sem­brar di­rec­ta­men­te so­bre ras­tro­jos (sin arar) in­ten­si­fi­can pro­ce­sos eco­ló­gi­cos co­mo el con­trol de pla­gas, el ci­clo de nu­trien­tes y la pro­li­fe­ra­ción de in­sec­tos po­li­ni­za­do­res. To­do es­to fa­vo­re­ce un au­men­to de la pro­duc­ción.

Us­ted, que fue católico pe­ro hoy se de­fi­ne co­mo ag­nós­ti­co, par­ti­ci­pó en 2016 en un en­cuen­tro de cien­tí­fi­cos am­bien­ta­lis­tas y lí­de­res re­li­gio­sos en To­rre­ciu­dad. ¿Qué apor­tan es­tos en­cuen­tros?

Sue­lo re­la­cio­nar­me con bas­tan­tes lí­de­res re­li­gio­sos. Ese en­cuen­tro de­jó cla­ro que la con­ser­va­ción del en­torno es un ob­je­ti­vo co­mún de mu­chos sec­to­res, in­clui­da la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas. Tie­nen mu­cho que ver con la con­ser­va­ción de los re­cur­sos, y un gran po­ten­cial pa­ra apo­yar la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za y la bio­di­ver­si­dad.

Se­bas­tian Wied­ling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.