El Va­ti­cano crea una red mun­dial de uni­ver­si­da­des pa­ra es­tu­diar la fa­mi­lia

«Las fa­mi­lias de­be­rían re­ci­bir un Pre­mio No­bel co­mo sos­tén de la so­cie­dad». Se­gún di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes sus miem­bros son más lon­ge­vos, pro­du­cen más y tie­nen una ma­yor es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. Pe­ro mu­chas ve­ces la po­lí­ti­ca las des­atien­de o di­rec­ta­men­te, l

ABC - Alfa y Omega - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

El Va­ti­cano lan­za un Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal so­bre la Fa­mi­lia a par­tir de una red mun­dial de cen­tros aca­dé­mi­cos en­tre los que fi­gu­ra la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca San An­to­nio de Mur­cia. Las in­ves­ti­ga­cio­nes ser­vi­rán pa­ra dar con­sis­ten­cia a la pas­to­ral fa­mi­liar y po­ner en valor la apor­ta­ción de la fa­mi­lia a la so­cie­dad.

Los es­pa­ño­les ten­drán un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en es­ta ini­cia­ti­va, ges­ta­da ya des­de ha­ce va­rios me­ses pe­ro que aca­ba de ser lan­za­da ofi­cial­men­te, ape­nas ha­ce unos días, en la sa­la de pren­sa del Va­ti­cano. Co­mo ex­pli­có aquí Jo­sé Luis Men­do­za Pé­rez, pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca San An­to­nio de Mur­cia, esa ins­ti­tu­ción asu­mi­rá ca­si to­dos los gas­tos del ob­ser­va­to­rio, que ten­drá su do­mi­ci­lio le­gal en su se­de. Pe­ro la ope­ra­ción se­rá glo­bal, con es­pe­cia­lis­tas en di­ver­sos paí­ses del mun­do.

«Los gran­des es­pe­cia­lis­tas se van a con­tra­tar por la uni­ver­si­dad; a los tra­duc­to­res ya los te­ne­mos, es­tán ha­cien­do una la­bor muy im­por­tan­te pa­ra pre­sen­tar los con­te­ni­dos en cin­co idio­mas. Es un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co, un ser­vi­cio im­por­tan­te pa­ra la Igle­sia pe­ro tam­bién pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad, en co­mu­nión con to­das las re­li­gio­nes», agre­gó Men­do­za.

El ob­ser­va­to­rio –ex­pli­có– ha si­do con­ce­bi­do el ob­ser­va­to­rio: co­mo un cen­tro in­ter­na­cio­nal de aná­li­sis, in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción so­bre la fa­mi­lia, que pre­ten­de pres­tar ser­vi­cio en los cin­co con­ti­nen­tes, es­pe­cial­men­te en «los paí­ses más po­bres de la tie­rra», si­guien­do el lla­ma­mien­to del Pa­pa Fran­cis­co a una «Igle­sia en sa­li­da».

Se­rá la Fa­cul­tad de Cien­cias Hu­ma­nas, Ca­nó­ni­cas y Re­li­gio­sas de la uni­ver­si­dad mur­cia­na la que coor­di­ne los es­fuer­zos por rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca ade­cua­da so­bre la si­tua­ción de la fa­mi­lia en el mun­do ac­tual, se­gún un en­fo­que dis­ci­pli­na­rio muy am­plio: eco­nó­mi­co, ju­rí­di­co, pas­to­ral, so­cio­ló­gi­co y psi­co­ló­gi­co.

«Se rea­li­za­rá en coor­di­na­ción con cen­tros de al­ta es­pe­cia­li­za­ción uni­ver­si­ta­ria y de in­ves­ti­ga­ción en to­do el mun­do, siem­pre man­te­nien­do fi­de­li­dad y ad­he­sión to­tal al ma­gis­te­rio del Pa­pa», pre­ci­só Men­do­za.

Por su par­te Pa­glia, tam­bién gran can­ci­ller del Pon­ti­fi­cio Ins­ti­tu­to Teo­ló­gi­co Juan Pa­blo II pa­ra los Es­tu­dios so­bre la Fa­mi­lia y el Ma­tri­mo­nio, an-

ti­ci­pó que el ob­ser­va­to­rio de­be­rá im­pul­sar una re­fle­xión «que no re­sul­te au­to­rre­fe­ren­cial» y que va­ya más allá de los lu­ga­res co­mu­nes. «De­be­mos te­ner los pies en la tie­rra, es­tar en con­tac­to con la reali­dad con­cre­ta de las fa­mi­lias pa­ra ayu­dar­las a cre­cer», in­sis­tió.

Una mun­dial red de uni­ver­si­da­des ca­tó­li­cas y no ca­tó­li­cas

El nue­vo ob­ser­va­to­rio es­ta­rá cons­ti­tui­do por una red de aca­dé­mi­cos en di­ver­sos paí­ses que con­du­ci­rán es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre el im­pac­to de pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les en las fa­mi­lias y pro­du­ci­rán in­for­mes con sus con­clu­sio­nes. En­tre las ins­ti­tu­cio­nes que ya ad­hi­rie­ron a la ini­cia­ti­va des­ta­can ca­tó­li­cas y no ca­tó­li­cas, co­mo la Flo­ri­da Sta­te Uni­ver­sity de Es­ta­dos Uni­dos o las pon­ti­fi­cias uni­ver­si­da­des de Ar­gen­ti­na y de Val­pa­raí­so, en Chi­le. Ade­más de par­ti­ci­pan­tes de Be­nin, Ke­nia, Fin­lan­dia, Es­lo­va­quia, Re­pú­bli­ca Che­ca, Mé­xi­co y Hong Kong. Al mis­mo tiem­po, con­ta­rá con el apo­yo de una red pa­ra es­tar en con­tac­to con to­dos los con­ti­nen­tes y to­das las reali­da­des: la or­ga­ni­za­ción ca­tó­li­ca de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria Ca­ri­tas In­ter­na­cio­nal.

Se­gún Pa­glia, la idea del ob­ser­va­to­rio sur­gió gra­cias a al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes ya rea­li­za­das en Ita­lia, Es­pa­ña, Po­lo­nia, Es­ta­dos Uni­dos o Mé­xi­co, las cua­les «han mos­tra­do có­mo la fa­mi­lia (pa­dre, ma­dre, hi­jos, nie­tos), es el su­je­to que sos­tie­ne con ma­yor fuer­za a una so­cie­dad».

«No so­lo es­tas fa­mi­lias vi­ven más tiem­po, tie­nen me­nos pro­ble­mas en cuan­to al equi­li­brio psí­qui­co, pro­du­cen eco­nó­mi­ca­men­te más, tie­nen una ca­pa­ci­dad de re­la­ción in­com­pa­ra­ble fren­te, por ejem­plo, a quien es­tá so­lo. Es­te ti­po de fa­mi­lia ha­ce me­nos lí­qui­da y más es­ta­ble la so­cie­dad», con­ti­nuó. Y ad­vir­tió de que el ob­je­ti­vo no es de pre­sen­tar los re­sul­ta­dos con un «co­lor con­fe­sio­nal», sino con las ca­rac­te­rís­ti­cas cien­tí­fi­cas y so­cio­ló­gi­cas.

El mé­to­do de tra­ba­jo se­rá muy sen­ci­llo: las ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das (unas 20 pro­ce­den­tes de 15 na­cio­nes dis­tin­tas) ob­ten­drán los da­tos de ca­da uno de sus paí­ses y emi­ti­rán in­for­mes pre­li­mi­na­res. En la se­de de Mi­lán del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios so­bre la Fa­mi­lia (CISF por sus si­glas en ita­liano), Fran­ces­co Be­lle­ti y otros in­ves­ti­ga­do­res pro­ce­sa­rán las in­for­ma­cio­nes re­ci­bi­das, se­gún un es­que­ma cien­tí­fi­co co­mún. A par­tir de to­do ello se com­pi­la­rá un in­for­me fi­nal.

«El valor agre­ga­do de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes es­tá en la pre­gun­ta: cues­tio­na co­sas que, has­ta aho­ra, otros es­tu­dios no pre­gun­tan, co­mo: ¿Qué im­pac­to tie­ne la fa­mi­lia y có­mo for­ta­le­ce la so­cie­dad?», acla­ró Be­lle­ti.

Se tra­ta –pro­si­guió–de su­pe­rar los in­di­ca­do­res me­ra­men­te es­ta­dís­ti­cos, por­que si la ob­ser­va­ción de la reali­dad no con­si­de­ra a la fa­mi­lia co­mo un lu­gar po­ten­cial de re­cur­sos, no en­con­tra­rá ja­más ni si­quie­ra las res­pues­tas. Y apun­tó: «No­so­tros avan­za­mos una pre­gun­ta de in­ves­ti­ga­ción y va­mos a ve­ri­fi­car­la, por ahí en­con­tra­re­mos al­gu­nas va­ria­bles con­tra­rias a las que ha­bía­mos plan­tea­do en cier­tos ca­sos».

Be­lle­ti re­co­no­ce que, en cier­tas si­tua­cio­nes, la fa­mi­lia pue­de con­ver­tir­se «en un in­fierno», so­bre to­do cuan­do pier­de sus cua­li­da­des esen­cia­les y se anidan, en ella, ac­ti­tu­des de mal­tra­to y abu­so. «Eso es par­te de lo que su­ce­de, pe­ro no­so­tros que­re­mos desafiar al mun­do cien­tí­fi­co a ni­vel mun­dial con es­te cues­tio­na­mien­to: ¿Es­tán se­gu­ros de que bas­ta leer las ten­den­cias eco­nó­mi­cas, del tra­ba­jo, los pro­ce­sos in­di­vi­dua­les de las per­so­nas pa­ra com­pren­der la so­cie­dad? No­so­tros de­ci­mos: si ana­li­za­mos a la fa­mi­lia… en­ten­de­re­mos más», pre­ci­só.

El fla­man­te Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal so­bre la Fa­mi­lia pre­ten­de su­pe­rar el me­ro en­fo­que cuan­ti­ta­ti­vo, ya pre­sen­te en los es­tu­dios rea­li­za­dos por en­tes in­ter­na­cio­na­les co­mo la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) o la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU).

Se­gún acla­ra es­te ex­per­to, el nue­vo or­ga­nis­mo as­pi­ra a pro­mo­ver una lec­tu­ra so­cio­ló­gi­ca de los fe­nó­me­nos, tan­to cuan­ti­ta­ti­va co­mo cua­li­ta­ti­va. Y an­ti­ci­pa que la idea es cons­truir un sis­te­ma es­ta­ble que per­mi­ta la re­co­pi­la­ción de da­tos y su se­gui­mien­to a lar­go pla­zo. En es­te con­tex­to se le pres­ta­rá es­pe­cial aten­ción al rol de la mu­jer, al rol de los ni­ños y al im­pac­to de la tec­no­lo­gía. Pen­san­do que es­tos tres in­di­ca­do­res ha­cen la di­fe­ren­cia, a fa­vor o con­tra, en el bie­nes­tar de las fa­mi­lias.

«Se tra­ta de un re­co­rri­do am­bi­cio­so, el ob­je­ti­vo es in­ser­tar en el de­ba­te pú­bli­co a ni­vel mun­dial (con las ins­ti­tu­cio­nes, con los me­dios, con el mun­do de la uni­ver­si­dad), un con­te­ni­do que se ba­se en evi­den­cia, a par­tir de da­tos de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro que vea a la fa­mi­lia co­mo un re­cur­so pre­cio­so pa­ra el bien de las per­so­nas y de la so­cie­dad».

CNS

Una fa­mi­lia nu­me­ro­sa, en la pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano, es­pe­ra pa­ra re­zar el án­ge­lus, con el Pa­pa Fran­cis­co, el 8 de di­ciem­bre

Va­ti­can News

Un mo­men­to de la pre­sen­ta­ción del Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal so­bre la Fa­mi­lia, en el Va­ti­cano, el 6 de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.