Una fron­te­ra sin de­re­chos

La ar­bi­tra­rie­dad en los trá­mi­tes ju­rí­di­cos, el re­cha­zo de la po­bla­ción lo­cal a los mi­gran­tes e in­clu­so los ca­sos de mal­tra­to po­nen en ja­que los de­re­chos hu­ma­nos en Me­li­lla

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Ro­dri­go Mo­reno Qui­cios

De­re­chos que se dan por su­pues­tos en la Es­pa­ña pe­nin­su­lar se vul­ne­ran a dia­rio en Me­li­lla: de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te, ha­ci­na­mien­to en los cen­tros de es­tan­cia tem­po­ral de in­mi­gran­tes, me­no­res des­aten­di­dos, ca­sos de mal­tra­to… Lo do­cu­men­ta el Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes, al tiem­po que co­la­bo­ra con ACNUR y la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal en la bús­que­da de so­lu­cio­nes a es­tos pro­ble­mas.

La ciu­dad de Me­li­lla es­tá en la lista ne­gra en mul­ti­tud de in­for­mes de de­re­chos hu­ma­nos. De­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te, co­mi­sa­rías de Po­li­cía que se niegan a tra­mi­tar so­li­ci­tu­des de asi­lo, abo­ga­dos de ofi­cio que ape­nas tie­nen dos mi­nu­tos pa­ra aten­der ca­da ca­so, me­no­res que vi­ven en un cli­ma de cons­tan­te vio­len­cia... In­clu­so en­tre los pro­pios fun­cio­na­rios se ha in­terio­ri­za­do que hay de­re­chos que sen­ci­lla­men­te no ri­gen cuan­do la per­so­na es mi­gran­te. Ca­da vez que Die­go Fer­nán­dez-Maldonado, abo­ga­do del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes (SJM), exi­ge el cum­pli­mien­to del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, al­guien le res­pon­de: «Eso se­rá en la pe­nín­su­la pe­ro aquí, en Me­li­lla, es dis­tin­to».

Aun­que los Cuer­pos de Se­gu­ri­dad tie­nen for­ma­ción en de­re­chos hu­ma­nos, «el tra­to va­ría mu­cho y, al re­co­ger tes­ti­mo­nios de mi­gran­tes, ma­ni­fies­tan di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de mal­tra­to». Al­gu­nas de ellas rel­fe­ja­das en el in­for­me Sa­car del La­be­rin­to, don­de el SJM se­ña­la la vul­ne­ra­ción de de­re­chos en Me­li­lla, una ciu­dad que, al ser­vir de di­que de con­ten­ción a las mi­gra­cio­nes, ge­ne­ra si­tua­cio­nes am­bi­guas en las que el Es­ta­do de De­re­cho di­fu­mi­na sus per­fi­les.

Re­fu­gia­dos sin sa­ber­lo

De las 57.378 per­so­nas que han en­tra­do es­te año en Es­pa­ña a tra­vés de sus cos­tas, Ceu­ta o Me­li­lla, un 27 % pro­ce­den de Gui­nea-Co­nakry y otro 17 % de Ma­li. Dos paí­ses de Áfri­ca Oc­ci­den­tal en los que, aun­que el idio­ma ofi­cial sea el fran­cés, las per­so­nas de ori­gen hu­mil­de so­lo ha­blan len­guas ver­ná­cu­las co­mo el bám­ba­ra, el su­su o el ma­nin­ké.

El des­co­no­ci­mien­to de es­tas len­guas por par­te de los in­tér­pre­tes las­tra la co­mu­ni­ca­ción en­tre los mi­gran­tes y sus abo­ga­dos. Por con­si­guien­te, es re­la­ti­va­men­te co­mún que las per­so­nas pro­vi­nien­tes de Ma­li, un país sa­cu­di­do por la re­be­lión tua­reg de 2012 y por el ébo­la un año des­pués, ig­no­ren ser po­ten­cia­les be­ne­fi­cia­rias de asi­lo. Al­go si­mi­lar a lo que les su­ce­de a otras per­so­nas de zo­nas cas­ti­ga­das por el yiha­dis­mo. «Mu­chos no sa­ben que, se­gún la Con­ven­ción de Gi­ne­bra, si te per­si­guen a cau­sa de tu re­li­gión tie­nes de­re­cho a pe­dir asi­lo», co­men­ta Jo­sep Bua­des, res­pon­sa­ble del equi­po Fron­te­ra Sur del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes.

En res­pues­ta a es­tas ca­ren­cias, el SJM (con el apo­yo de ACNUR) pres­ta en Me­li­lla asis­ten­cia le­tra­da a los mi­gran­tes que se lo so­li­ci­tan. Ade­más, im­par­te char­las in­for­ma­ti­vas pa­ra dar a co­no­cer el de­re­cho a pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal que otras ins­ti­tu­cio­nes les ocul­tan pues, co­mo re­ve­la Fer­nán­dez-Maldonado, «hay una prác­ti­ca en la que la gen­te en­tra en las co­mi­sa­rías o los juz­ga­dos y fir­ma co­sas sin en­te­rar­se de lo que es­tá ocu­rrien­do y sin ni si­quie­ra sa­ber que tie­ne un abo­ga­do».

Un re­to pa­ra la cor­du­ra

El ha­ci­na­mien­to en los Cen­tros de Es­tan­cia Tem­po­ral de In­mi­gran­tes (CETI) y la in­cer­ti­dum­bre so­bre su fu­tu­ro ge­ne­ra un fuer­te im­pac­to psi­co­ló­gi­co en los re­si­den­tes. «Lle­vo un año vi­si­tan­do el CETI y voy no­tan­do el de­te­rio­ro en las per­so­nas por es­tar tan­to tiem­po en un cen­tro no pen­sa­do pa­ra es­tan­cias lar­gas sin sa­ber si sal­drán es­te miér­co­les, el que vie­ne o en un año», co­men­ta Fer­nán­dez-Maldonado.

Una sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que se ve acre­cen­ta­da por la ar­bi­tra­rie­dad con la que se con­ce­den los tras­la­dos a pe­nín­su­la que so­li­ci­tan los re­si­den­tes de­pen­dien­do de su na­cio­na­li­dad. Así, aun­que la es­tan­cia me­dia es de al­go más de dos me­ses, las per­so­nas pa­kis­ta­níes y ben­ga­líes su­pe­ran los 220 días. «Ha­ce­mos un se­gui­mien­to se­ma­nal y aún no en­con­tra­mos nin­gún pa­trón cla­ro», ex­pli­ca el abo­ga­do, quien de­nun­cia que las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tén «de­te­rio­ran­do la sa­lud men­tal de mu­chas per­so­nas in­ne­ce­sa­ria­men­te».

An­te es­te es­ce­na­rio, el SJM pre­ten­de com­ba­tir el des­arrai­go y la fal­ta de me­ca­nis­mos de in­te­gra­ción con «una la­bor de acom­pa­ña­mien­to y la ge­ne­ra­ción de un am­bien­te de con­fian­za que no sea tan hos­til».

A la ca­za de me­no­res

La in­se­gu­ri­dad que su­fren los in­mi­gran­tes es Me­li­lla es es­pe­cial­men­te gra­ve en el ca­so de los me­no­res no acom­pa­ña­dos, quie­nes se ha­ci­nan en cen­tros de aco­gi­da que cua­dri­pli­can su ca­pa­ci­dad. Ins­ta­la­cio­nes do­ta­das con so­lo una psi­có­lo­ga que, «por muy bue­na que sea, no pue­de ha­cer real­men­te un se­gui­mien­to efi­caz», la­men­ta Fer­nán­dez-Maldonado.

Co­mo con­se­cuen­cia, «mu­chos ni­ños es­tán en la ca­lle por­que no aguan­tan las con­di­cio­nes», lo que le ha­ce pre­gun­tar­se al abo­ga­do: «¿Por qué pre­fie­re un ni­ño dor­mir en la ca­lle que en un cen­tro de pro­tec­ción?». La ex­clu­sión de es­tos me­no­res de los cau­ces de in­te­gra­ción ha ser­vi­do co­mo com­bus­ti­ble a co­lec­ti­vos xe­nó­fo­bos que, a tra­vés de un gru­po de Fa­ce­book, ani­ma­ron a la po­bla­ción a me­ter a esos me­no­res «en un pozo y que no sal­gan por gol­fos y la­dro­nes» o a to­mar­se la jus­ti­cia por su mano pa­ra que al­gún chi­co «aca­be vol­vien­do al cen­tro en una ca­ja de pino».

Es­te ti­po de men­sa­jes ge­ne­ra­ron el cal­do de cul­ti­vo pa­ra que pan­di­llas ra­cis­tas pa­tru­lla­ran la ca­lles por la no­che acom­pa­ña­das por pe­rros y ar­ma­das con ba­tes de béis­bol, lle­gan­do a pro­du­cir­se al­gu­na agre­sión. Por esa ra­zón, tan­to la aso­cia­ción Por los de­re­chos de la in­fan­cia (Pro­dein) co­mo el SJM han to­ma­do par­te en un pro­ce­di­mien­to pe­nal con­tra los autores de di­chos men­sa­jes de odio.

Co­la­bo­ra­ción en­tre ins­ti­tu­cio­nes

A la ho­ra de abor­dar el fe­nó­meno mi­gra­to­rio, la co­la­bo­ra­ción en­tre or­ga­ni­za­cio­nes es fun­da­men­tal. Por ese mo­ti­vo, el SJM ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en for­ma­cio­nes or­ga­ni­za­das por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior pa­ra cuer­pos de se­gu­ri­dad y per­so­nal de ONGs. De es­te mo­do, el per­so­nal en fron­te­ra pue­de ge­ne­rar me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción pa­ra re­sol­ver con­flic­tos cuan­do las la­bo­res de con­trol fron­te­ri­zo y la sal­va­guar­da de los de­re­chos chocan en­tre sí. Al fin y al ca­bo, co­mo se­ña­la Jo­sep Bua­des, «to­dos tra­ta­mos de sal­va­guar­dar los de­re­chos hu­ma­nos y cons­ti­tu­cio­na­les des­de pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes».

AFP/Fa­del Sen­na

AFP Pho­to/ Blas­co Ave­na­lla­ne­da

A pe­sar de la alar­ma so­cial, se­gún el in­for­me Sa­car del La­be­rin­to, me­nos de 5.000 per­so­nas en­tra­ron de for­ma ile­gal en Me­li­lla a lo lar­go de 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.