Cien años de una nue­va for­ma de par­ti­ci­pa­ción ca­tó­li­ca en la po­lí­ti­ca

El sa­cer­do­te Lui­gi Stur­zo creó un par­ti­do de ma­sas que, des­de el re­co­no­ci­mien­to de la au­to­no­mía de la po­lí­ti­ca, re­cha­za­ba el mo­de­lo de par­ti­do cle­ri­cal o con­fe­sio­nal. Su apor­ta­ción fue fun­da­men­tal en la evo­lu­ción del pen­sa­mien­to ca­tó­li­co en ma­te­ria po­lí­ti

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Eu­ge­nio Na­sa­rre Ex­dipu­tado por el PP y ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Edu­ca­ción. Con la UCD fue di­rec­tor ge­ne­ral de Asun­tos Re­li­gio­sos, sub­se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra y di­rec­tor ge­ne­ral de RTVE

In­ter­cla­sis­ta, in­ter­na­cio­na­lis­ta, de mar­ca­da sen­si­bi­li­dad so­cial… Así era el pro­gra­ma del Par­ti­do Po­pu­lar Ita­liano, fun­da­do ha­ce aho­ra un siglo por el sa­cer­do­te Lui­gi Stur­zo. Un nue­vo par­ti­do de ma­sas de­fen­sor de la fa­mi­lia y de los de­re­chos de la Igle­sia pe­ro que re­cha­za­ba de plano el con­fe­sio­na­lis­mo.

El 18 de enero de 1919, ha­ce aho­ra cien años, se fun­da­ba en el ho­tel San­ta Cla­ra de Ro­ma, a la es­pal­da del Pan­teón, el Par­ti­do Po­pu­lar Ita­liano. Na­cía un nue­vo ti­po de par­ti­do, que se­ría de­ci­si­vo pa­ra ca­na­li­zar el com­pro­mi­so po­lí­ti­co de los cris­tia­nos en las de­mo­cra­cias con­tem­po­rá­neas eu­ro­peas. Un nue­vo ti­po de par­ti­do que es­ta­ría lla­ma­do a ser una fuer­za de­ter­mi­nan­te pa­ra la re­cons­truc­ción de las de­mo­cra­cias tras la II Gue­rra Mun­dial y pa­ra im­pul­sar el pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­pea, con la fi­na­li­dad de ase­gu­rar la paz en el con­ti­nen­te ba­jo los va­lo­res de la li­ber­tad, la so­li­da­ri­dad y el im­pe­rio del de­re­cho.

En una sa­la de aquel ho­tel ro­mano un sa­cer­do­te si­ci­liano na­ci­do en Cal­ta­gi­ro­ne en 1871, acom­pa­ña­do de diez per­so­na­li­da­des del mun­do ca­tó­li­co ita­liano, lan­za­ba un lla­ma­mien­to a «to­dos los hom­bres li­bres y fuer­tes que sien­tan el de­ber de coope­rar a los fi­nes su­pre­mos de la pa­tria ba­jo los idea­les de jus­ti­cia y li­ber­tad». En aquel ma­ni­fies­to fun­da­cio­nal se con­te­nía el pro­gra­ma, sin­té­ti­ca­men­te ex­pues­to en do­ce pun­tos, del nue­vo par­ti­do. Te­nía co­mo ras­gos so­bre­sa­lien­tes, en el mar­co de la ple­na acep­ta­ción de la de­mo­cra­cia li­be­ral y del Es­ta­do de De­re­cho, un mar­ca­do ca­rác­ter so­cial (pro­pug­nan­do una le­gis­la­ción so­cial na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, el es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma de pre­vi­sión so­cial más allá de la be­ne­fi­cen­cia y de la asis­ten­cia pú­bli­ca, un sis­te­ma tri­bu­ta­rio con im­pues­tos pro­gre­si­vos, la li­ber­tad sin­di­cal). Eran sig­nos de iden­ti­dad de la nue­va for­ma­ción: la de­fen­sa de una pro­tec­ción in­te­gral de la fa­mi­lia; la li­ber­tad de en­se­ñan­za, así co­mo la li­ber­tad de la Igle­sia y de con­cien­cia. Y, en los as­pec­tos pro­pia­men­te po­lí­ti­cos, pro­pug­na­ba un Es­ta­do des­cen­tra­li­za­do, «que re­co­noz­ca los lí­mi­tes de su pro­pia ac­ti­vi­dad» (prin­ci­pio de sub­si­dia­rie­dad), con am­plia au­to­no­mía a los mu­ni­ci­pios y a las re­gio­nes y un sis­te­ma elec­to­ral de ca­rác­ter pro­por­cio­nal, con el vo­to de las mu­je­res, que ex­pre­sa­ra el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co de la so­cie­dad y su­pe­rara las vie­jas prác­ti­cas ca­ci­qui­les. Fi­nal­men­te, te­nía una im­pron­ta «in­ter­na­cio­na­lis­ta» en fa­vor de la paz, al pro­pug­nar una So­cie­dad de Na­cio­nes co­mo ár­bi­tro de la vi­da in­ter­na­cio­nal, con la prohi­bi­ción de «tra­ta­dos se­cre­tos», la abo­li­ción del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio y el ca­mino ha­cia un «desar­me uni­ver­sal».

Un par­ti­do de ma­sas in­ter­cla­sis­ta

El lla­ma­mien­to de Stur­zo tu­vo un gran éxi­to. En po­cas se­ma­nas se su­pe­raron los 56.000 afi­lia­dos en más de 200 sec­cio­nes re­par­ti­das por to­do el país. Es­ta­ba na­cien­do un nue­vo par­ti­do de ma­sas, a di­fe­ren­cia de los clá­si­cos par­ti­dos oli­gár­qui­cos del XIX. So­lo has­ta en­ton­ces los par­ti­dos de iden­ti­dad mar­xis­ta, los par­ti­dos de cla­se, eran de am­plia afi­lia­ción. La idea de Lui­gi Stur­zo era crear un par­ti­do «in­ter­cla­sis­ta», de an­cha ba­se po­pu­lar, pre­ci­sa­men­te pa­ra in­cor­po­rar a la vi­da po­lí­ti­ca a quie­nes has­ta en­ton­ces es­ta­ban mar­gi­na­dos de las gran­des de­ci­sio­nes que afec­ta­ban a sus vi­das y con­for­ma­ban el bien co­mún de la na­ción. El Es­ta­do es­ta­ba asu­mien­do nue­vas ta­reas y no era acep­ta­ble que los ciu-

da­da­nos es­tu­vie­ran ex­clui­dos de orien­tar las po­lí­ti­cas na­cio­na­les. Era im­pres­cin­di­ble en­san­char la par­ti­ci­pa­ción (no so­lo a tra­vés del su­fra­gio) y no de­jar­la en mo­no­po­lio a los par­ti­dos de cla­se.

Cin­co me­ses des­pués de la ce­le­bra­ción de su con­gre­so fun­da­cio­nal (Bo­lo­nia, ju­nio de 1919) el Par­ti­do Po­pu­lar con­cu­rrió a las elecciones con­vo­ca­das en no­viem­bre del mis­mo año. Ob­tu­vo un no­ta­ble éxi­to, con el 20,5 % de los vo­tos y 100 es­ca­ños de los 508 que com­po­nían la Cá­ma­ra. Era ya el se­gun­do par­ti­do en vo­tos y es­ca­ños, so­la­men­te de­trás del Par­ti­do So­cia­lis­ta. Pe­ro la vi­da del Par­ti­do Po­pu­lar Ita­liano fue bre­ve. Tras la to­ma del po­der de Mus­so­li­ni en 1923, su­frió los ava­ta­res del pro­ce­so de ins­tau­ra­ción del ré­gi­men fas­cis­ta, que pro­vo­có su des­apa­ri­ción a co­mien­zos de 1927, tras la di­so­lu­ción del Par­la­men­to por Mus­so­li­ni y el co­mien­zo de su dic­ta­du­ra.

Lui­gi Stur­zo se vio obli­ga­do a exi­liar­se en Lon­dres y Al­ci­de De Gas­pe­ri, el se­cre­ta­rio po­lí­ti­co del par­ti­do y je­fe de su gru­po par­la­men­ta­rio, era pro­ce­sa­do y con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel, pe­na que que­dó re­du­ci­da a 16 me­ses de pri­sión, tras la cual fue aco­gi­do co­mo em­plea­do de la Bi­blio­te­ca Va­ti­ca­na, des­de don­de re­cons­ti­tu­yó la que ya adop­ta­ría el nom­bre de De­mo­cra­cia Cris­tia­na, tras la caí­da del fas­cis­mo en ju­lio de 1943.

Re­cha­zo del con­fe­sio­na­lis­mo

¿Quién era Lui­gi Stur­zo, el crea­dor de es­te nue­vo ti­po de par­ti­do? ¿Cuál fue su con­tri­bu­ción en re­la­ción con el pro­ble­ma de la par­ti­ci­pa­ción de los ca­tó­li­cos en la vi­da pú­bli­ca? Stur­zo era un sa­cer­do­te si­ci­liano, gran em­pren­de­dor y con gran ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, que ha­bía asu­mi­do con en­tu­sias­mo el pro­gra­ma so­cial del pon­ti­fi­ca­do de León XIII y se ha­bía nu­tri­do del cli­ma de re­no­va­ción in­te­lec­tual y ecle­sial de la Uni­ver­si­dad Gre­go­ria­na de Ro­ma de fin de siglo, en la que se ha­bía doc­to­ra­do. En aque­llos mo­men­tos el ca­to­li­cis­mo ita­liano vi­vía ba­jo el pe­so del non ex­pe­dit de la San­ta Se­de, que es­ta­ble­cía la prohi­bi­ción a los ca­tó­li­cos de par­ti­ci­par en la vi­da po­lí­ti­ca del Es­ta­do ita­liano por usur­pa­dor de los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios («ni elec­to­res, ni ele­gi­dos»). ¿Qué ha­cer an­te es­ta au­to­mar­gi­na­ción? El pri­mer pro­gra­ma de León XIII con­sis­tía en pri­mar la ac­ción en el cam­po so­cial de los ca­tó­li­cos. Era un pro­gra­ma de ac­ción pa­ra po­ner en prác­ti­ca or­ga­ni­za­da­men­te, au­nan­do es­fuer­zos, las en­se­ñan­zas ex­pues­tas en la Re­rum No­va­rum pa­ra ha­cer fren­te a la cues­tión so­cial.

Pe­ro las re­fle­xio­nes de Lui­gi Stur­zo le lle­va­ron a con­si­de­rar co­mo so­lu­ción in­su­fi­cien­te el com­pro­mi­so cris­tiano en el cam­po de las obras so­cia­les. En un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, ba­sa­do en la par­ti­ci­pa­ción, esa op­ción

re­duc­ti­va sig­ni­fi­ca­ba tan­to co­mo mu­ti­lar la con­di­ción del ca­tó­li­co co­mo ciu­da­dano. Ha­bía que dar un pa­so más en el es­tric­to te­rreno de la po­lí­ti­ca.

En su fa­mo­so Dis­cur­so de Cal­ta­gi­ro­ne (1905) es­tán ya de­li­nea­das las lí­neas maes­tras del pen­sa­mien­to stur­ziano, que aca­ba­rá po­nien­do en prác­ti­ca con la fun­da­ción del Par­ti­do Po­pu­lar Ita­liano. En pri­mer lu­gar, Stur­zo com­pren­de lú­ci­da­men­te el pa­pel de los par­ti­dos co­mo «cau­ce pri­vi­le­gia­do de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co». Por ello, el cris­tiano de­be plan­tear­se de fren­te y no sor­tear el pro­ble­ma de qué de­be ser un par­ti­do po­lí­ti­co en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y cuál de­be ser su ac­ti­tud an­te tal reali­dad.

La res­pues­ta que da Stur­zo es el re­cha­zo del mo­de­lo de par­ti­do cle­ri­cal o con­fe­sio­nal, so­me­ti­do a las di­rec­tri­ces ecle­siás­ti­cas y en el que el con­te­ni­do re­li­gio­so y de de­fen­sa de los in­tere­ses vi­ta­les de la Igle­sia fue­ra la ba­se de su pro­gra­ma. La úni­ca po­si­bi­li­dad de que el ca­tó­li­co pue­da in­ser­tar­se en la vi­da po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca es me­dian­te el pleno re­co­no­ci­mien­to de la

au­to­no­mía de la po­lí­ti­ca ,es de­cir, de la acep­ta­ción de que el cris­tiano, en el mo­men­to en que ejer­ci­ta su com­pro­mi­so po­lí­ti­co y en­tra en la com­pe­ti­ción par­ti­dis­ta pro­pia de la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, tie­ne un cam­po au­tó­no­mo de ac­ción, que no tie­ne que com­pro­me­ter a la Igle­sia en su con­jun­to. Stur­zo siem­pre re­cha­zó de­fi­nir a su par­ti­do co­mo «el par­ti­do de los ca­tó­li­cos» con la pre­ten­sión de re­pre­sen­tar en su to­ta­li­dad al mun­do ca­tó­li­co.

Un nue­vo cuer­po doc­tri­nal

Pe­ro la reivin­di­ca­ción de la au­to­no­mía de la po­lí­ti­ca no era in­com­pa­ti­ble pa­ra Stur­zo con la po­si­bi­li­dad y el de­re­cho de los cris­tia­nos a agru­par­se po­lí­ti­ca­men­te y a con­cre­tar su com­pro­mi­so en pla­ta­for­mas (par­ti­dos) que se ins­pi­ra­sen en los «prin­ci­pios éti­cos del ca­to­li­cis­mo». La in­tui­ción de Stur­zo fue que el cuer­po doc­tri­nal que el pen­sa­mien­to cris­tiano ha­bía ido ela­bo­ran­do en torno a los pro­ble­mas so­cia­les del mun­do con­tem­po­rá­neo po­día ali­men­tar, con otras apor­ta­cio­nes cohe­ren­tes con ta­les prin­ci­pios, un pro­gra­ma po­lí­ti­co de ca­rác­ter na­cio­nal con ideas y pro­pues­tas no de­fen­di­das por otros par­ti­dos, lo que con­tri­buía al en­ri­que­ci­mien­to del de­ba­te de­mo­crá­ti­co. La op­ción stur­zia­na na­ce, pues, de un pre­ci­so jui­cio his­tó­ri­co, del que se de­ri­va la obli­ga­ción de los ca­tó­li­cos –«co­mo un nú­cleo de hom­bres con un ideal y una vi­ta­li­dad es­pe­cí­fi­ca»– de plan­tear­se en ca­da cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca «el pro­ble­ma na­cio­nal» (y aho­ra lla­ma­ría­mos tam­bién el pro­ble­ma eu­ro­peo). La apor­ta­ción de Stur­zo fue fun­da­men­tal en la evo­lu­ción del pen­sa­mien­to ca­tó­li­co en ma­te­ria po­lí­ti­ca. Di­se­ñó el nue­vo mo­de­lo de par­ti­do que sir­vió de cau­ce pa­ra in­cor­po­rar a la vi­da po­lí­ti­ca a am­plios sec­to­res de ca­tó­li­cos. Y ela­bo­ró un cuer­po de doc­tri­na en re­la­ción con el pa­pel del Es­ta­do y sus lí­mi­tes, la de­fen­sa de las li­ber­ta­des, el re­for­mis­mo so­cial, el prin­ci­pio de sub­si­dia­rie­dad, el pro­ta­go­nis­mo de la so­cie­dad y de sus ini­cia­ti­vas, la su­pera­ción de los na­cio­na­lis­mos ce­rra­dos en sí mis­mos, que cons­ti­tu­yó el nú­cleo de las pro­pues­tas que ca­rac­te­ri­za­ron a los par­ti­dos de­mó­cra­ta-cris­tia­nos, que se ex­pan­die­ron a lo lar­go del con­ti­nen­te eu­ro­peo y de Amé­ri­ca La­ti­na.

Un siglo des­pués las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas han cam­bia­do subs­tan­cial­men­te. La se­cu­la­ri­za­ción de la so­cie­dad eu­ro­pea obli­ga a nue­vos plan­tea­mien­tos y, tal vez, nue­vas es­tra­te­gias. Pe­ro la tra­di­ción de los par­ti­dos de ca­rác­ter de­mó­cra­ta-cris­tiano, que pro­ta­go­ni­za­ron una de las pá­gi­nas más bri­llan­tes de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea eu­ro­pea, pre­ci­sa­men­te en su ta­rea de re­cons­truc­ción de las de­mo­cra­cias tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y el au­ge de los to­ta­li­ta­ris­mos así co­mo en ini­ciar el ca­mino de la Eu­ro­pa Uni­da, no pue­de ti­rar­se por la borda. Es un le­ga­do pre­cio­so, que de­be ser­vir­nos en es­tos tam­bién tiem­pos di­fí­ci­les.

El pro­gra­ma del nue­vo par­ti­do te­nía un mar­ca­do acen­to so­cial e in­ter­na­cio­na­lis­ta, y de­fen­día el Es­ta­do des­cen­cen­tra­li­za­do, la li­ber­tad de la Igle­sia y la pro­tec­ción in­te­gral de la fa­mi­lia Un siglo des­pués las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do, pe­ro la tra­di­ción de los par­ti­dos de­mó­cra­ta-cris­tia­nos es un le­ga­do que no de­be ti­rar­se por la borda en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les

Edi­zio­ni Il Borg­he­se

El sa­cer­do­te Lui­gi Stur­zo con 80 años

Don Lui­gi Stur­zo con al­gu­nos con­gre­sis­tas en el con­gre­so del PPI de Ve­ne­cia en oc­tu­bre de 1921

Los de­le­ga­dos del úl­ti­mo con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar Ita­liano ce­le­bra­do en Ro­ma, en 1925 jun­to al re­tra­to de don Stur­zo, exi­lia­do en Lon­dres

30 gior­ni

De Gas­pe­ri, Ca­vaz­zo­ni y Stur­zo sa­len de la se­de Par­ti­do Po­pu­lar en 1921

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.