Los que lle­van la es­to­la cru­za­da

Nue­ve de ca­da diez diá­co­nos per­ma­nen­tes en Es­pa­ña sien­tie­ron la lla­ma­da den­tro del ma­tri­mo­nio, cir­cuns­tan­cia que re­fuer­za am­bos sa­cra­men­tos, pe­se a las di­fi­cul­ta­des de con­ci­liar vi­da la­bo­ral, fa­mi­liar y dia­co­nal. La cla­ve pa­ra afron­tar­las es­tá en po­ner el

ABC - Alfa y Omega - - Portada - Fran Ote­ro

La fi­gu­ra del diá­cono per­ma­nen­te ha ido ga­nan­do en vi­si­bi­li­dad y co­no­ci­mien­to des­de que es­te gra­do del Or­den fue­se res­tau­ra­do en el Con­ci­lio Va­ti­cano II. Se tra­ta de una vo­ca­ción par­ti­cu­lar y con iden­ti­dad pro­pia que no vie­ne a sus­ti­tuir la es­ca­sez de sa­cer­do­tes, sino a su­mar en la ta­rea de lle­var a Dios a la so­cie­dad ac­tual. El 90 % de los 447 diá­co­nos que hay hoy en Es­pa­ña son hom­bres ca­sa­dos, y por ello la con­ci­lia­ción en­tre vi­da fa­mi­liar y dia­co­nal (ade­más de la la­bo­ral) es uno de los prin­ci­pa­les re­tos a los que se en­fren­tan, una cues­tión que se abor­dó en el En­cuen­tro Na­cio­nal del Dia­co­na­do Per­ma­nen­te que aca­ba de ce­le­brar­se en Toledo.

La fi­gu­ra del diá­cono per­ma­nen­te es ca­da vez más co­no­ci­da des­de que el Con­ci­lio Va­ti­cano II lo res­tau­ra­se – tam­bién pa­ra hom­bres ca­sa­dos– ha­ce más de 50 años y lo pro­pu­sie­se co­mo un gra­do mi­nis­te­rial más. Ha ayu­da­do a su vi­si­bi­li­dad que ha­ya en Es­pa­ña, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal co­rres­pon­dien­tes al año 2017, un to­tal de 447 diá­co­nos per­ma­nen­tes, una cla­si­fi­ca­ción que li­de­ran las dió­ce­sis de Se­vi­lla (60), Bar­ce­lo­na (43), Ma­drid (31) y Va­len­cia (20). Sin em­bar­go, to­da­vía hay 22 se­des epis­co­pa­les que no cuen­tan con nin­guno.

En cual­quier ca­so, a pe­sar de el cre­ci­mien­to de la pre­sen­cia de es­tos diá­co­nos en los úl­ti­mos años, lo cier­to es que su fi­gu­ra to­da­vía no ha si­do com­pren­di­da por una gran ma­yo­ría de fie­les, que los si­guen vien­do co­mo una so­lu­ción a la es­ca­sez de vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les, un sa­cer­do­te con me­nos fun­cio­nes o co­mo una es­pe­cie de lai­co cle­ri­ca­li­za­do. Pe­ro co­mo ex­pli­ca Ja­vier Vi­llal­ba, diá­cono per­ma­nen­te en la pa­rro­quia de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad de Co­lla­do Vi­llal­ba (Ma­drid), es­te gra­do del or­den «tie­ne su pro­pia iden­ti­dad». Y aña­de, en con­ver­sa­ción con es­te se­ma­na­rio: «El diá­cono per­ma­nen­te en­car­na el ser­vi­cio den­tro de la Igle­sia. Por eso es bueno que en la Igle­sia ha­ya es­tas per­so­nas que lle­van la es­to­la cru­za­da y que nos re­cuer­dan a to­dos que so­mos ser­vi­do­res».

Je­sús, eje cen­tral

Pe­dro Ja­ra, diá­cono per­ma­nen­te y au­tor del li­bro El diá­cono, po­bre y fiel en lo po­co, pro­lo­ga­do por el car­de­nal Car­los Oso­ro, coin­ci­de en que lo im­por­tan­te es la con­fi­gu­ra­ción del mi­nis­tro con Je­sús, es de­cir, ha­cer­le pre­sen­te en me­dio del mun­do. «Se tra­ta de que Je­su­cris­to, el eje cen­tral, apa­rez­ca a tra­vés de las co­sas que ha­ce­mos. Es un ser­vi­cio en las co­sas pe­que­ñas y ol­vi­da­das», ex­pli­ca. De he­cho, tie­ne gran im­por­tan­cia en el mi­nis­te­rio dia­co­nal el ser ser­vi­dor, so­bre to­do, en el ám­bi­to de la ca­ri­dad. No es ra­ro que los diá­co­nos per­ma­nen­tes tra­ba­jen en las fron­te­ras de la pas­to­ral pe­ni­ten­cia­ria, la pas­to­ral de la sa­lud o la pas­to­ral so­cial.

Ja­ra pre­sen­tó su li­bro en el En­cuen­tro Na­cio­nal del Dia­co­na­do Per­ma­nen­te que, or­ga­ni­za­do por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, abor­dó la se­ma­na pa­sa­da en Toledo la re­la­ción en­tre el dia­co­na­do y la fa­mi­lia. En él tam­bién in­ter­vi­nie­ron Ja­vier Vi­llal­ba y su mu­jer, Be­lén San­tos, que ha­bla­ron de la con­ci­lia­ción –no so­lo a ni­vel prác­ti­co, que tam­bién– en­tre es­tas dos di­men­sio­nes que ellos vi­ven en pri­me­ra per­so­na.

Ja­vier se or­de­nó ha­ce ocho años, aun­que el pro­ce­so co­men­zó mu­cho an­tes, con el dis­cer­ni­mien­to jun­to con su mu­jer y lue­go con la for­ma­ción. Ha­bla aho­ra Be­lén San­tos: «En­ten­di­mos los dos que te­nía­mos que con­fiar en esa lla­ma­da que nos ha­cía Dios. To­do el pro­ce­so nos lle­vó a ha­blar mu­cho y sig­ni­fi­có tam­bién un com­pro­mi­so del uno con el otro y de am­bos con los de­más. En es­te sen­ti­do, se in­cor­po­ra a la fa­mi­lia co­mo un pro­yec­to».

Creen que si hu­bie­ran te­ni­do más mo­de­los en los que re­fle­jar­se, pro­ba­ble­men­te ha­bría si­do más sen­ci­llo, pe­ro tam­bién son cons­cien­tes de que es­tán vi­vien­do mo­men­tos his­tó­ri­cos. Por eso va­lo­ran es­pe­cial­men­te los en­cuen­tros en­tre diá­co­nos y sus es­po­sas, lo que han lla­ma­do fra­ter­ni­dad dia­co­nal. Y lan­zan es­ta pro­pues­ta: una pas­to­ral vo­ca­cio­nal es­pe­cí­fi­ca pa­ra el dia­co­na­do per­ma­nen­te, que dé a co­no­cer es­ta fi­gu­ra «que pa­ra mu­chos es una no­ve­dad y que tie­ne unas pe­cu­lia­ri­da­des que con­vie­ne que sean co­no­ci­das».

Es­ta op­ción sig­ni­fi­ca asu­mir una se­rie de ta­reas a dis­tin­tos ni­ve­les: el de la Pa­la­bra, el li­túr­gi­co y el ca­ri­ta­ti­vo. Así, Vi­llal­ba desa­rro­lla su mi­nis­te­rio en Cá­ri­tas, en el Cen­tro de Orien­ta­ción Fa­mi­liar de la pa­rro­quia que,

ade­más, aca­ba de po­ner en mar­cha un cen­tro de es­cu­cha; en la pas­to­ral fa­mi­liar, en la pre­pa­ra­ción de no­vios o del Bau­tis­mo de ni­ños, en el tra­ba­jo con jó­ve­nes; y en la pre­di­ca­ción. «So­mos mi­nis­tros or­de­na­dos pre­sen­tes en me­dio del mun­do, en lo co­ti­diano. En la uni­ver­si­dad, en el mun­do la­bo­ral, en las dis­tin­tas ta­reas de nues­tra vi­da. Creo que es­te fi­gu­ra es im­por­tan­te en un mun­do que pier­de a Dios apa­rez­ca una fi­gu­ra cua­li­ta­ti­va­men­te dis­tin­ta en re­pre­sen­ta­ción de la Igle­sia. Es bueno pa­ra la Igle­sia po­ner el ros­tro de un mi­nis­tro [diá­cono per­ma­nen­te] allá don­de no lle­gan otros mi­nis­tros [sa­cer­do­tes].

La con­ci­lia­ción

Con­ju­gar to­do es­to a ni­vel prác­ti­co no es sen­ci­llo, pues a la di­fi­cul­tad en la con­ci­lia­ción de la vi­da fa­mi­liar con la la­bo­ral –Ja­vier es pe­dia­tra y Be­lén tra­ba­ja en un cen­tro edu­ca­ti­vo– hay que unir es­ta vi­da dia­co­nal. «Ha­ce­mos en­ca­je de bo­li­llos en un di­fí­cil equi­li­bro de to­das las par­ce­las. Pa­ra ser sin­ce­ros, ha­ce­mos lo que po­de­mos y es­to con­lle­va re­nun­cias y a te­ner prio­ri­da­des. En la fa­mi­lia te­ne­mos asu­mi­do que Ja­vier de­di­ca mu­cho tiem­po du­ran­te el fin de se­ma­na a las ta­reas pas­to­ra­les y yo le acom­pa­ño cuan­do pue­do», re­co­no­ce Be­lén. Ja­vier aña­de que la cla­ve es po­ner a Dios y al Es­pí­ri­tu en me­dio de la vi­da, pues da «mu­cha paz in­te­rior». «Son di­fe­ren­tes fren­tes y hay que vi­vir­los con ale­gría y no con el ago­bio de una ta­rea que con­su­me. So­lo la vi­da es­pi­ri­tual in­ten­sa con tu mu­jer es lo que ha­ce que se pue­dan lle­var las co­sas con paz y vi­vir ese equi­li­bro. Por­que en reali­dad se tra­ta de ser signo», si­gue.

Por su par­te, Pe­dro Ja­ra se­ña­la que el pri­mer ser­vi­cio se da en la fa­mi­lia, que es la pri­me­ra vo­ca­ción a la que uno es lla­ma­do: «La vo­ca­ción al dia­co­na­do per­ma­nen­te no in­te­rrum­pe la del ma­tri­mo­nio. Si lo hi­cie­se no se­ría una lla­ma­da de Dios. Es com­pli­ca­do con­ju­gar­lo to­do, pe­ro no se tra­ta tan­to de lo que ha­ces sino de có­mo lo ha­ces. En reali­dad, el diá­cono tie­ne que des­apa­re­cer pa­ra que apa­rez­ca Je­sús».

Los hi­jos

Otra cues­tión im­por­tan­te es có­mo abor­dar es­te mi­nis­te­rio con los hi­jos. Tan­to Pe­dro Ja­ra co­mo Ja­vier Vi­llal­ba tie­nen fa­mi­lias nu­me­ro­sas con tres y cua­tro hi­jos, res­pec­ti­va­men­te. En el ca­so de Ja­vier, sus hi­jos lo han in­te­gra­do per­fec­ta­men­te, aun­que les ha­ya im­pac­ta­do ver a su pa­dre re­ves­ti­do las pri­me­ras ve­ces. «El pro­ce­so, que fue len­to, les ayu­dó a asi­mi­lar­lo. Ha­ber­lo vi­vi­do en fa­mi­lia ha per­mi­ti­do que lo en­tien­dan y lo va­yan con­tan­do con sus pa­la­bras a sus igua­les. Hoy, en la pa­rro­quia, pa­re­ce que lle­ve­mos con un diá­cono to­da la vi­da», afir­ma Be­lén.

En su opi­nión, ve bien que en la ac­tua­li­dad ha­ya diá­co­nos per­ma­nen­tes con ni­ños pe­que­ños, pues has­ta ha­ce po­co la ma­yo­ría eran ma­yo­res y es­ta­ban en otros mo­men­tos vi­ta­les, co­mo si el mi­nis­te­rio dia­co­nal so­lo fue­se ac­ce­si­ble cuan­do no tie­nes obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res. «Eso no es así, Dios lla­ma cuan­do lla­ma. Ade­más, es muy in­tere­san­te ha­cer ese ca­mino con nues­tros hi­jos y te­ner la oca­sión de ex­pli­cár­se­lo, de ha­blar­les y de con­tar con ellos», con­ti­núa.

Pe­ro el im­pac­to no se pro­du­ce so­lo en el en­torno fa­mi­lia o en la pa­rro­quia, pues es­tar in­ser­to en la so­cie­dad, en el mer­ca­do la­bo­ral y ser a la vez un mi­nis­tro or­de­na­do in­ter­pe­la a los de­más. Al me­nos, a los ami­gos de Ja­vier les sor­pren­dió ver­le pre­di­car re­ves­ti­do en el fu­ne­ral de su pa­dre el año pa­sa­do: «En­ton­ces en­tien­den lo que les has ve­ni­do con­tan­do y có­mo lo vi­ves. De es­te mo­do, el diá­cono es el ros­tro de la Igle­sia en mi­tad de las cir­cuns­tan­cias del mun­do».

Obis­pos, sa­cer­do­tes y diá­co­nos co­mo mi­nis­tros or­de­na­dos jun­to a los lai­cos son los en­car­ga­dos hoy de lle­var la pa­la­bra de Dios al mun­do de hoy y «to­dos so­mos ne­ce­sa­rios», apun­ta Ja­vier. «To­dos for­ma­mos un úni­co pu­be­lo, pe­ro sí es ver­dad que al res­tau­rar el dia­co­na­do per­ma­nen­te se ha­ce mu­cho más vi­si­ble los gra­dos de la je­rar­quía de la Igle­sia y es al­go muy bo­ni­to y en­ri­que­ce­dor», con­clu­ye.

Ar­chi­ma­drid/Ig­na­cio Arre­gui Gar­cía

Ja­vier Vi­llal­ba

Ja­vier Vi­llal­ba (derecha) con otros dos diá­co­nos y el se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión Epis­co­pal del Cle­ro, Juan Car­los Ma­teos (izq.)

Ja­vier Vi­llal­ba

El diá­cono per­ma­nen­te Ja­vier Vi­llal­ba con su es­po­sa Be­lén San­tos

CEE

Un mo­men­to del En­cuen­tro Na­cio­nal del Dia­co­na­do Per­ma­nen­te ce­le­bra­do re­cien­te­men­te en Toledo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.