Acor­daos, Ma­dre­ci­ta

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Be­lén Gó­mez Val­cár­cel*

Se­gu­ro que más de uno po­dría se­guir esa ora­ción y can­tar­la a rit­mo la­tino en su len­gua ma­ter­na. La Igle­sia de La­ti­noa­mé­ri­ca y de Fi­li­pi­nas ce­le­bra­ba ayer la fies­ta de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, pa­tro­na, mes­ti­za y Ma­dre, que acom­pa­ña el acon­te­cer de es­tos pue­blos. El co­mien­zo de otro año li­túr­gi­co y las ya cer­ca­nas fies­tas na­vi­de­ñas, año tras año, van pre­ce­di­das de ese to­que ma­terno en­tra­ña­ble, con dos fies­tas gran­des, la an­te­rior­men­te ci­ta­da y la de la Con­cep­ción In­ma­cu­la­da de la Virgen Ma­ría. Co­mo si qui­sie­ra ella re­pe­tir­nos lo que le di­jo a san Juan Die­go: «¿No es­toy aquí yo, que soy tu Ma­dre? ¿No es­tás ba­jo mi som­bra y res­guar­do?».

En es­te tiem­po en­tra­ña­ble quie­ro ha­cer pre­sen­te a tan­tas mu­je­res fi­li­pi­nas, que le­jos de sus hi­jos, país y fa­mi­lias echa­ran de me­nos po­der ce­le­brar con los su­yos araw ng pas­ko, los días de Na­vi­dad, la no­ve­na de mi­sas a las cua­tro de la ma­dru­ga­da don­de va to­da la fa­mi­lia ca­mi­nan­do, de no­che, lla­ma­da Sim­bang ga­bi an­tes de No­che­bue­na y la Mi­sa de ga­llo. Llo­ra­ran no po­der vi­vir el bon­ding fa­mi­liar que sig­ni­fi­ca sen­ci­lla­men­te es­tar jun­tos. Y es que apro­xi­ma­da­men­te un 11 % de los ciu­da­da­nos fi­li­pi­nos (unos diez mi­llo­nes) re­si­den en Ara­bia Sau­di­ta, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Hong Kong, Sin­ga­pur, EE.UU., Eu­ro­pa. etc. Los es­tu­dios se­ña­lan que los fi­li­pi­nos se mar­chan a un rit­mo de unos 141 a la ho­ra. Son los lla­ma­dos: OFW (Over­seas Fi­li­pino Wor­kers), la ma­yo­ría mu­je­res y al­gu­nos hom­bres, que apor­tan el 12 % del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) gra­cias al di­ne­ro que en­vían a sus fa­mi­lias.

En nues­tra zo­na de mi­sión co­no­ce­mos a mu­chas mu­je­res que pa­ra que sus hi­jos y fa­mi­lias pue­dan vi­vir, es­tu­diar y for­jar­se un fu­tu­ro me­jor re­nun­cian a ver­los cre­cer pa­ra cui­dar a hi­jos y abue­los de otros. Esa es la his­to­ria de Ali­cia y Ra­quel, a quie­nes veis en la fo­to, y quie­nes des­pués de mu­chos años han vuel­to a Fi­li­pi­nas y co­la­bo­ran con no­so­tros en la for­ma­ción de otros jó­ve­nes que hoy echa­ran de me­nos a sus pro­pias ma­dres. Acor­daos Ma­dre­ci­ta.

*Mi­sio­ne­ra en Fi­li­pi­nas. Ser­vi­do­res del Evan­ge­lio de la Mi­se­ri­cor­dia de Dios

Be­lén Gó­mez Val­cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.